lunes, 31 de marzo de 2014

Dave Robicheaux - James Lee Burke

Dave Robicheaux es teniente en el departamento de policía de Nueva Orleans.

Se crió en el mundo cajún rural de Bayou Teche en Nueva Iberia, una pequeña ciudad azucarera en el sur de Luisiana. Tiene un medio hermano, Jimmie, hijo de su padre y una prostituta. Su madre les abandonó, se criaron con su padre, un cajún que no sabía leer y escribir, cocinero maravilloso, pescador y obrero del petróleo, murió hace 20 años en un accidente en una plataforma petrolífera.

Robicheaux estudió Inglés en la Universidad de Lafayette. Luchó en Vietnam en 1964. Estuvo casado tres años pero su esposa le abandonó. Es alcohólico, llegó a lo más bajo, lleva cuatro años sobrio con periodos de recaída.

Piel oscura, el cabello negro como la tinta con un mechón de pelo blanco. Bigote de cepillo. Cuerpo duro y delgado con cicatrices en el estómago.

Trabaja desde hace 14 años como policía, primero fue patrullero, luego estuvo en robos y le conocemos trabajando en homicidios en una comisaría, en la calle Basin que es una estación de bomberos reconvertida. Su compañero es Cletus Purcel.

Vive en una casa flotante en el Lago Pontchartrain. Es católico, a veces va a misa o reza el rosario. Le gusta correr, levantar pesas, pescar y el jazz, tiene una buena colección de discos antiguos, a 78 rpm.

No duerme bien, a veces le asaltan los recuerdos de la guerra, otras simplemente la soledad. Aunque lleva años sin probar el alcohol, en ocasiones su deseo es constante y su personalidad autodestructiva.

Es un buen policía, un hombre con conciencia que debe enfrentarse a hechos horribles. Cree en el mundo como debería ser, no en el que existe. Escribe su propio guión. No soporta la hipocresía política y la fealdad brutal con que se aplica la ley. Cree que muchos crímenes se resuelven más por la torpeza de los criminales que por la eficacia de la policía. No cree en "la razón" ni en las complejidades, sólo en el enfrentamiento entre el bien y el mal, en el honor Lucha porque el mundo sea como debe de ser. Es pacífico hasta que deja de serlo.

En "La lluvia de neón" Dave encuentra el cadáver de una muchacha negra en el bayou. La explicación oficial es que se ahogó, pero las marcas en sus brazos y su vestimenta hacen que Robicheaux crea que algo no cuadra. Pronto comenzará a recibir amenazas.

"Los prisioneros del cielo" transcurre en 1987. Dave ha abandonado la policía y dirige un negocio de alquiler de botes y venta de cebos en la tierra donde se crió. Ha hecho remolcar su casa hasta el Bayou Teche. Él y su mujer son testigos de un accidente de avión y rescatan a una niña. La policía oculta parte de los hechos y alguien comienza a acosar a Robicheaux, entonces tendrá que tomar partido y pasar a la acción.

Comentario personal

Para escribir esta entrada he leído "La lluvia de neón" y "Los prisioneros del cielo". Ambos están muy bien escritos. La ambientación es perfecta, con certeras y bonitas descripciones sobre las ciudades de Nueva Orleans y Nueva Iberia. Con pinceladas sobre el paisaje, el clima, los árboles y la fauna del bayou. La gastronomía y la música están presentes en todo momento.

El protagonista narra los hechos en primera persona, es un hombre interesante, algo atormentado pero con una gran alma. Sus relaciones personales son ricas y llenas de matices. Las tramas son algo confusas y conspirativas, centradas en las consecuencias de las políticas norteamericanas en su "patio trasero". Me ha extrañado que siempre puntualice cuando algún personaje o criminal es negro.

