lunes, 2 de junio de 2014

Ramiro Sancho - César Pérez Gellida

Ramiro Sancho es inspector de policía del Grupo de Homicidios de Valladolid.

Nació en Valladolid, sus padres son de Castrillo de Guareña, un pueblo de Zamora. Estudió derecho en la Universidad de Valladolid. Ingresó en la policía, trabajó unos años en la Unidad Territorial de Información de San Sebastián. Lleva 3 años al frente del Grupo de Homicidios en la comisaría del Barrio de Delicias.

Tiene 39 años. Mide 1,87. Aspecto irlandés: ojos claros, pelirrojo, pelo rapado al uno, barba tupida de la que se tira constantemente. Gesto reservado, voz grave, sonrisa poco natural. Es un hombre sensible y sensato. Le gusta el rugby, jugó en su juventud y sigue los partidos de su equipo. Utiliza con frecuencia dichos y refranes. Vive en Parquesol. Separado.

No se deja llevar por corazonadas e hipótesis, sólo sigue las pruebas y busca un móvil que las explique.

Su jefe es el comisario Antonio Mejía de 59 años.

Colabora con él Armando Lopetegui, alias Carapocha, psicólogo criminalista. Pelo blanco cortado a cepillo, ojos grises. Nació en Rusia, hijo de uno de los niños españoles enviados al exilio durante la guerra civil. Estudió psicología, trabajó para el KGB y la Stasi. Está especializado en asesinos en serie, su objetivo es entender los motivos del criminal.

Augusto Ledesma es un asesino en serie. Niño maltratado, adoptado por el Emperador, un poderoso hombre de negocios. Mide 1,80, moreno, ojos negros, atlético. Es un inteligente sociópata narcisista. Estudió diseño gráfico, es un hacker experto, habla varios idiomas. Le gusta la música de todo tipo, especialmente Héroes del silencio. Fuma Moods y bebe gin tonics de Heindrick's. Cuida bonsáis.

"Memento Mori" se desarrolla a finales de 2010. El cadáver con los párpados cortados de una joven ecuatoriana aparece en un parque de Valladolid. Es el primero de una serie de crímenes llevados a cabo por Augusto.

En "Dies Irae" tiene lugar en abril y mayo de 2011. Sancho está destrozado por los sucesos que tuvieron lugar en la novela anterior. Carapocha le llama desde Belgrado, donde planea llevar a cabo una venganza acompañado de su hija Erika, y le informa de que Augusto está en Trieste.

Comentario personal

Como ya sabéis los que seguís habitualmente este blog, no me gustan las novelas en las que los psicópatas tienen voz y en la que los autores intentan profundizar en su patología. Partiendo de este supuesto es normal que la obra del Pérez Gellida no tenga muchos atractivos para mi.

"Memento mori" está bien escrita, fluida, bien narrada, entretenida, con ligeros toques de humor.

El protagonista es un hombre cabal y atractivo y el resto de personajes son sólidos y ricos aunque no sean de mi agrado. La historia mantiene la tensión de principio a fin, la trama  está bien contada y pese a saber quién es el culpable no por ello decae el interés.

"Dies Irae" se me ha hecho muy pesada, es como si el autor escribiera para demostrar lo listo que es y no para entretener al lector. Las intrascendentes reflexiones y justificaciones de los protagonistas me han llegado a enervar y aburrir soberanamente y la acción, salvo un buen golpe final, me ha resultado más plana que en la novela anterior.

En ambas novelas me ha molestado el exceso de información y documentación, interrumpe la narración y muchas veces no aporta valor: demasiadas letras de canciones y listas interminables: de grupos musicales, de escritores clásicos y actuales, emperadores romanos... Demasiadas explicaciones acerca de cómo preparar un gin-tonic o como cuidar un bonsái, la historia del asesinato de Troski, los tipos de cerveza, las constantes citas en latín o las notas a pie de página me han hecho muy ardua la lectura.

Para beber: botellines en el café Berlín o whisky Jameson. Media de jamón y lomo y solomillo al punto acompañado de Pago de Carraovejas en La parrilla de San Lorenzo o montaditos imposibles y exquisitos (queso de cabra con toffe, bacalao con boletus, cecina con membrillo, pescado adobado con verduras, higo con crema de queso…) en El Jero. En casa merluza al horno quemada con tomate frito. En Trieste: embutidos con vino Fragolino.


Libros de Ramiro Sancho

Trilogía Versos, canciones y trocitos de carne
  1. Memento Mori, 2013
  2. Dies Irae, 2013
  3. Consummatum est, 2014

Trilogía Refranes, canciones y rastros de sangre 
  1. Sarna con gusto, 2016 
  2. Cuchillo de palo, 2016 
Relatos


El autor

César Pérez Gellida
por Carlos de Francisco
César Pérez Gellida nació en Valladolid en 1974. Es Licenciado en Geografía e Historia por la Universidad de Valladolid y Master en Dirección Comercial y Marketing por la Cámara de Comercio de Valladolid.

