jueves, 31 de octubre de 2013

Getafe negro VI: Francia, inventora de la novela negra. Fred Vargas, Dominique Manotti y Didier Daeninckx

Esta mesa redonda dirigida por Ángel de la Calle y protagonizada por Fred Vargas, Dominique Manotti y Didier Daeninckx, tuvo lugar el sábado 26 de octubre a las 20:00 horas en la Fábrica de Harinas de Getafe con motivo de la VI edición de Getafe Negro.


Ángel de la Calle presentó una mesa difícil de controlar por  lo inconsistente de su introducción, llena de anécdotas personales sin interés, lo enrevesado de sus preguntas, la mala traducción simultánea y la incontinencia verbal de la Vargas que interrumpía constantemente a sus compañeros y que el presentador no supo reconducir. Os resumo lo que me pareció más interesante en orden no cronológico.

Ángel de la Calle: ¿Fred, cuándo va a salir tu próxima novela?

Fred Vargas: Estoy corrigiendo mi último libro sobre un italiano refugiado político en Brasil, Cesare Battisti y luego tendré que hacer la promoción en Francia, no creo que escriba una nueva novela hasta 2014 por tanto no llegará a España hasta 2015. Mientras tanto podéis leer mi libro sobre la peste que tiene 700 páginas. He respondido como una tonta, seguro que Dominique lo hubiera hecho mucho mejor, ambas somos historiadoras, yo medievalista, ella de historia contemporánea, voy a comenzar de nuevo.

Tengo dos ideas en la cabeza que luchan una contra otra y no me dejan dormir. Una trata sobre el siglo de las luces y otra es algo horrible y violento. Será un libro de Adamsberg, no puedo viajar sin él, se me pega, es invasivo, él me dice que lo vamos a sacar adelante.

Ángel de la Calle: ¿Dominique, cómo pasas de historiadora a novelista, a crear al comisario Daquin?

Dominique Manotti: Comendé a escribir con 50 años, condicionada por mi historia personal. Fui militante a favor de la independencia de Argelia, contra la OAS. En los 60 creíamos en la apertura del comunismo. Nos opusimos a la guerra de Vietnam. En los 70 vimos morir a Franco y a Salazar y terminar el régimen de los coroneles griegos. El mundo estaba abierto, soñábamos y no sabíamos que soñábamos. Entonces llegó Mitterrand y tuve la seguridad de que era el final de la izquierda y quise contar los hechos, lo que habíamos vivido, cómo nos habían fastidiado, en forma de novela.

Soy historiadora para tratar de comprender el presente, para dar objetividad a mi compromiso militante. En 1984 estaba terminando mi tesis y escuchaba a la patronal francesa explicar los motivos de la crisis de aquel momento: los gastos y los sueldos son muy altos. "Je m'en fous" de sus explicaciones. Salté a la ficción porque me permitía llegar a la gente normal, mostrarles el viaje que habíamos hecho, la gente no lee a los historiadores, sólo otros historiadores.

Ángel de la Calle: ¿Didier, cómo llegaste al género?

Didier Daeninckx: Podría contar historias similares a las de Dominique. No estuve en la universidad, estudié FP, trabajé durante 15 años en una imprenta. Una profesión marcada por la Edad Media con 5 siglos de tradición, de obreros especializados y cultos que podían entender su trabajo. Me apasionaban el surrealismo y la novela negra. Leí una novela de Manchette "Le petit bleu de la côte ouest", el "périphérique" está cerrado y un hombre lo recorre a pie, no puede entrar por ninguna puerta y hace una revolución. Es una novela en forma de cassette que me inspiró.

Escribí Asesinatos archivados porque mataron a mi amiga Suzanne Martorell en una manifestación. Este hecho cambió mi vida. Hablo sobre un ministro cómplice de las deportaciones del régimen de Vichy y le señalo como criminal contra la humanidad. Escribí sobre una manifestación donde fueron masacrados 300 argelinos en 1961, un hecho ignorado por los historiadores oficiales que sólo reconocían uno o dos muertos. Entre ellos estaba Fatima Bédar, su familia creía que se había suicidado. Se obligó a sus padres a firmar otra historia. Yo la resucité.

Fred Vargas: En el libro que estoy escribiendo sobre Battisti vuelvo a revisar después de nueve años este periodo inmundo de la historia italiana. Las mentiras que han creado la OTAN y la CIA para hacernos creer que estamos en un peligro constante.

Francia como inventora de la novela negra:

Fred Vargas: Los franceses hemos inventado la cocina, el vino, el anarquismo, pero no la novela negra.

Dominique Manotti: Tampoco creo que hayamos inventado la novela negra, el género negro es trágico, las personas se ven abusadas por la sociedad, no ocurre lo mismo en el policíaco.