Para comer: sopa de camarones o langostinos; ostras crudas; camarones en hielo; cangrejo étouffée; cangrejos de caparazón blando fritos con ensalada de langostinos; gambas fritas con arroz; huevos rellenos sazonados; sándwich de ostras y langostinos con lechuga, tomate, cebolla y salsa picante; bocadillo de chuletas de cerdo con arroz al estilo cajún; sac-au-lait y otros pescados fritos con arroz y judías pintas; langosta; tortilla con cebolla verde y queso blanco; gumbo; boudin caliente. Beignets (buñuelos) en el Café du Monde de Nueva Orleans.

Para beber: té helado con hojas de menta, café helado, Dr. Pepper o Coca-Cola con mucho hielo y una rodaja de limón.

Libros de Dave Robicheaux
  1. La lluvia de neón (The Neon Rain, 1987)
  2. Los prisioneros del cielo (Heaven's Prisoners, 1988)
  3. Black Cherry Blues (Black Cherry Blues, 1989)
  4. A Morning for Flamingos, 1990
  5. A Stained White Radiance, 1992
  6. In the Electric Mist with Confederate Dead, 1993
  7. Dixie City Jam, 1994
  8. Burning Angel, 1995
  9. Cadillac Jukebox, 1995
  10. Sunset Limited, 1998
  11. Camino púrpura (Purple Cane Road, 2000)
  12. Jolie Blon's Bounce, 2002
  13. Last Car to Elysian Fields, 2003
  14. Crusader's Cross, 2005
  15. Pegasus Descending, 2006
  16. El huracán (The Tin Roof Blowdown, 2007)
  17. Swan Peak, 2008
  18. The Glass Rainbow, 2010
  19. Creole Belle, 2012
  20. Light of the World, 2013
 Películas
  • Prisioneros del cielo (Heaven's Prisoners, 1996). EEUU. Director: Phil Joanou. Intérprete: Alec Baldwin (Robicheaux)
  • En el centro de la tormenta (In the Electric Mist, 2009). EEUU. Director: Bertrand Tavernier. Intérprete: Tommy Lee Jones (Robicheaux)

El autor

James Lee Burke nació en Houston, Texas, en 1936. Pasaba los veranos en el Golfo de Luisiana. Estudió Literatura inglesa en la Universidad de Louisiana en Lafayette en 1958 y Periodismo en la Universidad de Missouri en Columbia en 1960.

Trabajó para la Sinclair Oil Company, como conductor de camiones para el U.S. Forest Service, fue profesor en Job Corps, periodista en The Daily Advertiser, trabajador social en Los Ángeles y profesor en cuatro universidades y un college. Tuvo problemas con el alcohol.

Publicó su primer libro, Half of Paradise, en 1965 y el segundo en 1970, alcanzando un éxito relativo. Pero las ventas del tercero se estancaron y no volvió a publicar en los siguientes 15 años. Su novela "The Lost Get-Back Boogie" fue rechazada 111 veces. Un día, pescando, su amigo el escritor Rick DeMarinis le propuso escribir una novela policiaca y en 1984 escribió los dos primeros capítulos de "La lluvia de neón" que publicó en 1987. En 1989 publicó "Black Cherry Blues" y desde entonces trabaja como escritor a tiempo completo.

Lleva casado casi 50 años con Pearl, de origen chino. En verano viven en Missoula, Montana y en invierno en Nueva Iberia, Luisiana. Tienen cuatro hijos, entre ellos la escritora Alafair Burke.

Web del autor: www.jamesleeburke.com (en inglés)

Otros libros

Serie Billy Bob Holland
  1. Cimarron Rose, 1997
  2. Heartwood, 1999
  3. Cielo rojo sobre Montana (Bitterroot, 2001)
  4. In The Moon of Red Ponies, 2004
Serie Hackberry Holland
  1. Lay Down My Sword and Shield, 1971
  2. Rain Gods, 2009
  3. Feast Day of Fools, 2011
  4. House of the Rising Sun, 2015
Serie Holland Family
  • Wayfaring Stranger, 2014
  • The Jealous Kind, 2016
Novelas
  • Half of Paradise, 1965
  • To The Bright and Shining Sun, 1970
  • Two for Texas / Sabine Spring, 1982
  • The Lost Get Back Boogie, 1986
  • White Doves at Morning, 2002
  • A Dust Bowl Tale of Bonnie and Clyde, 2014 - novela corta
Ensayo
  • Ohio's Heritage, 1989
  • Texas City, 1947, 1992

23 comentarios:

José María dijo...

