martes, 8 de septiembre de 2015

George Smiley - John le Carré

George Smiley trabaja para el Servicio Secreto en Londres durante la época de la guerra fría.

Sus padres no eran importantes, no estudió en una buena escuela, no tuvo glorias militares. En 1928, mientras estudiaba en un mediocre colegio de Oxford, fue reclutado para trabajar en el Servicio Secreto.

Fue adiestrado en casas de campo por instructores anónimos, viajó por Sudamérica y Europa Central. Fue destinado a Alemania en 1930 y trabajó como profesor en una universidad de provincias detectando a aquellos estudiantes que podrían ser captados como agentes. Asistió al ascenso del nazismo y en 1937 volvió a Inglaterra desde donde viajó a otros países oculto bajo la tapadera de una empresa de armas.

En 1943 fue apartado del servicio y se casó con Lady Ann Sercomb. Su matrimonio duró dos años mientras él estaba "congelado" como profesor en Oxford. Más tarde vuelve al servicio intermitentemente, en contraespionaje o realizando trabajo burocrático o informes sobre las fuerzas militares tras el telón de acero.

Trabaja en Cambridge Circus, sede ficticia del Servicio Secreto. Vive en Bywater Street en Chelsea.

Pelo fino, gafas gruesas y redondas, bajo y regordete. Viste como un corredor de apuestas: trajes caros mal cortados que le quedan grandes y le hacen parecer un sapo con piel sobrante. Hace tiempo que no duerme ni descansa y sufre tics nerviosos que hacen que sus compañeros le apoden el topo.

Sus superiores le describen como un hombre con la picardía del diablo y la conciencia de una virgen. No le mueve una ideología clara, odia la cultura de masas, es un individualista y sólo persigue su satisfacción personal. Tiene una aguda percepción del colorido humano. Observa a sus coetáneos con una objetividad clínica y es capaz de captar su carácter, personalidad y fines. Solitario, prescinde de las relaciones personales. Enigmático, apacible, bondadoso, bien educado, preocupado. Es un sentimental y su exilio le ha hecho añorar su país natal. No responde al estereotipo del espía temerario y brillante que describen las novelas. Su objetivo es pasar desapercibido. En sus interrogatorios adopta la postura del camaleón, se funde con la persona a la que investiga.

Su única afición es leer y estudiar olvidados poetas alemanes del siglo XVII.

En "Llamada para el muerto" un miembro del Foreign Office que había sido entrevistado por Smiley por su pasado comunista, se suicida. Smiley no entiende el motivo pues estaba exculpado y así se lo hizo saber.

En "Asesinato de calidad" la mujer de un profesor es asesinada en un colegio universitario. Había pedido ayuda a la redactora de una revista cristiana, antigua compañera de Smiley durante la guerra. Ella le pide que investigue.

En "El espía que surgió del frío" Alec Leamas que trabaja en el Servicio Secreto en Alemania Federal, ve como un agente de Alemania Oriental ha eliminado a toda su red. De vuelta en Londres planea su venganza. En esta ocasión Smiley es sólo un secundario.

Comentario personal

Me han gustado novelas de le Carré. Son muy amenas, con un ritmo acertado, personajes consecuentes y un giro de tuerca final. El autor es muy bueno dibujando ambientes y personalidades. Como en otros autores ingleses está muy presente el tema de las clases sociales.

Sus diálogos son inteligentes. En las de espías su mensaje principal es mostrar cómo el comunismo, un sueño de paz y libertad al que se han unido intelectuales y personas nobles de occidente buscando un mundo más igualitario, se ha convertido en una pesadilla de hombres sin humor y fantasía que siguen a ciegas la doctrina, unos por ideales, otros por poder, convirtiéndoles en asesinos y espías. En el otro lado, el capitalismo, no tiene una ideología clara que defender, quizás la libertad y la patria, pero adopta armas similares para enfrentarse a lo que en esa época parecía su eterno enemigo.

"Asesinato de calidad" es la más policíaca de las tres que he leído. En esta ocasión Smiley ejerce de detective y se funde perfectamente con el ambiente cerrado de un colegio universitario.

Para comer: solomillo y oporto en el club de Londres, pan y queso con cerveza en casa de un amigo.

