lunes, 14 de octubre de 2013

Jim Qwilleran, Koko y Yum Yum - Lilian Jackson Braun

Jim Qwilleran trabajó durante 25 años como corresponsal de guerra, escritor, redactor de deportes y reportero de sucesos en Nueva York y Chicago. Recientemente, tras quedarse en paro, ha llegado a una ciudad del medio oeste y ha comenzado a trabajar en el periódico "Daily Fluxion" como cronista de arte, pese a que no tiene ni idea de la materia.

Tiene 45 años. Mide 1,86. Pelo canoso, amplio bigote.

Divorciado, enamoradizo. Es un excelente bailarín.

Fuma en una pipa que tiene la cazoleta en forma de perro. No bebe alcohol, sólo zumo de tomate, doble, con hielo.

Conoce su empleo, sabe que una entrevista consiste en dos partes de simpatía, dos de curiosidad profesional y una de presión sanguínea baja. No hace preguntas indiscretas, gana terreno poco a poco con delicadeza y solidaridad. Cuando sabe que algo no va bien siente un cosquilleo en el bigote.

Al principio vive en un hotel barato y luego alquila un piso a un compañero, allí conoce a Koko.

Kao K'o-Kung, alias Koko, es un gato siamés de pelaje claro. Cara marrón, ojos azules, patas largas, rectas y esbeltas. Bigotes que reflejan todos los colores del arcoíris.

Con sus andares de rey, sus gestos y maullidos se comunica con el protagonista y le ofrece pistas para resolver sus investigaciones. No hace nada impropio de un gato pero de alguna manera consigue transmitir lo que piensa.

Al final de la segunda novela se incorpora al equipo: Yum Yum, una gata siamesa de ojos color lavanda.

En "El gato que leía del revés" un crítico de arte es odiado por todos, el dueño de una galería es asesinado, una daga desaparece. Mientras asiste a exposiciones o happenings para conocer el ambiente artístico de la ciudad Qwilleran investiga los sucesos y Koko colabora con él.

En "El gato que se comía los muebles" han transcurrido 7 meses. A Qwilleran le han nombrado responsable del suplemento de decoración del periódico: "La morada elegante". Tras un reportaje sobre una mansión y su colección de jade, esta es robada y la dueña fallece de un ataque al corazón. Un criado es considerado culpable pero Qwilleran sospecha que hay algo raro en la fácil solución del crimen.

"El gato que atrapó al ladrón" está escrito muchos años después pero el personaje no parece haber envejecido. Ahora Qwilleran vive en Pickax, en el ficticio Condado de Moose, a 650 kilómetros de ninguna parte. Durante el verano habita un granero de manzanas y en invierto en una casa en Indian Village, a las afueras de Pickax. Es rico y dirige una fundación que ayuda a los vecinos del pueblo. Escribe una sección "La pluma de Qwill" dos veces a la semana en "El Acontecer del Condado de Moose". Sale con la bibliotecaria Polly Duncan.

Cuando comienzan a sucederse pequeños robos en el pueblo Jim comienza a investigar.

Comentario personal

Las novelas de Lilian Jackson Braun son amables y entretenidas. Con la excusa del aprendizaje del personaje la autora nos introduce en los mundillos del arte y la decoración de un modo francamente divertido y amable. Los personajes protagonistas son entrañables.

Koko come solomillo tierno y pâté de la maison, latas de ostras ahumadas, salmón con yema de huevo o higaditos de pollo fritos en mantequilla.

Qwilleran desayuna cazuela de huevos con hierbas y crema de leche, brocheta de hígado de pollo y tocino aromatizado con albahaca. Piña hembra natural con menta. Suele almorzar en el club de prensa bocadillo de carne con mostaza o perritos calientes, pero nunca pierde ocasión de degustar los mejores manjares cuando es invitado a algún evento: ragout de boeuf Bordelaise, sopa de judías, filete con patata al horno con nata agria, croquetas de patata aromatizadas con ajo, lonchas de carne con jengibre sobre rodajas de bambú, tostadas de pan de maíz con mantequilla y jamón, setas adobadas, corazones de alcachofa rellenos, albóndigas de ajedrea en salsa de eneldo, tartaleta de hojaldre rellana de queso y espinacas, ensalada Cesar y langosta. De postre: helado de yogur con higos espolvoreados con semillas de girasol.