Los libros que he leído de este autor siempre me han impresionado, por lo fantásticamente escritos que están, pues tiene un toque casi poético en sus descripciones, e incluso en la narración, y en los diálogos. Y además son historias intensas, complejas y a veces confusas, pero que nunca nos resultan ajenas. El prota está un poco matado de más, y a veces me resulta un poco autojustificado, pero tiene el temple de los grandes investigadores. Capítulo aparte es la América cotidiana que nos relata, muy fuera de las hamburguesas y las coca colas habituales, con un país sorprendente por su riqueza en sabores y olores.

Natalia D. dijo...

Me gusta Dave Robicheaux, el personaje, y también me gustan las novelas que protagoniza. Me gusta la extraordinaria galería de personajes que discurren por sus historias, siempre complejas y en ocasiones algo excesivas. Me gusta la lucha que hay en todas entre el bien y el mal (incluso en el alma del mismo protagonista); un mal que muchas veces toma unas características especiales, como si estuviera cualificado por los miasmas que desprenden los pantanos de Luisana.
Estos días, viendo una serie que me ha gustado mucho, True detective, ambientada también en Luisiana, me han venido a la mente los libros de Burke: ese mismo paisaje de verdor exuberante y asfixiante contaminación, que en su opresiva hermosura parecen propiciar todo tipo de desmesuras humanas, fomentadas también por el choque entre las muy diversas tradiciones culturales que se han desarrollado en esas tierras.

demanio dijo...

veo que tiene buena critica, lo apunto, parece interesante

Ariel dijo...

Me encanta James Lee Burke, y las historias de Robicheaux. Todas las que leí son muy recomendables, en especial "El huracán". Coincido con Natalia en que el clima de True detective remite a las historias de Burke. Al respecto, comparto una curiosidad. Fascinado por esa excelente serie, me busqué obras de su autor, Nic Pizzolatto. Tiene una novela, que estoy terminando. Se llama "Galveston". Su protagonista recuerda a su padrastro, un tipo muy querido, de apellido Robicheaux. No sé si será un nombre muy común por allá, pero no pude evitar pensar en un homenaje... quién lo sabe.
Como siempre, Alice, ¡qué gran trabajo el tuyo!
Un abrazo desde Buenos Aires.
A

Alice Silver dijo...

José María, coincido contigo, la "forma" de los libros es genial y la capacidad evocadora magnífica. El "fondo", la trama principalmente, me ha resultado demasiado enrevesada en ocasiones. Incluso tuve ocasión de ver la versión cinematográfica de "Los prisioneros del cielo" que es una magnífica adaptación y me quedé igual... El alcoholismo del personaje me ha resultado muy creíble.

Natalia D, creo que me animé a retomar los libros de Robicheaux precisamente por True Detective, una serie estupenda que permite visualizar los pasajes que tan bien retrata Burke. Y ese lado humano tan desmesurado que mencionas donde se juntan distintas tradiciones: la anglosajona, la francesa, la africana... formando un caldo de cultivo muy peculiar.

Espero que te guste Demanio.

No he llegado a "El huracán" Ariel, intentaré seguir en orden, al menos con los que se han publicado en español. Leí la mitad de Neon Rain en inglés y tuve que dejarlo porque me perdía muchísimos detalles. La novela que mencionas de Nic Pizzolatto ¿está publicada en español? Un abrazo

Boga Vante dijo...

