lunes, 28 de abril de 2014

María Ruiz - Berna González Harbour

María Ruiz es comisaria de policía en Madrid.

Estudió en un colegio de monjas. Se licenció en Psicología. Trabajó como psicóloga de policías y víctimas hasta que decidió pasar a la acción y obtener una plaza en el cuerpo. Es policía desde hace 12 años y comisaria desde hace uno.

Tiene 39 años. Es pequeña y delgada, de cuerpo cultivado y piernas esbeltas. Melena negra. Le gusta correr. Intenta disimular su atractivo vistiendo ropa neutra.

Es dura y exigente, valiente. Bajo su apariencia fría esconde una mujer sensible y empática. Sabe interrogar a los testigos y sigue el arte de hacer volar la cometa, dejándoles explayarse y dando un tirón de la cuerda de vez en cuando.

Su padre ha muerto hace poco. No tiene una pareja estable, la soledad ha comenzado a ser una opción desasosegante.

Otros personajes:
  • Javier Luna, periodista veterano al borde del despido, cubre la sección de sucesos de "El Diario".
  • Carlos Fuentes, 58 años, comisario de Santander, fue su mentor.
  • Esteban Vázquez, el poli malo, perro viejo, machista, duro de mollera, con bastante mala leche.
  • Martín, el poli bueno, joven, simpático, educado y listo.
  • Tomás, 35 años, técnico informático coordinador de la Brigada de Investigación Tecnológica.

"Verano en rojo" se desarrolla en julio del 2012, durante los días del Mundial de Sudáfrica. Mientras la gente en la calle disfruta de los éxitos de la selección, María investiga el asesinato de un joven cuyo cadáver ha aparecido flotando en el Parque Juan Carlos I de Madrid. Otro joven aparece muerto en Santander y pronto descubren la relación entre ambos sucesos.

Comentario personal

"Verano en rojo" me ha resultado entretenido. Bien escrito, con una narración ligera, a varias voces, desarrollada mediante descripciones cortas, diálogos creíbles y reflexiones amenas. La protagonista es un poco estupenda de más pero poco a poco vamos entendiendo los motivos de su distancia y soledad.

Para desayunar: sobao pasiego, corbatas, quesucos de Picos de Europa y croissant. Para comer: Salmorejo, boquerones fritos, salmonetes de roca, tortilla de camarones, jamón. Para beber: café sólo o con leche, siempre sin azúcar.

Libros de María Ruiz
  1. Verano en rojo
  2. Margen de error
  • Órdenes a la carta, 2014 - relato en Fundido en negro, 2014 - Antología de relatos de Maria Antònia Oliver, Alicia Giménez Bartlett, Isabel Franc, Susana Hernández, Cristina Fallarás, Clara Asunción García, Rosa Ribas y Carolina Solé 




La autora

Berna González Harbour nació en Santander en 1965. Se licenció en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. Comenzó su carrera periodística en la sección Internacional de El País. Fue corresponsal en Moscú para los diarios El Sol y El Periódico de Catalunya. Regresó al El País en 1996 donde actualmente es subdirectora. Es colaboradora de la Cadena SER.

Otros libros

19 comentarios:

sanba dijo...

Quizás sea una tonteria, pero para mícualquier libro de la Serie Negra de RBA me parece que merece una lectura

demanio dijo...

Una comisaria de Madrid, a priori me parece buen punto de partida. Me apunto esta recomendación, mi lista de libros pendientes es grande pero poco a poco les voy dando tandas de lecturas para que no se acumule demasiado. Que dure la buena novela negra y si es hecha en España pues mucho mejor.

Alice Silver dijo...

Sanba, hay que reconocer que el nivel de Serie Negra es muy bueno... yo sólo les reprocho que de vez en cuando reediten cosas antiguas y las presenten (y cobren) como novedades, por ejemplo el próximo que van a publicar de Scarpetta, La huella, que publicó Ediciones B en 2005, salió en bolsillo, y ahora lo venden por 20 euracos...

Espero que te guste Demanio.

ROSA M. dijo...

