domingo, 7 de septiembre de 2014

Lew Griffin - James Sallis

Lew Griffin trabaja como detective privado en Nueva Orleans.

Es negro. Nació en Arkansas en 1940. Escapó de casa con 16 años, huyendo de la mala relación con su padre y la sumisión de sus mayores. Se inventó a si mismo. Estudió unos años en la universidad, trabajó como camarero y cobrando a morosos. A causa de una pelea tuvo que elegir entre la cárcel o ingresar en el ejército, se alistó y trabajó cómo policía militar.

Estuvo casado dos años con Janie, tuvo un hijo. Salió durante años con LaVerne, una prostituta. Más tarde conoció a Vicky, una enfermera y a Clare. Sus mujeres le reprochan que en el terreno personal no pone empeño, no batalla.

Le conocemos en 1964, como propietario de Lewis Griffin Investigaciones y le vemos evolucionar a lo largo de tres décadas hasta llegar a ser novelista y profesor universitario.

Sus características principales son el orgullo, la rabia y el odio que a veces le dominan. Cuando investiga se deja llevar por las corazonadas, a veces funciona, otras falla.

Es amigo del policía Don Walsh con quien colabora en algunas investigaciones.

Le gusta leer el Times-Picayune y cualquier libro que cae en sus manos, desde Dickens a cualquier novela popular.

"El tejedor" comienza en 1964, un par de militantes negros le piden que investigue la desaparición de Corene Davis, una activista negra. En 1970 un matrimonio le pide que encuentre a su hija, fugada de casa. En 1984 volvemos a encontrarle recuperándose en un hospital, un compañero del centro de reinserción le pide que encuentre a su hermana. En 1994 su ex-mujer le pide que encuentre a su hijo desaparecido.

En "Mariposa de noche" Griffin emprende la búsqueda de la hija de una vieja amiga.

Comentario personal

Las novelas de Sallis son sombrías y tristes, con resquicios de esperanza. No son una lectura fácil o amena, avanzan a trompicones, saltan del pasado al futuro, pero sin duda son interesantes.

En "El tejedor" conocemos al Griffin investigador y avanzamos desde sus 24 hasta sus 54 años. Es un gran personaje, difícil de encasillar. Le conocemos alcoholizado y sobrio, enamorado y distante, valiente y cobarde, hundido y vuelto a levantar, pasando de la autocompasión a la piedad... Es un buscador de personas que sólo a veces se encuentra a si mismo.

"Mariposa de noche" es un episodio de su vida, la excusa de la investigación sirve al detective emprender un viaje hacia su pasado que ilumina su presente.

El racismo, explicito en algunas ocasiones o implícito en la mayoría de ellas, tiene un lugar fundamental en las novelas.

Nueva Orleans es un gran escenario. Paseamos por Canal Street, Jackson Square o zonas más humildes. Una ciudad que bebe de las tradiciones española, francesa, italiana, antillana, africana y americana, construida sobre la espalda de esclavos pero habitada también por gens de couleur libres. Un revoltijo de hierro forjado, balcones, vitrales, estucos cursis, columnas corintias, mansiones y cementerios. Conocemos a sus peculiares habitantes como Sam el predicador o la Dama del Pato que pasea por el Barrio Francés tirando de un carrito seguida por una hilera de patos.

En el apartado culinario se mencionan muchos sitios y platos típicos de Luisiana: Buñuelos con café o achicoria en el Morning Call o el Café du Monde. Trucha meunière o fresca y ostras con salsa roja en Commander's Palace; Poor Boy (bocadillo de ostras con lechuga y salsa picante) y cerveza en el Felix's. Hamburguesa con setas y patata asada con crema agria en un Royal Castle. Sopa de pescado, arroz picante con fríjoles fritos y morcilla en un restaurante cajún. Moros y cristianos y chili con carne en un cubano. En casa cassoulet. Para beber: cerveza Abita y casi cualquier otra cosa.
Libros de Lew Griffin
  1. El tejedor (The Long-Legged Fly, 1992)
  2. Mariposa de noche (Moth, 1993)
  3. El avispón negro (Black Hornet, 1994)
  4. El ojo del grillo (Eye of the Cricket, 1997)
  5. Moscardón azul (Blue Bottle, 1998)
  6. Ghost of a Flea, 2000