Novelas protagonizadas por Smiley
  1. Llamada para el muerto (Call for the Dead, 1961)
  2. Asesinato de calidad (A Murder of Quality, 1962)
  3. El topo (Tinker, Tailor, Soldier, Spy, 1974)
  4. El honorable colegial (The Honourable Schoolboy, 1977)
  5. La gente de Smiley (Smiley's People, 1979)

Novelas en las que Smiley es un secundario
  1. El espía que surgió del frío / El espía no vuelve (The Spy Who Came in from the Cold, 1963)
  2. El espejo de los espías (The Looking Glass War, 1965)
  3. El peregrino secreto (The Secret Pilgrim, 1990)

Películas y series de TV

Películas
  • El espía que surgió del frío (The Spy Who Came in from the Cold, 1965). Reino Unido. Director: Martin Ritt. Intérpretes: Richard Burton (Alec Leamas), Rupert Davies (Smiley)
  • Llamada para el muerto (The Deadly Affair, 1966). Reino Unido. Director: Sidney Lumet. Intérprete: James Mason (Smiley se llama Charles Dobbs)
  • El espejo de los espías (The Looking Glass War, 1969). Reino Unido. Director: Frank Pierson. Intérprete: Anthony Hopkins (John Avery)
  • El topo (Tinker Tailor Soldier Spy, 2011). Francia – Reino Unido – Alemania - Director: Tomas Alfredson. Intérprete: Gary Oldman (Smiley)

Televisión
  • Calderero, sastre, soldado, espía (Tinker Tailor Soldier Spy, 1979). Miniserie de 7 capítulos de TV. Reino Unido. Director: John Irvin. Intérprete: Alec Guinness (Smiley)
  • Los hombres de Smiley (Smiley's People, 1982). Miniserie de 6 capítulos de TV. Reino Unido. Director: Simon Langton. Intérprete: Alec Guinness (Smiley)
  • Asesinato de calidad (A Murder of Quality, 1991). Película para TV. Reino Unido. Director: Gavin Millar. Intérprete: Denholm Elliott (Smiley)

El autor

John le Carré es el seudónimo de David John Moore Cornwell.

Nació en 1931 en Poole, Dorset. Comenzó sus estudios en la Sherborne School, un año de filología alemana en la Universidad de Berna yse graduó en el Lincoln College de Oxford en Lenguas modernas.

Fue profesor en Eton entre 1956 y 1958. Ingresó en el Foreign Office y fue destinado primero a Bonn y más tarde a Hamburgo. En 1961 publicó su primera novela Llamada para el muerto. Su tercera novela, El espía que surgió del frío, le haría famoso.

Web del autor: www.johnlecarre.com (en inglés)

Otros libros

Novelas

Relatos
  • Dare I Weep, Dare I Mourn?, 1967
  • What Ritual is Being Observed Tonight?, 1968
  • The Writer and the Horse, 1968
  • The King Who Never Spoke, 2009
No ficción
  • ¿El traidor del siglo? / El traidor del siglo (The Good Soldier, 1991) - en el recopilatorio Granta 35: The Unbearable Peace, 1991
  • En la corte de Ronnie (In Ronnie's Court, 2002)
  • The United States Has Gone Mad, 2003 - en Not One More Death, 2006 - con Richard Dawkins, Brian Eno, Michel Faber y Harold Pinter
  • Volar en círculos (The Pigeon Tunnel: Stories from My Life, 2016) - Autobiografía

11 comentarios:

Alice Silver dijo...

Algunos comentarios de otras entradas:

Ricardo dijo...
John Le Carré, que es un escritor que me encanta y del que lo recomendaría todo.
Alice, no he leído "Una pequeña ciudad de Alemania", pero Le Carré es muy fiable y seguro que vale la pena. "Nuestro juego" es muy buena, como también lo son los 3 libros de George Smiley y su enemigo Karla ("El topo", "El honorable colegial" y "La gente de Smiley"). Otras dos novelas espléndidas son "Un espía perfecto" y "El espía que surgió del frío", que seguramente es la más conocida. Unos me han gustado más que otros, pero ningún libro de Le Carré me ha defraudado.
Saludos.

20 de enero de 2010, 11:43

ferdi dijo...
Hola Alice,
En un comentario dijiste que no te van las de espías y que no había ninguno en el blog y lo comprendo por la composición del mismo, pero es una lástima que no hagas una excepción con John Le Carré, para mí uno de los mejores escritores, y no solo de la novela de espías, con un dominio del lenguaje que se refleja, quieran ellos o no, en todos sus traductores. Leí hace mucho tiempo bastantes de sus novelas, pero en el año 2001 salió una colección de sus libros en Planeta DeAgostini; la biblioteca John Le Carré, y fue un auténtico placer releerlos. Lo último que leí de él fue un librito, La canción de los misioneros, que me reafirmo en mi opinión.

14 de noviembre de 2010, 19:53

Megan Barrow dijo...

Alicia, aquí has dado con una de mis debilidades, las novelas de John Le Carré, George Smiley, su exterior amable y blandito y su interior de acero, la primera que cayó en mis manos fue la que en español se titula El topo de ahí a las anteriores a las posteriores, creo que he leído toda, o casi toda la producción de Le Carré, y nunca ha llegado a decepcionarme, las novelas me habrán gustado más o menos, pero decepcionar ninguna.

