martes, 23 de octubre de 2012

Rebeca Santana y Miriam Vázquez - Susana Hernández

Rebeca Santana y Miriam Vázquez son subinspectoras de la Brigada de Homicidios y Desaparecidos de la Policía Nacional en Barcelona.

Rebeca tiene 28 años, es licenciada en criminología y psicología. Trabajó como psicóloga en un centro de menores. Acaba de incorporarse a la brigada tras terminar su formación en la academia de policía de Ávila.

Cuando tenía 9 años en su familia sucedió "la gran tragedia", a partir de ese momento vivió con sus abuelos, en el Carmel. Su abuelo, forofo del cine, eligió su nombre. Cuando la conocemos vive en el Raval y sale con Claudia. En su vida privada no está en el armario pero sí en el trabajo, al menos al principio.

Bajita, viste de modo informal: vaqueros de hipermercado, jerseys de lana o sudaderas, zapatos de cordones o zapatillas Converse. Conduce una Harley-Davidson Heritage Classic. Es inteligente, muy exigente consigo misma, tiene instinto y es muy humana.

Miriam Vázquez tiene casi 50 años. Lleva 20 trabajando como policía.

Divorciada tras 15 años de matrimonio. Tiene una hija de 19 años, Vero.

Ojos verdes que oculta tras unas gafas YSL. Adicta a la alta costura, sus compañeros la apodan "La Marquesa". Conduce un Lancia. Es fumadora. Generalmente malhumorada, sus colegas la temen. Tiene mucha experiencia y piensa que la mayoría de los criminales son estúpidos.

Vázquez y Santana tienen virtudes (y defectos) complementarias y juntas forman un gran equipo.

En "Curvas peligrosas" comienza su colaboración investigando una serie de asesinatos de chicas discapacitadas, uno de cuyos cadáveres aparece en un contenedor junto al parque del Tibidabo.

En "Contra las cuerdas" ha pasado año y medio, las subinspectoras se enfrentan a un asesino en serie que viola y estrangula a sus víctimas.

En "Cuentas pendientes" Rebeca y Miriam investigan la desaparición de dos niños y el suicidio de unos adolescentes.

Comentario personal

Me han gustado las novelas de Susana Hernández. Su escritura es muy fluida sin ser simplona. Los diálogos están muy bien construidos, con dosis de humor. Las tramas están bien elaboradas, la autora sabe mantener el suspense, tanto en la investigación como dándonos a conocer la vida privada de las protagonistas, desvelando los hechos poco a poco, manteniéndonos alerta, no se nos oculta la violencia de los crímenes.

Sus personajes están bien dibujados, Santana y Vázquez son complejas y atractivas, con historias personales interesantes. Su vida romántica tiene un papel central en las novelas y eso, aunque a veces descoloca, las distingue de otras del género.

Para desayunar: café con ensaimadas. De aperitivo: cervezas y olivas arbequinas. Para comer: Arroz caldoso con bogavante y albóndigas con sepia, habas a la catalana y bacalao a la vasca, ñoquis y ossobuco, chipirones a la plancha y chorizos a la sidra, Cacaolat y bikini. De postre: crema catalana y arroz con leche. Melindros de Monistrol con chocolate en casa de un cura.

Libros de Rebeca Santana y Miriam Vázquez
  1. Curvas Peligrosas, 2010
  2. Contra las cuerdas, 2012
  3. Cuentas pendientes, 2015
  • La ternura del jugador de rugby, 2014 - relato en Fundido en negro, 2014 - Antología de relatos de Maria Antònia Oliver, Alicia Giménez Bartlett, Isabel Franc, Rosa Ribas, Cristina Fallarás, Clara Asunción García, Berna González Harbour y Carolina Solé 


La autora

Susana Hernández Marcet nació en Barcelona en 1969. Estudió Imagen y Sonido e Integración Social. Ha colaborado en varios medios de comunicación escritos, ejerciendo como crítico musical y redactora de deportes, así como en medios radiofónicos. Entre 1995 y 2007 trabajó como locutora en Radio Canet. Actualmente realiza estudios de Investigación Privada y de Psicología en la Universidad de Barcelona e imparte talleres de escritura creativa.

Blog de la autora: susanahernandez.wordpress.com

Otros libros

Novelas
Antologías y relatos

24 comentarios:

Alice Silver dijo...