Didier Daeninckx: Creo que la primera novela policíaca es "Asesinato en la calle Morgue" de Edgar Allan Poe, autor también de "El cuervo", símbolo de Getafe Negro. La acción se sitúa en París, la ciudad de la luz, el lugar ideal para la novela policíaca. Baudelaire traduce a Poe al francés en 1855. El primer policial francés puede considerarse "El asesinato del Pont Rouge" publicado también en 1855, que incluye en su interior un poema de Baudelaire, dos años antes de que se publicara en "Las flores del mal".

En 1945 Jacques Prévert pone nombre a la Série Noire de Gallimard. Se publican 2 ó 3 novelas al mes, se traduce a autores norteamericanos como Chandler o Hammett. Más tarde escribirán en ella Manchette, Villard... autores que se desplazan del campo político a la novela negra, pero no crean escuela, cada uno sigue su camino y sus normas. Actualmente hay grandes autores como Sandrine Colette.

Fred Vargas: La novela negra y la novela enigma son distintas ¿por qué las mantenemos juntas? Mis amigos escriben género negro y político, pero yo no. Soy política, leo género negro pero no lo escribo. La novela negra sirve para concienciarnos, la enigma, no. Dominique ha contado como aplastaron la esperanza. En 1968 yo era una niña, tenía 10 años y hacía piquetes en mi colegio, quería contentar a mi padre que era surrealista, tras el fracaso del 68 se hundieron sus sueños y se convirtió en un alcohólico. Yo quería encontrar algo frente a ese fracaso, esa desesperación y respondí creando enigmas, pequeñas lucecitas y esperanzas frente a la negrura de mi infancia. La gran diferencia entre la novela negra y la novela enigma es que en la primera fracasa el personaje y en la segunda resuelve el enigma, vence al mal.

La novela enigma es difícil, es acusada de ser cándida, naif, un poco tonta, los escritores de novela negra parecen más inteligentes y desesperados.

Agatha Christie se ha convertido en tabú, los franceses se tapan la nariz. Sus novelas parecen sencillas, fáciles de escribir, pero nadie ha conseguido imitar su estilo, tiene algo único e indefinible. Mi padre me prohibía leerla y por eso la leí.

Didier Daeninckx: No comparto tu razonamiento, es generalista, mete a todos en el mismo saco. Cada escritor sigue su camino, resuelve a su manera una situación bloqueada. Yo prefiero que sea el lector quien resuelva el enigma con su inteligencia, no el protagonista. Los libros pertenecen al lector, tener lectores inteligentes hace que los autores sean buenos. Puedes leer un libro en distintos momentos de tu vida y es distinto ya que tú eres otro.

Ángel de la Calle: ¿Cual es vuestro proceso de escritura?

Didier Daeninckx: Me interesa mostrar lo que ha pasado antes del final, qué ha dejado esa persona en el mundo, sus huellas materiales e inmateriales. Intento entender lo que ha pasado y mi medio es la novela.

Fred Vargas: yo no tengo todo en la cabeza antes de empezar, mis personajes cobran vida en el papel y cada uno sigue su camino sin contar conmigo.

Dominique Manotti: Trato temas como el dinero del fútbol, el final de las fábricas… Conexión Lorena surgió cuando investigaba la historia de una fábrica que se quemó en 2003, acusaron a un trabajador marroquí, su mujer llevaba velo, el cabeza de turco perfecto. Pero yo sabía por mi experiencia como sindicalista que un trabajador no destruye lo que le da de comer.

Empiezo a hablar con la gente y voy construyendo la novela… Antes de escribir siempre tengo un plan completo en la cabeza, hasta ese momento no me hablan los personajes, aunque pueda escribir alguna escena aislada. No soy una escritora con mensaje, eso significaría pensar mal del lector.

Ángel de la Calle: ¿Conocéis la literatura negra española?

Didier Daeninckx: He conocido en la Semana Negra de Gijón a Andreu Martín, Juan Madrid, a González Ledesma, hacen un trabajo fantástico mostrando la sociedad española y sus fantasmas. También Eduardo Mendoza con su detective loco cuya lógica extraña le empuja a llegar al final. Recientemente he leído a Ignacio del Valle que sitúa sus novelas en la época de la División Azul. El autor que más me ha removido ha sido Javier Cercás con "Soldados de Salamina" donde habla de una forma que no se podía hacer antes, las cosas ya no son blancas y negras si no grises.

10 comentarios:

Javi (ex-anónimo) dijo...

Buenas.

