miércoles, 10 de diciembre de 2014

Lic Salinas - Pedro Casals

Licinio "Lic" Salinas es abogado en Madrid en los años 80.

Estudió en colegios de curas y se licenció en la London School of Economics e hizo un master en la Harvard University, que se pagó trabajando en un McDonalds (!).

En 1981 tiene 38 años. Ojos oscuros, gafas de concha, piel olivácea. Algo más alto y delgado que el español medio.

Obsesionado por la libertad, trabaja como abogado independiente, especializado en empresas. Sospecha que unos pocos hombres poderosos, ocultos tras las pantallas de las multinacionales y las instituciones, rigen el mundo. Estudia a la gente, es un experto en la comunicación no verbal.

Vive en Madrid de martes a jueves. Tiene su casa y su despacho, alquilados, en la Plaza Mayor. Su secretaria es Marisa, tiene 50 años. Le ayudan en sus investigaciones el comisario Ruano de la Brigada de Delitos Económicos y el periodista Alex Comas.

Los fines de semana huye a una masía en Paratallada, también alquilada. Su única propiedad son dos coches: un Ford Fiesta en Madrid y un Escarabajo verde oliva en Barcelona y su barca de pesca, amarrada en Llafranc.

Soltero, tiene una relación con Ana, bailarina y algo más en el León Rojo y posteriormente dueña del pub Golden Lion en Capitán Haya. Busca prostitutas si se tercia.

Fuma puros canarios. Toma aspirina para prevenir los infartos. Le gustan los libros de Borges, escuchar a Chico Buarque, visitar salas de arte y jugar al dominó con Ana o Ruano.

En "El primer poder" Salinas tiene que buscar un inversor que lleve a cabo en España la implantación y capitalización de una empresa francesa dedicada a los chequeos y la dietética. Al cabo de unos meses el empresario a cargo de dicha tarea, es secuestrado.

"¿Por qué mataron a Felipe?" comienza con el asesinato del presidente del gobierno en Plaça Catalunya de Barcelona. Un miembro de una multinacional dedicada a construir refugios atómicos en el subsuelo de las grande ciudades contrata a Salinas para que demuestre su inocencia.

Comentario personal

"El primer poder" me ha resultado bastante aburrido. Su protagonista es poco atractivo, pretende ser inteligente pero actúa muy cortito, tampoco me ha agradado la forma en que trata a las mujeres. Desde el momento del secuestro la trama se vuelve absurda, la narración salta de un personaje a otro, sin avanzar. El final es conspiranoico e increíble, pretende revelar lo que está oculto y casi causa risa por lo simplón y artificial.

"¿Por qué mataron a Felipe?" ha envejecido mal, otra trama inverosímil: unos belicistas muy malos quieren desencadenar una guerra relámpago, mientras otros pacifistas, tampoco muy buenos, no quieren la guerra para poder vender sus productos a los ciudadanos. De nuevo la narración no avanza y está llena de repeticiones.

Desayuna huevos, bacon, tostadas con mermelada y té Ty Phoo en casa de su amante.

Almuerza o cena ensalada de bogavante con verduras en el restaurante Jaume de Provença; bocadillo de pollo, ensalada, mayonesa y huevo en el Kansas en Barcelona; arroz negro con Anna de Codorníu o pan con tomate y tortilla en su masía. En París: Buey con salsa marchand du vin y un plateau de fromages en el restaurante del piso 56 de la Torre Maine Montparnasse; ensalada Niçoise y cerveza en Maître Kanter; ostras Belon, solomillo poco hecho, champán Munn y quesos en el Val d'Isère o una flute (baguette con salchichas y queso Gruyère) por la calle. En Estados Unidos: Tee bone de buey con un golpe de fuego, helado de pistacho y bourbon o ensalada de palmitos, roastbeef, tinto de California y zumo de naranja.

Café a todas horas en su despacho.
 