Alice Silver dijo...

Megan, yo hasta ahora sólo había leído Una pequeña ciudad alemana y no me llamó mucho la atención. Pero este verano cayó en mis manos por casualidad Asesinato de calidad y he acabado leyendo tres. Me ha sorprendido este Smiley tan matizado, como dices, blandito y duro o como dicen sus jefes "un hombre con la picardía del diablo y la conciencia de una virgen".

Ferdi dijo...

Saludos por esta nueva temporada. Me reafirmo en lo escrito en el 2010, uf... como pasa el tiempo, y me alegra que hayas incluido en el block a John Le Carré.
Bueno, me encuentro entre sesiones de quimio, que me dejan la vista hecha polvo, esperando el nuevo libro de mi escritora favorita que, ¿supongo?, estará al caer. Saludos para todos y me alegra que esto siga avanzando pues yo lo sigo casi diariamente. y como diría el malogrado "El Cifu" achuchones para todos.

Alice Silver dijo...

Ferdi, no sabes cuanto lo siento, espero que todo vaya bien, ya nos irás contando cómo evolucionas. El libro de tu escritora favorita creo que sale el 7 de octubre. Un abrazo (o un achuchón) muy muy grande.

Natalia D. dijo...

Lo primero, un fuerte abrazo para Ferdi junto con mis mejores deseos para su pronta recuperación.
Y sobre Le Carré... me gustan mucho los de Smiley; consigue una crear un ambiente absolutamente real de lo que debió de ser aquella época (el trasfondo de la guerra fría, con la historia apasionante de Philby y “los de Cambridge”). Y que grande la interpretación que hizo Alec Guinness del personaje… recuerdo especialmente lo bien que reflejaba la contradicción entre la eficacia profesional de Smiley y su triste vida privada. Esa es una característica que suele darse en los mejores personajes de Le Carré: la capacidad de enamorarse intensamente (El sastre de Panamá, El jardinero fiel, La casa Rusia…)
En cualquier caso, además de tener la ventaja de conocer muy bien, y desde dentro, el mundo del espionaje del que suele hablar en sus novelas, Le Carré es un gran escritor que me ha hecho disfrutar mucho.

Alice Silver dijo...

Veo que eres toda una especialista Natalia D. Cuando yo voy, tu vuelves :). La mayoría de las obras que mencionas las conozco del cine, no de los libros. Buscaré la serie de Alec Guinness.

José María dijo...

Antes de nada un fuerte abrazo para Ferdi, espero que el calvario de la quimio te devuelva la salud.
Y en cuanto a Le Carré, para mí, como lector, es el mejor novelista de género que he leído. Tiene unas tramas apasionantes, unos personajes riquísimos, llenos de matices y contradicciones, a los que se acerca con respeto y diría que con cariño, y tiene un estilo deslumbrante, que es capaz de enredarte mientras se van mostrando las diversas facetas de la trama. Recomendaría especialmente los primeros capítulos de muchas de sus novelas, que te van mostrando con pequeños detalles la historia y, como de paso, la personalidad de aquellos que van a ser atrapados por la trama, con una prosa sencillamente exquisita. En cuanto a Smiley, me deslumbró ese espía gordito, bajito, nada atlético, que con sus ojos de miope debe entender los oscuros hilos de las brutales historias que cuenta. Y como señalaban más arriba, es un hombre de convicciones, pero no un fundamentalista de la causa, a la que sirve pero no adora. Me ha parecido magnífico que dejara a este héroe bueno para pasar a contar historias de gente que tiene que intervenir en complejas y violentas historias de espionaje donde los servicios secretos, sean de la potencia que sean, son una colección de canallas y psicópatas, y donde se canta al amor, la vergüenza, y eso que es tan difícil de mostrar como es el honor, y cuestionando muy seriamente los hechos y las actitudes de los países occidentales en sus relaciones con el resto del mundo. A ver si los académicos suecos están un año inspirados y le dan de una puñetera vez el Nobel a un brillante escritor que ha contado grandes historias con grandes personajes. Perdona Alice, que esto me ha quedado muy largo, pero has ido a empezar la temporada con uno de mis autores favoritos. ¡¡Enhorabuena!!

Alice Silver dijo...

No tienes que disculparte José María, es un gran y apasionado comentario. No sabía que eras tan admirador del autor. Me gusta empezar la temporada bloguera fuerte, a ver si así os engancho, por eso he elegido un autor de plena actualidad y a un semiclásico. A destacar la riqueza de matices que mencionas, tanto en las tramas como en los personajes, nada es plano y se agradece...

Anónimo dijo...

Excelente artículo

Alice Silver dijo...

Gracias :)