Tuve el priviliegio de asistir al encuentro con los escritores franceses y no podéis imaginar el enorme esfuerzo que tiene que haberle supuesto a nuestra querida Alice hacer esta reseña. Cada pregunta que hacía el presentador implicaba una larguísima perorata de todos los autores (especialmente de Fred Vargas) durante la cual podian reponder a la pregunta que se les había formulado o pasar completamente de ella.
Y casi habría que agradecérselo porque sino el presentador seguro que nos hubiese deleitado con otras cuantas inútiles anécdotas sobre sus relaciones con franceses.

A esto hay que unir una traducción simultánea parcialmente lamentable (de las dos traductoras una era un desastre) agravada por la tremenda verborrea exhibida en la reunión.

Por todo ello, mi más sincera enhorabuena a Alice.

A pesar de todo ello, momentos muy interesantes, como la explicación de sus diferentes aproximaciones creativas pero creo que los 3 autores daban mucho más de sí.

Tengo que hacer un aparte con Fred Vargas, entre otras cosas porque de los 3 autores es la única que he leído con asiduidad. Tengo que decir que me sorprendió, porque esperaba alguien estirado, distante y más bien borde (esa fama tenía) y me encontré frente a un torrente desbocado, con reflexiones a veces incomprensibles, otras lúcidas, otras poco ortodoxas. Incontrolable (el presentador casi ni lo intentó), caótica y, en ocasiones hasta algo maleducada, interrumpiendo los comentarios de los otros dos autores. Resumiendo me pareció en persona un fiel reflejo de lo que aparece en sus novelas. Y ya se sabe que a mi me gustan mucho.

Y no me enrollo más pero habría que descubrir a Dominique Manotti. Yo leí un libro en su día y me pareció bastante bueno.

Besos y saludos

Alice Silver dijo...

Gracias Javi, también por haberme ayudado a darle forma a la parte del proceso creativo, no recordaba algunas cosas.

Yo a Vargas me la esperaba como me la encontré: incontrolable y caótica como dices, también repetitiva, incoherente, extraña... lo mismo que me resultan por general sus libros también :). Pero me gustó mucho su defensa de la novela enigma y de Agatha Christie y me enterneció imaginarla de niña con esa angustia existencial...

Y sí, a Manotti la he puesto en la lista de prioritarios para leer sus libros y poder dedicarle una entrada a Danquin.

detectives salvajes dijo...

Quiero dejar constancia de esta excelente crónica. No sabía que Fred Vargas, como persona, desatara tantas tormentas mediáticas. Yo, como me gusta tanto como autora, me divierte oírlo contar. Sé que debe ser sufrido, pero es estimulante tanta personalidad. Además, sin querer entrar en discusiones trascendentes, quizá no le sea perdonado lo mismo que si fuera un hombre. Hay muchos divos excéntricos y quizá sean tomados con más simpatía. ¿Sí? o ¿no?

Ricardo dijo...

Creo que la Vargas es malísima. Si además es maleducada, caótica, repetitiva, extraña, incoherente...por citar a Javi y Alice, pues que queréis que os diga.
En cuanto al comentario de Detectives salvajes, mi respuesta es No. Un "divo excéntrico" es insoportable, sea hombre o mujer. Si escribe, canta, o lo que haga, y lo hace bien, me quedaré con el artista e ignoraré a la persona. Aunque los divos, como buenos narcisistas,son poco o nada autocríticos, y por eso su obra suele evolucionar de mal a peor o de bien a mal, según el punto de partida.

Ricardo dijo...

Por puntualizar un poco: Quienes toleran mejor a los divos que a las divas son tan impresentables como ellos.

JOSÉ DIEGO dijo...

Lo que contáis de Fred Vargas lo viví en Gijón y, realmente, me pareció egocéntrica y poco dada a oir y mucho a hablar mas o menos incontroladamente,con o sin moderador, a quien suele ignorar. Encuentro razonable su defensa de la novela enigma y forma parte del género, también es cierto que Christie desata ambivalencias y la defensa,por parte de Vargas, se corresponde con el aborrecimiento por parte de Chandler.
A Manotti la buscaré para leer.
Didier Daeninckx a mí me ha parecido un excelente autor de "neopolar" y todo lo que le he leído me ha gustado, quizá la implicación social y construcción de sus personajes es lo que hace que me resulte atractivo. Por otra parte, dadas las circunstancias y el comentario de Javi (ex anónimo) imagino que no debió ser sencillo conseguir el muy buen trabajo que nos transmites.
Gracias, Alice

José María dijo...