Ha trabajado en distintos puestos de dirección comercial, marketing y comunicación en Retecal, Grupo Norte y Canal Ocio Europa.

En 2011 se traslada con su mujer y su hijo a Madrid para poder dedicarse en exclusiva a su carrera de escritor.

Desde febrero de 2014 colabora con El Norte de Castilla con una columna semanal en su sección de cultura llamada "In vino veritas".

Web del autor: perezgellida.es

Otros libros

13 comentarios:

Alice Silver dijo...

Comentarios del Cajón de sastre:

demanio dijo...
Acabo de comprar la novela Memento Mori de César Pérez Gellida, ya os contaré: por ahora parece que tiene bastantes elementos atractivos, detective con carisma (pelirrojo algo poco habitual), policías, sicólogos, jueces, y asesino en serie.
En la página web del autor habla de las dos novelas siguientes de la serie.

14 de febrero de 2013, 20:52

Alice Silver dijo...
Pues nada Demanio, disfruta de tu detective pelirrojo... a mi no creo que me guste, he leído la sinopsis y es de esos que se narran desde la perspectiva del asesino "sociópata narcisista influenciado por la música más actual y por las grandes obras de la literatura universal".
Ya nos contarás cuando las leas.

14 de febrero de 2013, 21:43

demanio dijo...
Respecto a Mememto Mori, todavía la dejaré aparcada su lectura hasta que termine lo que estoy leyendo ahora, pero por lo que he visto no todo el rato es desde la perspectiva del asesino, la acción cambia muy rápido de un personaje a otro. Saludos.

16 de febrero de 2013, 19:21

Anónimo dijo...
He mirado, y no sé si ya lo tienes puesto, pero es para recomendar a César Pérez Gellida y su inspector de homicidios de Valladolid, Ramiro Sancho; de los libros 'Memento Mori' y 'Dies Irae'

Un saludo y muchas felicidades por la página!!!

4 de octubre de 2013, 22:25

demanio dijo...

Saludos Alice, yo compré la primera y la última, la segunda no me atraía nada la premisa. Hay que reconocer que el autor sabe de investigación policial, se ha documentado bien, y Ramiro Sancho, Carapocha son grandes personajes. Es cierto que lo peor para mí es las partes en las que habla el asesino en serie, me daban ganas de pasar páginas hacia adelante y regresar con Ramiro. La 3º es la mejor de todas, aparece un comisario de Islandia, Ólafur Olafsson que se ha convertido en mi personaje preferido de la serie junto a Ramiro. A ratos pesada, muchas páginas, muy larga, pero es cierto que sabe manejar la tensión hasta el final. Un saludo.

Alice Silver dijo...

Demanio, la segunda me ha parecido bastante más floja que la primera Demanio, no se si porque las he leído muy seguidas o porque abunda más en los elementos que menos me gustan... la tercera no creo que la lea.

Ramiro y Carapocha me gustaron en la primera pero en la segunda el primero es una sombra de si mismo, pierde protagonismo y sentido del humor y Carapocha tiene un papel más amplio pero no más brillante. Demasiado preocupado por su hija, por el pasado y demasiado poco por el monstruo que en teoría ha creado.

Li Xiaotao dijo...

Yo tenía muchas ganas de leer Memento Mori pero sinceramente su lectura me decepcionó: si quería que me narrasen la historia del vodka, del complot para asesinar a Trotsky, la biografía del Arropiero…me veo the history channel..las citas en latín, los refranes y las letras de las canciones las justifico como parte de la personalidad de los personajes, pero después de leer por trillonésima vez frases como “mi pelirojo amigo” o “desde la vieja Irlanda”, tenía que soltar el libro y dejarlo aparcado por días.. Mucho bla bla bla y poca investigación policiaca que es lo que más disfruto en una novela de este género, además el personaje misterioso se adivina fácilmente con uno que otro detallito que da el escritor...
En cuanto los personajes, creo que Pérez Gallida intenta caracterizarlos con el propósito de que estos lleguen al gran público, pero solo son un estereotipo más: Augusto Ledesma parece un producto típico de Criminal Minds y Sancho es más ordinario que un pantalón de cuadritos (para seguir en la tónica refranera del pelirojo detective) creo que les falta alma y profundidad..por ejemplo a qué se debe la animadversión de Sancho por la religión? (a quienes nos toco asistir a colegios religiosos sabemos como son, y yo creo que me gane la entrada al cielo vía asistencia a misas) pero cuál es la historia de Sancho?.

Quizás soy yo, que después de leer tanta novela policiaca me he vuelto muy exigente o es que lo leído ya “me suena” de otras lecturas no sé.. pero por mi parte la trilogía Versos, canciones y trocitos de carne “muere ” con Memneto Mori. Lectores no le faltaran seguro..

Alice Silver dijo...

Un certero y gran comentario Li.

Jajaja, el History Channel sí, ¡qué barbaridad! ¡qué pesadilla! ¡nunca había visto tantas notas a pie de página! Si la primera no te ha convencido la segunda va a peor...