El autor

James Sallis nació en Helena, Arkansas en 1944. Pasó su infancia junto al río Mississippi. Estudió en la Universidad de Tulane, Nueva Orleans. Más tarde se trasladó a Iowa y a Londres donde escribió A Few Last Words, su primer libro de prosa y poesía que publica en 1970. Durante su etapa en Londres fue editor de la revista de ciencia-ficción New Worlds. También ha vivido en Nueva York, Boston, Paris, Pennsylvania y Texas.

Ha trabajado como profesor de escritura y de música, guionista, traductor, terapeuta de respiración. Ha sido músico en grupos de country, blues, old-time y bluegrass. Toca la guitarra, la mandolina, el banjo… entre otros instrumentos.

Actualmente vive en Phoenix, Arizona con su esposa Karyn, imparte clases de escritura en el Phoenix College y toca con su banda Three-Legged Dog.

Web del autor: jamessallis.com (en inglés)

Otros libros

Serie Turner
  1. Cypress Grove, 2003
  2. Cripple Creek, 2006
  3. Salt River, 2007
Serie Drive
  1. Drive (Drive, 2005)
  2. El regreso de Driver (Driven, 2012)
Novelas
  • Renderings, 1995
  • Death Will Have Your Eyes, 1997
  • La agonía del asesino (The Killer is Dying, 2011)
  • Others of My Kind, 2013
  • Willnot, 2016
Ensayo y biografías
  • Vidas difíciles (Difficult Lives: Jim Thompson-David Goodis-Chester Himes, 1993)
  • Ash of Stars: On the Writing of Samuel R. Delany, 1996
  • Gently Into the Land of Meateaters, 2000
  • Chester Himes: A Life, 2001
Recopilaciones
  • A Few Last Words, 1970
  • Limits of the Sensible World, 1994
  • Time's Hammers: The Collected Short Fiction of James Sallis, 2000
  • Sorrow's Kitchen, 2000 - poemas
  • Breaking Windows: A Fantastic Metropolis Sampler, 2003 - con Barrington J Bayley, China Mieville, Michael Moorcock y Jeff VanderMeer
  • A City Equal to My Desire, 2004
  • Potato Tree, 2007

15 comentarios:

Natalia D. dijo...

Sólo he leído “El tejedor” y me dejo la sensación de estar leyendo a un gran escritor, pero sólo apto para leer en determinados momentos porque su lectura es complicada (por los saltos temporales) y profundamente opresiva . Yo ni siquiera recuerdo haber percibido esos resquicios de esperanza de los que habla Alice; quizás el tiempo que hace desde que leí esa novela ha borrado en mi recuerdo esos resquicios, anulados por la sensación dominante de angustia vital.

FRANCISCO RUEDA dijo...

Me alegra que ya empiecen de nuevo las entradas en el blog tras las vacaciones, como siempre un placer leer tus impresiones Alice. En este caso no he leído ninguna novela de este personaje, pero lo tendré en cuenta, a pesar de que por lo que decís son de lectura compleja por los continuos saltos temporales. Pero bueno, quizá le de alguna oportunidad en el futuro. Un saludo.

Alice Silver dijo...

Natalia D, a mi El tejedor no me resultó muy opresiva ni angustiante. El resquicio de esperanza lo veo en que el protagonista vence sus adiciones, se libera de su pasado y se lanza hacia un futuro mejor... al menos en lo profesional. En Mariposa también hay cierta ternura.

Sí me pasó algo similar con La agonía del asesino, que no pertenece a la serie y cuyo desenlace ni siquiera entendí. Sus personajes si me parecieron oscuros y sus motivaciones incomprensibles...

Gracias Francisco/Demanio, sí ya estoy de vuelta con nuevas entradas preparadas... Creo que es interesante acercarse al escritor, al menos con una novela, es diferente a otros, no transita por el modelo habitual y eso siempre es recomendable.