Hacía tiempo que una reseña concerniente a un personaje no me resultaba tan interesante y atractiva, a pesar de contener todos los aparentes "tópicos" de alcoholismo, vida personal y experiencias traumáticas.

Tiene algo que me hace desear conocerle por su veracidad y a la vez diferencia con otros detectives.

Buscaré sus historias y vendré con el resultado.

Gracias Alice por la información.

Ariel dijo...

Hola, Alice. No, la novela de Pizzolatto sólo está en inglés. No me resulta de tan fácil lectura tampoco, pero el entusiasmo por True Detective y el precio en Amazon (unos 2 dólares) me animaron. Hoy con el diccionario a mano en el kindle todo se hace más llevadero.
Sea que comparten escenarios (ambos escriben sobre Louisiana) o no, pero al leer a NP, en más de una ocasión me acordé del excelente prosista que es Burke, el de las descripciones exquisitas. Creo que tienen estilos similares.

Monicata dijo...

Nick Pizzolatto es el guionista de la versión americana de The killer, otra serie oscura, asfixiante y muy buena, aunque opino que True Detective es mejor.
Voy a intentarlo con su novela y la inestimable ayuda del kindle, tal como dice Ariel.
No he leído a Robicheaux, pero ya mismo me pongo a buscarlo, ese tipo de escenarios me atraen muchísimo y más si todos coinciden en remarcar la buena factura literaria de las novelas, estoy un poco harta de que todo el mundo se apunte a escribir sin saber juntar ni dos palabras.
Ahora mismo, en un paréntesis "blanco", estoy con La mancha humana, de Philippe Roth, uno que sí entiende de qué va esto de la literatura y no me apetece bajar de nivel, así que bienvenido James Lee Burke.

Alice Silver dijo...

De nada Boga, ya nos contarás.

Tienes razón Ariel, ahora con el Kindle (y supongo que con otros lectores también) resulta bastante más fácil leer en el idioma original, aun así se pierde totalmente el ritmo

Monicata, he visto tres temporadas de la versión americana de The Killing y algún episodio de la original, siempre me ha parecido curioso que la versión americana parece más nórdica que la danesa. La serie me gustó al principio, luego se me hizo cansina y agobiante. También me ha gustado más True Detective aunque empiezo a pensar que está algo sobrevalorada.

En cuanto al estilo, me gustan tanto los escritores que escriben bien en sentido literario como los que escriben tan sencillo que no se nota que escriben bien, como Camilleri, pero efectivamente hay otros que escriben descaradamente mal...

Espero que te guste el autor.

Monicata dijo...

Quería decir The killing, pero veo que me entendiste perfectamente.
A mí True detective me pareció excelente y sobre todo distinta a lo que se ve por ahí. Los dos protagonistas hacen un trabajo muy convincente y la historia es tremenda, con un guión para mi gusto espléndido. Quizás ayude verla en VOS, la voz de los actores es fundamental para creerte lo que te cuentan.
Cuando hablo de gente que escribe bien, me refiero también a los que tú dices, esos que con toda sencillez nos meten en su mundo casi sin darnos cuenta, pero no me negarás que últimamente abundan los que aburren a ovejas bien entrenadas.

Alice Silver dijo...

Monicata, esta sí la ví en VOS. Los protagonistas y su relación junto con el paisaje/escenario son lo mejor pero la trama policíaca no me acabó de convencer y algunos diálogos entre ellos me parecieron un poco forzados, pero bueno, sí está muy por encima del nivel habitual. Aunque me pasa como con los libros, también me gustan series más sencillas como Ley y Orden o Castle.

Monicata dijo...

Gracias por presentarme a Mr. Robicheaux, estoy encantada con él. Aunque la trama de "Los prisioneros del cielo" no es fácil de seguir, está tan bien escrito que da verdadero gusto leerlo. Los personajes, impecables, llenos de matices, cada uno de ellos podría ser protagonista por derecho propio.
A ver si consigo más de la serie, es de las que te dejan con hambre.