Entiendo que el autor tenga su público porque no hago más que ver comentarios elogiosos en twitter y otros blogs, pero desde luego a los aficionados a la novela policíaca nos resulta bastante irritante.

Li Xiaotao dijo...

Con las novelas de Perez Gallida creo que pasa lo mismo que con las de Dolores Redondo hay un grupo de lectores que las consideran interesantes y entretenidas y otros que obviamente no.. entre gustos y colores no hay nada escrito. Pero lo importante es que la gente cultive el habito de la lectura, aunque lo que se aprenda es como fabricar venenos o a comprar pistolas paralizantes por internet. Jaja

Alice Silver dijo...

Justo después de hablar contigo pensé en la misma comparación :)

En fin, cada uno que lea lo que le guste pero los que tienen gustos similares a l@s nuestros ya saben a que atenerse.

David Alonso dijo...

Hola! Muchas gracias por la página. Me encanta y está muy lograda. Es la primera vez que posteo. Debo decir que soy de Valladolid, creo que es importante.

En algunas cosas estoy de acuerdo con otros comentaristas; como la historia del vodka y el asesinato de Leon D. Trosklein; completamente fuera de tiesto y de contexto.

En otros casos no lo estoy. Es en aquellos que dicen que dan demasiadas descripciones de los bares de siempre de la ciudad.pienso que los fuertes complejos que atesoran todos los policías que aparecen en la novela son marca DO de esta tierra y de la sociedad castellana; es por ello que me hace gracia que todos van - a los bares de siempre que están de moda en la ciudad - y también hace que ante un problema la pasma se agobie y decidan pedir ayuda aun agente externo de proceder completamente recóndito. Aunque no lo parezca sí puede tener sentido.

Esos complejos hace a menudo caer a la gente en la desidia y en no dudar en cerrar un caso en falso; y es importante reconocer cierta incompetencia policial en la ciudad que hace que tengamos el récord de asesinatos sin resolver.

Por lo demás la novela es en sí un regalo para los lectores de novela negra en mi opinión. Su estructura es impecable y es fácil leerla y quedarte con todos los detalles. La idea de unificar con temas musicales y señalar fecha y lugar unen al novelista con el lector y permiten a éste ubicarse mejor y evitar desorientarse, "perderse" en la lectura.

Los personajes no me gustan pero son realistas. Un policía vago con muchos entretenimientos; y un pijo engreído que abraza la sociopatía. Me hace gracia que lo único que tienen en común es su simpatía hacia el alcalde de Valladolid. Aunque en el caso del loco la deja más implícita. Tiene su gracia.

Alice Silver dijo...

Hola David, normalmente me gusta cuando un autor pasea a sus personajes por ciudades no habituales, me gusta visitarlas y descubrir los lugares por los que ya paseé en la novela... de hecho hay uno de ellos que me pareció interesante, El Jero...

El policía tiene algo de realista hasta que se convierte en víctima del psicópata y se enreda con la trama a nivel personal... No creo que por muy acomplejado que esté nadie recurra a un personaje tan estrambótico, sin apenas conocer su pasado, carece de toda profesionalidad... Al resto de personajes no les encuentro ningún realismo ni verosimilitud...

Y en cuanto a la música, es tan ajena a todo lo que escucho que quizás por eso no he encontrado ningún placer en su mención ni ningún tipo de reconocimiento, pero entiendo que a ti y a otras personas os haya gustado.

Hasta otra

Li Xiaotao dijo...

Alice me solidarizo contigo,pues yo si no es por Wikipedia no me entero quienes son esas bandas...mis preferencias musicales son mas cercanos a los gustos de Leo Caldas y Harry Bosch.

Alice Silver dijo...

Li, yo conozco algunos grupos de oídas, pero creo que nunca los he escuchado... Ahora mismo no recuerdo que escuchan Caldas o Bosch, yo soy más de Massimo Viviani que escucha música de los 80 en su iPod...

Beatriz dijo...

Gracias por esta página, que sigo en la sombra, porque hasta hoy no había dicho nada.
Acabo de tragarme la trilogía, y os doy la razón con el exceso de datos y las chaaaaaaapas que mete, que no aportan nada a la trama y que aburren soberanamente, sobre todo en la segunda novela.
Pero he de decir que contra todo pronóstico la tercera es la que más me ha gustado. Que es mucho más moderada en ese aspecto y se deja leer mejor, aunque me he saltado páginas y páginas de letras de canciones en inglés.
A pesar de eso, dadle una oportunidad!!
Que no es amigo mío ni nada, eh?

Alice Silver dijo...

Jajaja, Beatriz, seguidores en la sombra :), me alegra mucho que te hayas animado a comentar, espero que ahora que has roto el hielo lo hagas más a menudo. Me congratula saber que el autor va evolucionando y ha moderado su verborrea, pero yo todavía no me siento con fuerzas para enfrentarme a ella :)