Libros Jim Qwilleran, Koko y Yum Yum
  1. El gato que leía del revés (The Cat Who Could Read Backwards, 1966)
  2. El gato que se comía los muebles (The Cat Who Ate Danish Modern, 1967)
  3. El gato que sabía grabar (The Cat Who Turned on and Off, 1968)
  4. El gato que odiaba el rojo (The Cat Who Saw Red, 1986)
  5. El gato que escuchaba a Brahms (The Cat Who Played Brahms, 1987)
  6. The Cat Who Played Post Office, 1987
  7. The Cat Who Knew Shakespeare, 1988
  8. The Cat Who Sniffed Glue, 1988
  9. The Cat Who Went Underground, 1989
  10. The Cat Who Talked to Ghosts, 1990
  11. The Cat Who Lived High, 1990
  12. The Cat Who Knew A Cardinal, 1991
  13. The Cat Who Moved A Mountain, 1992
  14. The Cat Who Wasn't There, 1992
  15. El gato en el closet de los recuerdos (The Cat Who Went Into the Closet, 1993)
  16. The Cat Who Came to Breakfast, 1994
  17. The Cat Who Blew the Whistle, 1995
  18. The Cat Who Said Cheese, 1996
  19. El gato que atrapó al ladrón (The Cat Who Tailed A Thief, 1997)
  20. The Cat Who Sang for the Birds, 1998
  21. The Cat Who Saw Stars, 1998
  22. The Cat Who Robbed A Bank, 2000
  23. The Cat Who Smelled A Rat, 2001
  24. The Cat Who Went Up The Creek, 2002
  25. The Cat Who Brought Down The House, 2003
  26. The Cat Who Talked Turkey, 2004
  27. The Cat Who Went Bananas, 2004
  28. The Cat Who Dropped a Bombshell, 2006
  29. The Cat Who Had 60 Whiskers, 2007

Relatos
  • The Cat Who Had 14 Tales, 1988
  • Qwilleran's Short and Tall Tales / Short & Tall Tales: Moose County Legends Collected by James Mackintosh Qwilleran, 2002
  • The Private Life of the Cat Who...: Tales of Koko and Yum Yum from the Journals of James MacKintosh Qwilleran, 2003
  • Two Cats, Three Tales, 2006

Antologías
  • Mystery Cats, 1989
  • More Mystery Cats, 1993
  • Mystery Cats III: More Feline Felonies, 1995 - con Cynthia Manson

La autora

Lilian Jackson Braun nació en Willimansett, Chicopee, Massachusetts en 1913.
Trabajó como copy para unos grandes almacenes de Detroit y en el Detroit News. Durante 30 años fue editora de la sección "Good Living" en el Detroit Free Press, retirándose en 1978.

Entre 1966 y 1968 publicó sus tres primeras novelas, que fueron muy bien recibidas por el público y la crítica. Dejó de escribir durante 18 años reapareciendo en 1986. Escribía sus libros a mano y luego los pasaba a máquina.

Tras la muerte de su primer marido se casó de nuevo con un hombre más joven. Vivió los últimos 23 años de su vida en Tryon, Carolina del Norte con él y sus dos gatos.

Murió en Landrum, Carolina del Sur en 2011, sin terminar su última novela "The Cat Who Smelled Smoke".

8 comentarios:

Alice Silver dijo...

Algunos comentarios del cajón:

Natalia D. dijo...
La estupenda entrada de Alice sobre Bernie Rhodenbarr me ha hecho recordar que a principios del verano leí a una de las autoras a las que se refiere Bernie en "El ladrón que no quería robar": Lilian Jackson Braun.
Se trata de una escritora de Carolina del Norte, fallecida muy anciana en el 2011, que a partir de 1966 escribió una serie detectivesca protagonizada por un reportero, Qwillean James, y sus dos gatos siameses: Kao Kó-Kung (Koko para los amigos) y Yum Yum.

He conseguido tres de los 29 libros que componen la serie, que fue un gran éxito en los años 70 y 80. El primero de ellos, y el único que hasta ahora he leído, es el titulado "El gato que leía del revés" (al parecer todos los títulos empiezan así "El gato que...).