Un comentario rescatado del Cajón de sastre:
Anónimo dijo...

Contribuyo modestamente y rompo una lanza por la novela negra patria: recomiendo encarecidamente la lectura de Curvas Peligrosas de Susana Hernández,(estuvo en la cosecha negra de Getafe). Esta novela es la primera de una serie cuyas protagonistas son dos subinspectoras de policía. Todo un hallazgo.
12 de noviembre de 2010 12:14

Mónica-serendipia dijo...

Pues no conocía a la autora ni a sus detectives, pero por lo que nos explicas, me gusta que sean personajes tan ricos y bien dibujados. Creo que en una novela negra cuenta mucho que el detective sea interesante y no un cliché plano cualquiera.

Luis de Luis dijo...

Y yo, Miss Silver,rompo otra lanza por "Contra las cuerdas". Sólida y extraordinaria novela con un gran desarrollo de la trama y (lo que es aún más inhabitual) de los personajes.

Su lectura ha sido un placer que debo al (en todos los sentidos)enorme David G.Panadero.

Alice Silver dijo...

Pues sí Mónica, las dos detectives son interesantes, cada una en su estilo que son muy diferentes, además no siguen los clichés de tristones o super duros a los que nos tiene acostumbrados la novela policíaca actual.

Sí Luis, me ha gustado mucho como la autora va desvelando las tramas, sobre todo las historias de las propias protagonistas, utiliza recursos muy eficaces para mantener el suspense.

Interrobang dijo...

Curvas peligrosas ya apuntaba buenas formas y aunque aún no he leído Contra las cuerdas todo indica que mejora la anterior.
Es una suerte poder disfrutarlas.
Slds

peke dijo...

Ya había leído por ahí comentarios positivos. Habrá que probar.

Alice Silver dijo...

A mi me han gustado las dos Interrobang, no podría decir que la segunda mejore la primera.

Ya nos contarás Peke.

susana dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios y sobre todo a Alice Silver por este post. Un abrazo!!

Alice Silver dijo...

Gracias a tí Susana, por tus libros y por la visita.

CREUSSA dijo...

PUes nada, una autora más para mi interminable lista :-)

Alice Silver dijo...

Espero que te guste Creussa.

Begoña dijo...

Parece que esta autora promete. Buscaré sus libros. Gracias por la información, Alice.
Begoña

Alice Silver dijo...

Gracias a ti por la visita Begoña, espero que te guste

demanio dijo...

secundo lo dicho por marck-detectives
conozco personalmente a algunos detectives de verdad (por trabajar en un Juzgado mixto), suelo charlar con varios detectives auténticos por las redes sociales,y además estoy estudiando el curso de detective a distancia por la universidad de Salamanca... y la mayoría suele decir eso de "este trabajo no es como en las películas, pero situaciones de riesgo las hemos tenido todos". dicen que ser detective no es tan romántico en la realidad (pasar doce horas apostado en un lugar orinando en botellas no es romántico je je), pero me han contado anécdotas que pueden rivalizar con la ficción perfectamente: Todos conocemos la triste y misteriosa historia del detective madrileño asesinado cuyo cadáver fue encontrado en la cuneta, o del detective de murcia que casi pierde un ojo, pero es que en Barcelona uno de ellos fue tiroteado saliendo ileso de milagro, y enseña las fotos de los agujeros de balas en su coche. otra detective, una mujer, en Marbella, tuvo que huir al verse perseguida por un clan de gitanos. otro detective me dijo que en... un país árabe que ahora mismo no recuerdo el nombre, fueron perseguidos por la policía local intimidandoles a él y a su equipo, y tuvieron que renunciar al seguimiento. En las islas Baleares un detective resolvió un asesinato que se creía resuelto por la policía muchos años atrás, el cliente era el hermano de la víctima. El día a día del detective no es peligroso, algunos dirán que casi aburrido, del juzgado al coche, del coche al seguimiento, y luego al despacho a redactar informe. Pero casi todos tienen anécdotas de película.

eyre dijo...

Aparte de que no debemos olvidar que estamos hablando de literatura. No creo que nadie espere que sea exactamente como la realidad. Alguien como Chandler que pasa por, aparte de genial obviamente, realista tiene el protagonista más cargado de romanticismo de toda la novela negra. Los propios nórdicos tienen detectives o policías bastante literarios, por no mencionar a Stieg Larsson de quien no hablaré si no es presencia de mi abogado.