José María dijo...

Hace años que empecé a leer libros de Sallis, y he de reconocer que son toda una experiencia como lector, pues son novelas de intriga con detective (o no, como la serie de Drive), que están escritas con un estilo extraordinario, y que de paso abordan toda una serie de temáticas que parecen acercarlas más al existencialismo de Camus, que a las novelas de género. Y tras leer sus libros he tenido la sensación de que me han pateado la conciencia, de que me han obligado a bucear por los rincones más oscuros y angustiantes del alma humana, pero he de reconocer que uno sale dolido, pero emocionado. Creo que no es una lectura que se pueda hacer de forma continua, pero que es necesaria para resetear nuestras motivaciones y ajustar nuestra visión de nosotros mismos y del entorno que nos rodea. Muy, pero que muy recomendable

Alice Silver dijo...

Un gran comentario José María, me ha impresionado aunque en mi no haya causado un efecto tan fuerte. No he leído Drive, pero vi la peli, no me convenció...

Julio dijo...

Me gustaron mucho mucho las novelas de Sallis/Griffin. Besos.

Alice Silver dijo...

No había visto la entrada sobre Griffin en tu blog Julio, aunque lo sigo habitualmente, lo he hecho ahora y dejo aquí el enlace para que otros la puedan disfrutar:
http://misqueridossabuesos.blogspot.com.es/2010/04/detectives.html

Julio dijo...

Muchas gracias Ali.

Crisantemo Rojo dijo...

A mí Drive no me convenció. Me hablaron muy bien de la película, así que me imaginé que el libro también merecería la pena. Es una novela bastante corta y aún así me costó seguirla y no pude acabarla. Da continuos saltos en el tiempo, que cortan el ritmo de la narración. Y algunas escenas me parecen, directamente, mal descritas. Pero, vamos, esa es solo mi opinión como lectora.
No obstante leeré algún libro de la serie de Lew Griffin para poder opinar. No cabe duda de que es un escritor consolidado dentro del género.

Alice Silver dijo...

Por nada Julio.

Sí, Crisantemo Rojo, yo también había oído maravillas de la película, pero me pareció muy fría, no me dijo nada...

detectives salvajes dijo...

Leí EL TEJEDOR en junio. Me gustó. Si encuentro alguna nota volveré para compartirla con mucho gusto. Y si no, manifiesto que intentaré seguirlo todo lo que pueda... ¡Hay tanto por leer! Un saludo a todos.

detectives salvajes dijo...

La pequeña anotación que hice:

"Acabando James Sallis... Me gusta... Para recordar: la cultura caju. (http://ca.wikipedia.org/wiki/Cajuns), la imagen queda fijada eN mi retina al leer: "... y ella siguió las leyes de la perspectiva a lo largo del túnel de embarque" (pág. 159) y finalmente, la irrenunciable referencia a la esclavitud que las casas llevan adherida en la historia de New Orleans: "LaVerne y yo encontramos una casa antigua justo detrás del Garden District con unas dependencias para los esclavos detrás. Allí es donde trabajo. Tengo una cadena estéreo y motones de discos de blues, un archivador, una mesa de despacho con pequeños compartimentos, otra mesa para la máquina de escribir, varios libros y no mucho más. Cucarachas, por supuesto. Enciendo las luces por las noches y las mesas pasan de negro a blanco" (pág. 164). Me gusta. Mucho."

Alice Silver dijo...

Gracias por compartir tus notas Detectives Salvajes, es muy interesante la reflexión sobre la esclavitud, la privación de libertad explícita y la que es consecuencia del miedo que se traduce en sumisión, de la que él huye desde joven siguiendo su propio camino. Un tanto al margen de los grupos por la lucha de derechos de la época con los que se cruza pero no se mezcla.

Li Xiaotao dijo...

Dejándome llevar por tu reseña y buscando por ahí y por allá me he topado con unos cuantos libros de Sallis incluyendo los cinco primeros de la serie de Lew Griffin..ya te contare que me parecen ;-)

Alice Silver dijo...

Espero con mucha curiosidad saber qué te parece Li.