A raíz de tu escrito he leído los dos libros de un tirón ya que el primero me engancho, una lectura entretenida para el largo fin de semana.
Me ha recordado a los de Dolores Redondo, salavando las distancias de trama, por la similitudes de los subordinados.
Creo que habrá un tercero, parece que deja la puerta entreabierta.
Gracias por la recomendación, una abraçada.

Alice Silver dijo...

Me alegra que te haya gustado Rosa M, espero leer el segundo pronto para ver cómo evoluciona el personaje... Los personajes de González Harbour me han parecido más creíbles que los de Redondo...

Boga Vante dijo...

Voy a por ella, que no recuerdo comisarias de Madrid y el comentario personal me hace presagiar momentos distendidos; lo que no es moco de pavo.

Espero que lo de Dolores Redondo sea una percepción fugaz. En mi caso jugaría en contra.

Pero en esta vida lectora (y demás) si no te arriesgas no te llevas sorpresas gratas.

Hasta después.

CREUSSA dijo...

Acabo de leer esta entrada y qué casualidad, hoy justo he cogido de la biblioteca "Margen de error". A ver qué tal.

Alice Silver dijo...

Boga, a mi entender ambas autoras se parecen como un huevo a una castaña, es decir, nada. Madrid como escenario no es muy relevante y parte de la novela transcurre en Santander.

Espero continuar con la serie este verano Creussa, ya nos contarás que tal la segunda.

Boga Vante dijo...

Bueno, haré una distinción entre Verano Sangriento y Margen de error: El primero me prometía por esa misma razón: Ser el primero, presentar personajes, hablar de temas próximos en el tiempo y de aquí. Y yo yo venía de lecturas tan que me habían dejado hecha un colirio. Vale.

El segundo una pena. Claro que se lee, pero yo lo hubiera re-titulado El caso de las llamadas perdidas, debido al uso, abuso hartante de la autora para desencontrar a los personajes.

No he conseguido empatizar: Ni con esa comisaria que más que valiente y fuerte, es una lanzada que roza la individualidad y la inconsciencia por la gracia de su creadora, que tan pronto la vapulea hasta dejarla hecha unos zorros, como la pone en marcha tan solo para que se desmaye como si fuera la Sissi.

Y los personajes que la rodean, sin hacer, antipáticos, paternalistas y hasta babosillos de puro amor con leche hácia la jefa-amiga-colega.

Aquí, la trama, también cogida de hechos, cercanos en el tiempo y que vuelve a dividir en subtramas como si fuera una loa al individualismo, sirve para llegar al final con la Comisaria a modo de traca solucionando el entuerto solita, conmigo de acompañante lela todo el rato.

Mención aparte merece la visita y reflexiones de Santa María Ruiz a los acampados del 15M.

He aquí mi opinión, que no hace mercado y que se la lleva el viento.

Me acuerdo tanto de Sara P.! Sin editor?

Bueno, me he aburrido tranquilamente y feliz y eso tampoco está mal.

Hace una mañana preciosa para quienes tengan firma hoy.

Alice Silver dijo...

Vaya Boga, siento que no te haya gustado. Tampoco empaticé con la comisaria, pero el estilo del libro me pareció ameno y ágil. Muy bueno lo del coro de personajes, no fui consciente pero quizás sí había algo de eso...

CREUSSA dijo...

Yo también he leído los dos libros. Me han parecido entretenidos aunque se hace pesado tantos cambios en la narración. Ahora investiga María, ahora Luna-este personaje me ha caído fatal-, después el otro... Una cosa que me parece muy poco seria es que en "Verano en rojo" se confunda en varias ocasiones el sábado con el domingo. Habría que tener un poco más de cuidado con esas cosas.

Alice Silver dijo...

A mi tampoco me gustó el personaje de Luna Creussa, me pareció un estereotipo de periodista no muy bien conseguido. De lo del sábado y domingo no me di cuenta...

Javi (ex-anónimo) dijo...

Buenas

Finalizado "Verano en rojo".