Qwillean es un periodista, residente en el imaginario condado de Mouse County, divorciado y alcohólico redimido, que con ayuda sus gatos resuelve crímenes. También el bigote de Qwillean colabora en la resolución de los crímenes, pues le da curiosas señales a su propietario.

El libro es original y tiene un encanto amable, pero bastante añejo y muy lejos de lo que se lleva actualmente por lo que no se lo recomiendo a los amantes de las emociones fuertes.

Eso sí, Alice, en el que he leído hay varias estupendas comilonas.

12 de septiembre de 2012 18:59

Alice Silver dijo...
Natalia D, se me había pasado añadirla al Cajón, muchas gracias. He visto que curiosamente la autora publicó 3 libros en los 60, estuvo 20 años sin escribir (o publicar) y en los 80 volvió a publicar del tirón hasta llegar a los 29 que mencionas.

12 de septiembre de 2012 22:59

Gato Q dijo...

Alice, no han pasado ni dos minutos de tu post y ya me he comprado el primero en Amazon. Es que no puedo pensar en una oferta mejor: ¡asesinatos y gatos! Gracias.

En la misma línea están las novelas de Rita Mae Brown, que incluso tiene a su gato Sneaky Pie Brown como coautor. Claro que yo intenté leer uno en inglés, lo que puedo hacer en distintos grados según el estilo del autor, y no pude terminar.

También uno de los escritores chilenos, Ramón Díaz Eterovic, con el investigador privado Heredia, tiene un gato como "ayudante". Se llama Simenon y no participa exactamente en la resolución de los casos, pero aparece en la vida de Heredia constantemente.

Natalia D. dijo...

Sigo pensando lo que dije hace un año: libros originales, entretenidos, simpáticos y sin grandes pretensiones. Muy aconsejables para pasar ratos agradables y desestresantes.

y sobre gatos detectives... una curiosidad: Blacksad. Una serie de comic, de autores españoles, protagonizado por un gran gato negro, trasunto de un detectivo norteamericano clásico.

Alice Silver dijo...

Jajaja, Gato Q, me estoy empezando a preguntar qué significa la Q...

Me habló Natalia D sobre las novelas de Rita Mae Brown pero estuve buscándolas y parece que no están traducidas al castellano... Aunque había visto el nombre del coautor no me había dado cuenta de que era el gato :)

Qué bueno Simenon :), todavía tengo pendiente al autor.

Como gatos en novelas de detectives sólo recuerdo al gato desaparecido de las novelas de Asa Larsson. Y al de Elvis Cole que bebe cerveza. Bueno y los de Bernie y Carolyn de Lawrence Block en la entrada que menciona Natalia D en su primer comentario.

Me ha llamado la atención un comentario que hace Mª. Rosa D.A. en Facebook, los libros de Bernie comienzan con "The Burglar who..." al igual que estos con "The Cat who...", no sabemos si es un homenaje o algo habitual en el género.

Te agradezco mucho la recomendación Natalia D, he pasado muy buen rato leyendo estos libros, la vida del pueblo me ha recordado en cierto modo a los de Charlaine Harris de Aurora Roe Teagarden.

Gato Q dijo...

Jeje, la Q es de Qamar, que es luna en árabe. Es un nombre cariñoso que me puso mi madre, que es profesora de árabe clásico.

Hará unos 3 o 4 años que a mí me recomendaron a Rita Mae Brown y entonces no había traducciones. Por eso intenté leer el original, pero no hubo mucho caso. Claro que lo que entendí era más bien del subtipo "asesinatos que pasan en un pueblito gringo, a una persona que casualmente se ve rodeada de muertos y que es la única inteligencia que puede resolverlos", XD, subgénero del que no soy particularmente fan. A mí me gustan más los detectives "profesionales".

Alice Silver dijo...

Me tranquiliza la explicación Gato Q :)

A mi lo de los pueblitos sí me va, esta serie es así más o menos, aunque el protagonista no es particularmente inteligente, sólo cuando le cosquillea el bigote sabe que algo no va bien.

starkwell dijo...

Vaya, esta autora no la conocía. Tendré que hacerme con alguno de sus títulos.

Alice Silver dijo...

Ya nos contarás que te parece starkwell.