Alice Silver dijo...

Me alegra mucho que te haya gustado Monicata. Yo también me he quedado con ganas de leer más y ver cómo evoluciona la vida de Robicheaux y la niña, aunque algo me ha contado un pajarito llamado Natalia D. :)

Boga Vante dijo...

Estoy iniciando Los prisioneros del cielo, creo que buscando alivio al destrozo emocional que me ha dejado La lluvia de Neón.

La Norteamérica que muestra me resulta muy novedosa en relación con los lugares que frecuento con otros autores de negra: Un lugar que a ratos me asfixia, como si formara parte, como un personaje más, de la trama.

La época a la que se refiere de la Guerra de Vietnam con la matanza de May Lay y la espantosa Nicaragua de Somoza, para mí todavía recientes en el recuerdo, con esa moral hipócrita con la que los gobiernos manejan sus cloacas mientras dicen que hacen política, me ha resultado tan conocida como desoladora.

La trama confieso que me ha resultado algo confusa y los personajes, en su mayoría, abominables, no ya por el lado en el que se sitúan, sino por la utilización permanente de la tortura a cual mas espantosa para matar.

El protagonista Robicheaux no ha conseguido transmitirme empatía, a pesar de sus magulladoras en cuerpo y alma.

He sentido "rara" la forma tan negativa conque sus personajes se refieren a los latinos.

Saludos

Monicata dijo...

Lamentablemente Boga, no es tan "rara" como dices esa forma despectiva hacia los latinos, sobre todo en ciertas zonas de EEUU, sobre todo las más pobres y de menor nivel cultural.

Alice Silver dijo...

Pues no se si encontrarás mucho alivio Boga, son similares aunque se desplaza el escenario.

Lo mismo que te extraña a ti con los latinos me ha pasado a mi con los negros, me parece que puntualiza especialmente cuando un delincuente o un pobre es de este color, quizás sólo pretenda reflejar la realidad de una zona como señala Monicata.

Coincidimos todos en lo confusas que resultan las tramas aunque yo sí me sentí cercana al personaje.

Esperamos noticias de tu nuevo acercamiento.

Boga Vante dijo...

Hay autores que parecen abocar a su criatura a una redención imposible. Burke tiene lo suyo con Robicheaux.

Los prisioneros del cielo si no ha sido precisamente un camino de rosas, si que me ha permitido encontrar un protagonista secundario pero esencial que es el entorno, descrito como si el autor más que escribir estuviera dibujando un paisaje sin el que la historia sería imposible.

Creo que sus descripciones tan explícitas de palizas, torturas y situaciones por las que camina el atormentado protagonista dejan poco espacio para la imaginación del lector de tal manera que por momentos me he sentido tan vapuleada y desolada como el mismo. Pero con menos capacidad de recuperación. A lo que se suma unas calificaciones de latinos, negros, lesbianas, etc. asociados con la maldad, la perversión, que me han dejado sumida en el desconsuelo.

La historia confusa, como la anterior y su desarrollo previsible, en el sentido de que la forma que Robicheaux tiene de sortear los meandros de la trama... solo los conoce el mismo y a quien le acompaña solo le queda mirar y dar por bueno lo hecho.

Seguiré a sorbos a este detective atormentado, al que espero le permita un poquito de redención en la próxima entrega.

Insisto en la belleza descriptiva de esa naturaleza desbordante: lluvia, plantas, insectos, alimentos... tan presentes en mi lectura que me ha parecido de una veracidad y belleza incuestionables.

En algún momento álgido he añorado la ternura de Deditos Mc. Bride.

Voy a pedirle hora a Brunetti para desengrasar.

Alice Silver dijo...

Me he reído mucho Boga viendo que tanto tormento podría encontrar algo de descanso en alguien como Deditos.