Yo lo calificaría como ramplón. Una lectura de verano si no tienes otra cosa que hacer, has perdido los demás libros y el ebook se ha quedado sin batería.
Todos los personajes están muy desdibujados, desde la cohorte de policías-ayudantes, el ayudante "Torrente", el colaborador ansioso, el informático molón (¿informático molón?, esto dónde se ha visto) hasta la propia comisaria y su mentor.
Otro personaje que daba mucho juego y se queda a medio camino es el de Luna, el veterano y resabiado periodista reconvertido en "freelance" en aras de la reducción de costes.

En cuanto a la trama, pues poca sorpresa: curas pederastas e infantes traumatizados que pasan de víctimas a verdugos. Pese a ello, se sigue sin que suponga una excesiva tortura
Mención aparte para la resolución final, absurda al 100%:
- ¿Qué malo vuela por los aires las pruebas en el mismo lugar dónde debe investigarse, cargándose además a su propio mentor?
- ¿Por qué el malo que se pasa la novela dando la coña conque se va a Uruguay a iniciar por fin una vida mejor, llegado el momento decide no utilizar el billete de avión y aparece en el momento justo para el cara a cara final con la prota?

Y dos cuestiones finales:
1.- La mezcla entre sábado y domingo que señala Creussa (una especie de week-end fusion). Tran pronto España gana a Paraguay un día como lo hace otro (¿efecto de la reverberación de las masas?)
2.- Una maldad: la atractivísima comisaria, ¿tendrá en la segunda entrega la cara llena de cicatrices como consecuencia de la lluvia de cristales que se le incrusta en la misma?

Besos y saludos

Alice Silver dijo...

Demoledor :). Lamento no saber responder a tus preguntas Javi... Yo interpreté lo de Uruguay como una fantasía de escape que al final no tiene sentido realizar. He visto que en la sinopsis del segundo dice algo así: "Tras una larga convalecencia por las heridas sufridas en un duro cuerpo a cuerpo, la comisaria Ruiz ha vuelto" pero no menciona las cicatrices...
Besos

JOSÉ DIEGO dijo...

Hola:
Uno va leyendo como encuentra los libros y en esta ocasión he buscado autoras españolas, que no son demasiadas las que escriben género o las que consiguen publicar.
Quizá he empezado mal, pero la lectura de "Margen de error" me ha inducido a dejarla cuando llevaba un centenar de páginas (una tercera parte del total). Me ha parecido una historia errática y deslavazada; junto a ello la continua disgresión entre las actividades de los personajes en lugar de despertar el interés te inclinan al hartazgo. "Verano en rojo" me ha presentado a los personajes, bastante inverosímiles y...ahí lo he dejado.
Las novelas de Dolores Redondo, aún con su tirón de ventas no me han ganado para su causa; otro tanto digo sobre Reyes Calderón, que me parece desaconsejable.
Creo que seguiré leyendo: Rosa Ribas, Alicia Giménez Bartlett, Cristina Fallarás, Elia Barceló, Empar Fernández...y alguna otra nueva autora que seguro que la hay y yo he tenido la mala suerte de no haberla leído aún.
Felices Vacaciones, Alice, un abrazo

Alice Silver dijo...

A mi esta autora sí me convenció José Diego, aunque solo he leído la primera y como ves en la entrada hay opiniones similares a la tuya. De Dolores Redondo y Reyes Calderón mejor no hablar, ya he dedicado una entrada a cada una de ellas donde me explayo. Últimamente he leído a Teresa Solana y me ha resultado divertida. También los libros de Nieves Abarca y Vicente Garrido son amenos aunque quizás un poco largos. Felices vacaciones para ti también.

Jose D. Pacheco dijo...

Teresa Solana está en el listado de pendientes.
Buscaré a Abarca y Garrido, gracias por tus siempre acertadas recomendaciones.
Andamos por la costa gaditana, si andáis por la zona, una cervecita nos vendría bien, verdad?

Alice Silver dijo...

Ojalá estuviéramos por allí para tomando esas cervecitas... Ya he finalizado las vacaciones y estoy de vuelta en el trabajo... Ahora a esperar a las próximas... Pasadlo muy bien

JOSÉ DIEGO dijo...

Gracias, hasta pronto.