Tuve la fortuna de asistir a esta presentación, y he de reconocer que me lo pasé como un enano, pues pese al lamentable moderador y a una traducción deficiente, fue una ocasión de escuchar a tres estupendos escritores, eso sí, cada uno con sus cosas. Me encantó escuchar a Daeninckx, que explicó los orígenes y motivos de su obra, la Manotti, con su opción histórica y de compromiso, siempre me impresiona, pues me parece que tiene unos principios poco habituales en nuestra época, y la Vargas, pese a su incontinencia verbal, tuvo momentos memorables, sobre todo cuando relató su reacción ante el alcoholismo de su padre, y como decide no someterse al fracaso de una generación, y su postura por lo que ella denominó como novela enigma, en cuanto la considera un modo de vencer a la
realidad. Una velada como ésta es de las que te motivan a moverte a Getafe o a otra convención de novela negra, a ese maravilloso acto que implica el encuentro con buenos autores de novela policíaca.
Y un homenaje a la blogera, porque transcribir e intentar poner un poco de orden lo que en momentos parecía más un happening que una presentación formal ha debido ser para ella un trabajo digno de los titanes….





nATALIA d. dijo...

Yo también estuve allí y por ello puedo dar fe del admirable trabajo que ha realizado la mente pragmática y ordenada de Alice al convertir el caos que fue el acto en este resumen ordenado e inteligible que nos presenta. Porque caos y no debate fue aquello, debido a varios motivos: la ineptitud del moderador, las peculiaridades de los tres escritores y la mala traducción.
De Daeninckx, cuya obra desconozco, puedo decir que después de oirle me he quedado con ganas de leer algo suyo; a la Manotti, de la que he leído alguna novela que me ha gustado, también le escuché cosas interesantes. Los dos me parecieron sinceros en su defensa desordenada y apasionada del carácter de denuncia social que para ellos debe de tener la novela negra. También noté en ambos un poso de nostalgía, resentimiento y amargurá ante el fracaso de la ideología que defienden y eché en falta, en ambos, algo de autocritica ante ese fracaso.
Y sobre la Vargas... No era seguidora suya. Hace años abandoné un libro de esta autora a las pocas páginas de empezarlo y el otro día, al escucharla en directo, me reafirmé en la intención de que no volveré a intentar leerla. Me dejó abrumada por su incontinencia verbal, su desconsideración hacía el público y contertulios y su narcismo disparatado.No dudo de su inteligencia (algunos de cuyos destellos refulgían en ocasiones entre el diluvio de palabrería absurda) y de los méritos que pueda tener su obra, puesto que cuenta con admiradores entre los que hay personas cuya opinión respeto. Sin embargo, aunque debajo del personaje público que se ha creado (un poco al modo de un Dalí o un Arrabal), hay seguramente una persona sensible e inteligente (me conmovio la imagen que dejo entrever de la niña infeliz que buscaba refugio en las novelas de Agatha Christie para huir de una realidad dominada por un padre alcoholico y surrealista) sus desvarios me parecieron agotadores.







Alice Silver dijo...

Pues sí Detectives salvajes, ya ves por los comentarios que al igual que con sus libros Vargas en persona no deja indiferente a nadie. A mi tanta personalidad me desborda, me da igual que sea femenina que masculina, prefiero el discurso racional y la buena educación...

Creo que narcisismo es la palabra exacta Ricardo, en cuanto a los libros creo que Vargas ha ido a mejor, al menos esa ha sido mi experiencia...

Por mucho que defienda la novela enigma no identifico a la autora con ella José Diego, precisamente porque la mayoría de las veces ese enigma en los grandes autores se resuelve por medios racionales y en la Vargas la racionalidad está al margen. No se cómo se enfrentará al siglo de las luces en su próxima novela, supongo que ahondará en sus sombras.

Jajaja un happening José María, buena descripción. Daeninckx también estuvo muy bien intentando explicar los orígenes del policial francés y contó, aunque no lo he puesto en la entrada, que parte de los surrealistas fueron también traductores de novela negra americana... creo que dijo que firmaban como "chateau" pero no he encontrado otras referencias al hecho en internet y por eso no lo he puesto.

Muy buen punto Natalia D, el de la autocrítica de los autores de izquierdas, a veces me pregunto que mundo esperaban. Considerando válida su crítica a muchos aspectos del sistema capitalista me pareció bastante tibia la que hacía Manotti de los regímenes comunistas, esperando que por si mismos entraran en un camino de rosas... Y la Vargas que te voy a decir, precisamente porque hay personas cuya opinión respeto que la admiran he acabado leyendo 7 libros suyos, nunca había hecho tanto esfuerzo con un autor.

detectives salvajes dijo...

No quería añadir leña al fuego. Hablaba sin ánimo de trascendencia. Gracias por los comentarios sumados y motivados. Seguiré leyendo a Fred Vargas, al menos hasta que, en persona, me arrebate el placer de leerla.