lunes, 16 de diciembre de 2013

Valentina Negro y Javier Sanjuán - Nieves Abarca y Vicente Garrido

Valentina Negro quiso ser desde pequeña bombero o policía. Estudió Derecho y Criminología y un Master en Psicología Criminal. Se formó como policía en la academia de Zaragoza. Trabajó en Vigo, donde atrapó a un peligroso agresor sexual, el Charlatán, así consiguió la Cruz del Mérito Policial. Durante unos años fue jefa del gabinete de comunicaciones de la Policía en Benidorm. Actualmente trabaja en la UDEV (unidad de delitos violentos) de la comisaría de Lonzas de la Policía Judicial de La Coruña.

Tiene 32 años, mide 1,70, es delgada, con cuerpo fibroso de deportista. Pelo negro azabache, largo y lacio, ojos grises con vetas granate, rasgados. Suele ir de uniforme y en su tiempo libre viste cazadora, vaqueros rotos y botas negras de motera. Conduce una Yamaha Virago del 98. Vive en el barrio de Los Rosales con su padre y su hermano.

Es una mujer seria, algo atormentada por su pasado y su presente familiar. Honesta y transparente. Algo problemática, con tendencia a saltarse las normas. Apreciada por compañeros y superiores. Es buena tiradora. Habla inglés e italiano. Le gusta leer novelas policíacas y la ópera.

Javier Sanjuán es un perfilador y criminólogo valenciano. Tiene 45 años. Altura y complexión medias. Apariencia agradable. Lleva gafas de Prada y trajes de Hugo Boss. Fuma Winston Blue. Divorciado dos veces, sin hijos.

Trabaja como profesor, aunque ahora está tomándose un año sabático. Es autor de varios libros y ha dirigido un programa de televisión. Colabora de vez en cuando con la policía como perfilador.

En "Crímenes exquisitos" una joven desaparece en La Coruña cuando había salido a correr. Otra joven es encontrada muerta en el norte de Inglaterra. La cabeza cortada, una estaca en el corazón y la boca llena de ajos. Valentina, su jefe Iturriaga y sus compañeros Manuel Velasco y Daniel Fernández Bodelón emprenden la búsqueda contrarreloj de un peligroso asesino a la vez que investigan al corrupto Pedro Mendiluce. Javier Sanjuán se encuentra en un congreso en la ciudad se incorpora a la investigación.

Comentario personal

"Crímenes exquisitos" es un libro muy ameno, mantiene el suspense del principio al fin. Las tramas están muy bien construidas y avanzan con precisión en paralelo hasta confluir al final, al que no le falta un último giro de tuerca. Es más una novela de acción o un thriller que una novela policíaca. Pese a lo largo que es, casi 800 páginas, se lee del tirón. La narración es fluida, los diálogos están muy bien escritos. Los protagonistas son interesantes y agradables y aunque son un poco superhéroes, son creíbles. Los secundarios están bien dibujados. Sólo reprocharía a los autores lo excesivamente largo del libro que se podía haber aligerado eliminando algunas repeticiones y explicaciones redundantes. Y para mi gusto abunda demasiado en las escenas sadomasoquistas.

Se agradece que utilicen la palabra perfilador en vez del dichoso profiler, aunque no puedo dejar de imaginarme un eye-liner.

Para comer: almejas, navajas a la plancha, empanada de zamburiñas y albariño, de postre tiramisú y café de pota con gotas. En San Juan, sardinas y churrasco.


Libros de Valentina Negro y Javier Sanjuán
  1. Crímenes exquisitos, 2012
  2. Martyrium, 2013
  3. El hombre de la máscara de espejos, 2014
  4. Los muertos viajan deprisa, 2016




Los autores

Nieves Abarca Corral nació en A Coruña en 1968. Estudió Historia del Arte en la Universidad de Santiago de Compostela y es Máster en Periodismo por la UOC.

Tras licenciarse, vivió en Londres alrededor de dos años. Ha sido directora de una revista de divulgación cultural, además de colaborar en varias publicaciones de A Coruña y Ponferrada como redactora y fotógrafa, y en programas de radio sobre música clásica. Durante trece años trabajó en un cuartel de la policía local.

Ha realizado estudios de perfilación criminal en ADEIT, la Universidad Católica de Valencia y la Universidade de Santiago de Compostela.
 
Actualmente vive en A Coruña y trabaja en el Ayuntamiento.

Vicente Garrido Genovés nació en Valencia en 1958. Se graduó en Criminología en 1980. En 1984 obtuvo un doctorado en Psicología por la Universidad de Valencia. Hizo estudios de postgrado en Otawa, Canadá en 1986.

Ha colaborado con la Dirección General de Instituciones Penitenciarias, con la Policía y la Guardia Civil como asesor, analista de personalidad y perfilador criminal. Ha escrito varios libros sobre la criminología forense y la violencia, algunos de ellos divulgativos. Colabora con distintos periódicos y revistas de España, Reino Unido y EE.UU y es colaborador habitual de programas de radio y de televisión. Ha participado como asesor científico en telefilmes y reportajes sobre casos criminales.
 
Es profesor en la Universidad de Valencia, donde imparte Criminología Forense y Pedagogía aplicada a la delincuencia.
 
Libros de Vicente Garrido

Ficción
  • Valencia criminal, 2010 - Colectivo 12 Plumas Negras
Investigación y ensayo

16 comentarios:

Alice Silver dijo...