Libros de Lic Salinas
  1. El primer poder, 1981
  2. El intermediario, 1983
  3. Anónimos contra el banquero, 1984
  4. ¿Por qué mataron a Felipe?, 1985
  5. ¿Quién venció en Febrero?, 1985
  6. La jeringuilla, 1986
  7. Disparando cocaína, 1986
  8. El señor de la coca, 1987
  9. Hagan juego, 1988
  10. El infante de la noche, 1992 - premio Ateneo de Sevilla 1992
  11. Las amapolas, 1995
  12. Recuerda que eres mortal, 1998
  • Salinas y el enigma de doña Soledad - relato en Negro como la noche, 1991

El autor

Pedro Casals Aldama nació en Barcelona en 1944. Se licenció en Derecho y en Psicología. Ha ejercido como profesor de Psicosociología en la Universidad Politécnica de Barcelona y de Literatura española en la Universidad de San Diego, California.

Comenzó a publicar la serie sobre Lic Salinas en 1981.

Otros libros
  • Adentros de mis arcanos, 1986 - poesía
  • Las hogueras del Rey, 1989

Infantil y juvenil
 
Serie Las aventuras de Héctor
  • Asesinato en la sala de profesores, 1989
  • El enigma de las monedas de oro, 1989
  • El fantasma de la casa del bosque, 1989
  • Héctor en Disneyland, 1989
  • El misterio de los traficantes de arte, 1989
  • El tesoro del acantilado, 1990

Serie El club de los ciberchavales
  • Enigma en Internet / Enigma a Internet, 1996
  • ¡Hilka secuestrada!, 1996
  • Un orangután en Colsserola, 1996
  • La secta del fin del mundo, 1996
  • Perdido en el ciberespacio, 1997
  • Piratas en la red, 1997
Otros

7 comentarios:

Alice Silver dijo...

Un comentarista anónimo recomendó este personaje hace tiempo en el Cajón de sastre:

Anónimo dijo...
Dos apuntitos de nada:
1.- Enhorabuena por el blog. Me ha encantado descubrir que hay mucha más gente por el mundo que conoce a Nastia, Vic, Benton, Parker, etc, etc.
2.- Me extraña que falte alguien, pero no veo por ninguna parte al abogado Licinio Salinas, protagonista de varias obras ambientadas en la España de la transición escritas por Pedro Casals.

6 de octubre de 2010, 7:32

CREUSSA dijo...

QUé pena que hayan envejecido mal las novelas de adultos. Yo leí alguno de los libros juveniles y creo recordar que me gustaron.

Alice Silver dijo...

No he leído las novelas infantiles Creussa, sólo las dos que menciono. Es posible que incluso evolucione dentro de la serie, más adelante Casals se centró en sus novelas en el submundo de la droga...

José María dijo...

Leí hace años tres libros de este autor, que deben ser de los últimos de la serie, pues hablaban fundamentalmente del mundo del tráfico de drogas. Eran entretenidos, un poco thriller-imposible, pero hablaban de un mundo de gente bien española, bastante cínica y sin escrúpulos, que dirigió, y dirige nuestra sociedad. El prota me parece que estaba bastante en esa onda, aunque a veces sobreactuaba, tanto en su aspecto repijo, como en sus hábitos e ingestas, en la línea de Carvalho, aunque menos snob y hortera, y sin el rollo autojustificativo y resentido del personaje de Vázquez Montalbán. A mí me gustaba de este tipo que no era un bueno, ni un héroe, ni un ladrón de guante blanco, simplemente era un aprovechado y un golfo, pero contaba historias de lo más interesante, sin grandes malestares emocionales, ni ninguna corrección política. Creo que todavía alguno de sus libros tienen una lectura.

Alice Silver dijo...

Gracias por aclararnos la evolución José María, quizás lo intente con alguno de esa época más adelante. Me parece muy bien traída la comparación con Carvalho, supongo que el personaje nació a rebufo. No sólo en el aspecto gastronómico si no también en la relación sentimental que establece con las mujeres...

Jokin Ibáñez dijo...

Verdaderamente han envejecido muy mal. En su momento me gustaron mucho, pero no aguantan una reelectura. El trato a la mujer, era el de su tiempo, de los ochenta, de los modernos y VIPs de la época. Ahora totalmente fuera de lugar, por lo menos, para el que suscribe. Tal como las mujeres fatales de los 40.

Alice Silver dijo...

Sí Jokin, tengo la misma sensación :) Casi me resultan más interesantes las mujeres fatales de los 40 que estas "amiguitas" de Salinas, que tampoco creo que hayan existido nunca salvo en la imaginación del autor.