Alice Silver dijo...

Demanio, borré el comentario de Marck porque era una manera de hacer publicidad de la agencia para la que trabaja.

Pensé que la vida de los detectives españoles era menos arriesgada de lo que cuentas por lo limitado de sus funciones.

Pues ves llamando a tu abogado Eyre, que me interesa mucho lo que tengas que decir. Por cierto, quiero dedicar alguna de las entradas de los próximos meses al agente de la Continental o al hombre delgado.

eyre dijo...

Lo de Larsson me tiene que pillar con ganas, porque me resulta tan irritante.
Buenísima idea de los protagonistas de Hammet, además, será interesante saber tus comentarios personales, como siempre. Por cierto, aquello sí que era trasegar alcohol. Madre mía y claro en aquellos tiempos no era tan políticamente incorrecto como ahora. Es curioso que el alcoholismo destrozara la vida de Hammet, pero a sus protagonistas, que se desayunan con alcohol, no les pasara nada. Por lo menos, al hombre delgado que lo tengo más presente

Alice Silver dijo...

Pues nada Eyre, cuando te animes te espero en la entrada de Larsson, es una de las primeras que hice y no hay mucha opinión personal, pero cuando te explayes entraré al trapo, a mí sí me gustó.

Y en cuanto al alcohol no lo veo yo muy políticamente incorrecto, al menos no tanto como el tabaco... Y sí, algunos alcohólicos de novela son bastante irreales, no como Scudder o Jack Taylor que me parecen muy auténticos.

Begoña dijo...

Muy entretenidas las dos novelas, además de bien escritas. Me encanta el personaje de Vázquez. Tiene muy mal carácter pero es una mujer inteligente e ingeniosa. Algunos de sus diálogos son muy divertidos.

Alice Silver dijo...

Me alegra que te haya gustado Begoña, y que hayas vuelto para contárnoslo. Las protagonistas están muy bien perfiladas, a mi me gustan las dos, cada una en su estilo.

Boga Vante dijo...

Vaya por delante que espero la próxima entrega, en 2014, según nos dice Hernández en su blog, con verdadero interés.

He disfrutado mucho, sobre todo en Contra las Cuerdas, cuando los personajes ya se conocen y se ve su evolución y se disfruta su frescura.

Tengo la sensación de que es una serie, esta de Rebeca y Miriam, que se sirve del género negro para mostrarnos desde una perspectiva lésbica las relaciones de trabajo y, sobre todo personales, de su/s protagonista/s, con una naturalidad que se agradece.

No hay maniqueísmo, surge con espontaneidad, sin suspicacias ni falsa retórica, un universo lúdico, diferente en su mirada y coincidente en las sombras de la infidelidad, los celos, la vejez, el abandono. La solidaridad, la amistad, la pasión , la contradicción; el miedo, ya sea ante la más inexplicable y cruel violencia,como ante la soledad o el compromiso. En fin todo un mundo de divertidas, puntillosas, tristes y gozosas formas de vivir, desde la mirada de ambas protagonistas y tod@s l@s que giran a su alrededor: Un autentico placer. Sin olvidad el horror, del que corta el aliento, sobre todo cuando sabes que la realidad nos dice que todo está inventado.

Seguro que las tramas irán adquiriendo mas rotundidad y girarán menos alrededor del universo personal de Rebeca Santana: Lo cierto es que enganchan, sobre todo la segunda. Quizás yo, entusiasmada por esta otra forma de presentación de las relaciones personales, he dejado para 2014 una exigencia mayor para su urdimbre.

Una escritora y unos personajes de los que seguiré su trayectoria.

Alice Silver dijo...

Es una buena noticia Boga saber que en 2014 tendremos una nueva entrega.

Yo espero que la escritora siga contándonos sobre la vida de sus personajes a la vez que prosiguen sus investigaciones, es de las pocas autoras a las que les pediría algunas páginas más en sus libros.

Anónimo dijo...

Realmente buenas las novelas de Susana hernández, espero impaciente la próxima entrega

Alice Silver dijo...

Yo también la espero, mientras tanto he conseguido el relato La ternura del jugador de rugby que aparece en la antología Fundido en negro, pero todavía no lo he leído.