Este comentario estaba en el apartado del Mapa donde ya sí figuran los personajes:

Lady Snows dijo...
Hombre, obviar a Valentina Negro, la inspectora del CNP que trabaja en Lonzas, en La Coruña, es un poco injusto...a la vez que saltarse a Javier Sanjuán, el criminólogo valenciano, que tampoco sale reflejado tras sufrir dos novelas... mmmm...:)

25 de junio de 2013 22:51

elena remiro dijo...

Gracias por la recomendacion. La leeré.

Interrobang dijo...

Situaciones tensas y escabrosas que ponen los pelos como escarpias y el vello como caparazón de erizo; amén de dejar el corazón encogido, encogido del tamaño de una avellana.
Lectura para sufridores gozosos.
Saludos!

Alice Silver dijo...

Espero que te guste Elena.

Sí, Interrobang, la novela está llena de situaciones escabrosas, a mi no me han llegado a encoger el corazón ni a erizar el vello aunque tienen mucha fuerza. Me han resultado más creíbles que muchas de las que encuentro en novelas nórdicas.

juan pedro dijo...

He leído alguna cosilla de Vicente Garrido. Lógicamente tienen que ser novelas creíbles pues es todo un experto en estas materias. Me lo apunto con muchas posibilidades de ser mi próxima adquisición!

Alice Silver dijo...

Juan Pedro, yo no conocía a los autores hasta hace poco. Creo que la credibilidad de la novela viene dada en gran parte por lo que comentas, no hay teorías farragosas ni fantásticas que procedan de un superhombre, si no explicaciones lógicas y creíbles. Por otra parte el lenguaje y los sentimientos de los personajes también me ha parecido muy naturales, alejados de otras novelas, normalmente nórdicas que me resultan increíbles y rebuscadas. Espero que te guste.

Boga Vante dijo...

Repetitivo hasta la saciedad. La trama o tramas y algún personaje podrían haberme enganchado, pero a fuerza de insistir y recrearse en lo obvio: las miradas de admiración, deseo y lujuria total que suscita esa inspectora que, como tal, resulta desdibujada. Ese irritante afán de algunos escritores que me recuerdan a la autora de una forense de Virginia, por recordarnos las marcas desde los zapatos hasta los calzoncillos, agotador e innecesario. He acabado empachada con esta historia que al principio prometía, máxime con los curriculums de sus autores, y que he finalizado sintiéndome presa de un irritante aburrimiento.

Mucho ruido y pocas nueces.

De momento desisto del Martirio.

Feliz 2014 a tod@s

Alice Silver dijo...

Pues sí Boga, eliminando algunas repeticiones el libro hubiera ganado bastante. A mi el tema de las marcas no me molesta, me parece que definen a las personas que las usan y en este caso me ha parecido una característica más al describir a los personajes, de hecho, si no recuerdo mal, las utilizan al describir al criminólogo para quien suponen una señal de identidad, pero no a la policía, que no las usa. En Martyrium ya se han contenido algo, el libro "solo" tiene 500 páginas y el tercero prometen que será más ligerito.
Feliz año

Alberto Espinosa dijo...

Entrevista con Nieves Abarca: "Un escritor es una esponja que, al escribir, suelta el agua en forma de palabras"

Alice Silver dijo...

Muy interesante Alberto, sigo a la autora en twitter un es una persona muy especial, simpática, sincera... como en la entrevista.

Javier Santamaría dijo...

Acabo de terminar crímenes exquisitos y me ha parecido muy buena novela, la sorpresa final la esperaba porque sospeché de cierto personaje desde que apareció por primera vez, pero aún así están muy bien hiladas las tramas. Si abusa un poco como dices de las escenas sado y de tortura, pero lo que menos me ha gustado ha sido lo melodramático de la relación amorosa entre los protagonistas en ciertos puntos, a veces era algo ridícula. La acción es buena, pero la escenita ninja en el despacho sobraba un poco, aunque reconozco que la disfruté, fue un poco Daredevil vs Kingpin o final de Kickass; y lo de que un comando entero de GOES tire sus armas y se espose en esa situación... no sé yo. Me ha gustado mucho el personaje de Sebastián Delgado, un villano con mucho carisma.

Alice Silver dijo...

No recuerdo la escena ninja ni cojo la alusión a Kingpin o Kickass, ¡me informaré! Gracias por tu opinión Javier, a veces pienso en ponerme con la siguiente pero el número de páginas me da perezón.

Javier Santamaría dijo...

Tenía entendido que la segunda es más corta, la verdad es que esta a pesar de ser tan larga no se hace demasiado pesada en casi ninguna parte. Con lo de la escena ninja me refería a SPOILER cuando el hijo de Mendiluce va a matar a su padre en su despacho y se carga a sus dos guardaespaldas con sus armas ninja impregnadas en curare (shuriken y todo) y luego lucha con él, de ahí ambas referencias, es un poco acción de cómic de superhéroes esa parte.

Alice Silver dijo...

Sí Javier, más corta es, pero aun así son 500 páginas... en cuanto a la acción creo que es de lo más difícil de poner en papel... en general suelo buscarla más en el cine, aunque tampoco es mi género favorito.

Javier Santamaría dijo...

Yo si he leído libros con muy buena acción, pero no eran de este género. En este no me he quejado, la acción es bastante buena, solo que esa escena en concreto me parece demasiado exagerada para el estilo "realista" del resto de la novela.

Alice Silver dijo...

Bueno, realista realista... :) entendido.