Me ha gustado mucho el punto que señalas: "a quien le acompaña solo le queda mirar y dar por bueno lo hecho", quizás por eso nos resulten extrañas las tramas, porque no nos involucramos...

Y es curioso que compartiendo contigo la mayoría de las críticas y loas, me gusta y creo que el personaje se acabará redimiendo.

Da recuerdos a Brunetti.

detectives salvajes dijo...

Sobre LA LLUVIA DE NEÓN

Suscribo totalmente lo contado en el blog, inclusive ese comentario sobre lo extraño de hacer explícito el rango humano de negro, si lo es el hombre o mujer relatado.
Otra cosa importante para mí ha sido reconocer el personaje cuando acaba el libro. He recocido como vivido anteriormente. Primero pensé que me habría despistado y quizá ya hubiera leído alguno de la serie. No. He hecho bien en ir al blog porqué allí he encontrado la solución: estaba en la versión cinematográfica de uno de sus libros: EN EL CENTRO DE LA TORMENTA (Bertrand Tavernier, 2009). Me ha hecho mucha ilusión poder establecer este puente, porque así será más difícil olvidar este personaje. Digo olvidar no porque no tenga ganas de repetir, si no porque veo que no hay ánimo de editar rigurosamente a este autor en español, ¿verdad?
Me ha gustado y mucho. Quizá en este primer libro encuentre un poco reiterativo su recuerdo como soldado en Vietnam. Sin embargo, estos recuerdos ponen al lector en el marco histórico correspondiente. Y la precisión la he encontrado con la referencia a la venta de armas a Pinochet. Estamos pues en 1973, poco antes o poco después. Explica en esta historia como el mundo del hampa está cambiando de manos: la mafia italiana está siendo desplazada por lo peor de lo peor que ha salido de los conflictos de Centroamérica y Sudamérica.
El personaje funciona como un héroe: solo, fuerte, con código propio, leal e incombustible, física y anímicamente. De ahí que el autor resuelva no poder repetir esta receta en muchos más libros y, hace de éste, la historia de su origen, la historia de la forja de un personaje, Dave Robicheaux.
Si un día fuera a New Orleans, seguro que me llevaría este libro y los que hubiesen salido desde entonces. Me encanta como el autor ama a su ciudad, cómo la describe y cómo la siente. Para mí, este un factor que llevo asimilado a la parte que más disfruto cuando leo novela negra.
Los diálogos muy interesantes. Cada personaje se describe a sí mismo a través de ellos. Algo difícil en literatura. No todo el mundo puede con ello.

Alice Silver dijo...

Yo he visto las dos películas de la serie Detectives Salvajes. Prisioneros del cielo sigue al pie de la letra la trama del libro pero no veo a Alec Baldwin como a Robicheaux. En el centro de la tormenta la ví antes de leer el libro y no la recuerdo mucho, pero la recuerdo como algo muy confuso aunque Tommy Lee Jones me cuadra más representando al personaje.

Efectivamente no parece que haya un plan de publicar los libros de la serie, el último parece que fue en enero de 2013... una verdadera lástima.

Yo creo que la acción de Lluvia de neón se sitúa en los 80, con la venta de armas a la Contra nicaragüense...

Tampoco dudaré en llevarme estos libros en la maleta si algún día visito Nueva Orleans.

Alice Silver dijo...

Ya que hablábamos aquí de Pizzolatto, leo que la nueva colección Salamandra Black publica Galveston en septiembre en castellano.

Anónimo dijo...

Hola
Estoy leyendo "Deuda de sangre" de Michael Connelly y en un momento dado el protagonista lleva una camiseta donde pone "Robicheaux Dock & BaitSHop", sin duda un guiño hacia la obra de Burke.
He visto las dos películas y ahora me pondré con los libros que haya en castellano.
Saludos

Alice Silver dijo...

Supongo que es algo habitual en Connelly, recuerdo que en otra de sus novelas hacía un guiño sobre los personajes de Robert Crais.