martes, 22 de septiembre de 2015

Isidro Parodi - H. Bustos Domecq (Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares)

Isidro Parodi era el dueño de una barbería la calle México, en el barrio Sur de Buenos Aires, Argentina. Acusado injustamente de un crimen que no cometió, pasa sus 21 años de condena en la celda 273 de la Penitenciaría Nacional. Allí recibe la visita de distintos personajes que le plantean enigmas y a todos ellos ofrece la solución.

Cuarentón, obeso, con la cabeza afeitada y los ojos singularmente sabios. Fuma Sublimes y ceba su mate en un jarrito celeste. Sedentario a la fuerza, sentencioso, escucha los relatos de sus visitantes y gracias a su mente privilegiada es capaz de encontrar la verdad que se oculta tras las apariencias.

En "Las doce figuras del mundo" un hombre vive pensando que mató a alguien en el trascurso de una ceremonia de iniciación. Parodi le demuestra cómo fue el engaño.

En "Las noches de Goliadkin" un actor ha sido acusado de haber arrojado una persona del tren y solicita la ayuda del detective.

En "El dios de los toros" un mediocre escritor le propone que le ayude a recuperar unas cartas comprometidas.

En "Las previsiones de Sangiácomo" le solicitan que investigue el suicidio de una señora de buena sociedad.

En "La víctima de Tadeo Limardo" el huésped de un hotel le pide que investigue un asesinato.

En "La prolongada busca de Tai An" sigue la historia de un inmigrantes chinos que intenta recuperar una joya robada.

En "Un modelo para la muerte" Parodi recibe varias visitas en la cárcel que le hablan de un asesinato.

En "Penumbra y pompa" encontramos a Parodi trabajando en una peluquería enfrente del Departamento de Policía Central, ha escapado de la cárcel un día en que dejaron las puertas abiertas.

Comentario personal

Parodi es como su propio nombre indica, una parodia del detective de novela que resuelve misterios gracias a su mera inteligencia.

Los relatos están escritos con retranca e ironía y tienen un montón de referencias culturales, la mayoría de las cuales se me escapan. Los personajes se suceden cambiando de rol, de protagonistas a secundarios. Son retratos perfectos de literatos, actores, intelectuales, parlanchines, petimetres pagados de si mismos, incautos botarates… Los autores juegan con los prejuicios, los lugares comunes y tienden una mirada lúcida, socarrona y tierna sobre su mismiedad argentina. Utilizan un maravilloso lenguaje que bebe de la literatura argentina, española y universal.

Sin embargo tanta referencia acaba haciéndose pesada y los personajes cargantes. Los dos primeros relatos resultan sorprendentes pero el resto se van volviendo más y más pesados hasta culminar en "Un modelo para la muerte",  francamente insufrible e incomprensible. Los mismos autores reconocieron que el asunto se les había ido de las manos y que escribían tan apegados a sus propios referentes que sólo se entendían ellos.

Para comer: empanadas.

Relatos de Isidro Parodi
  • Seis problemas para Don Isidro Parodi, 1942
    • Las doce figuras del mundo, 1941
    • Las noches de Goliadkin, 1942
    • El dios de los toros, 1942
    • Las previsiones de Sangiácomo, 1942
    • La víctima de Tadeo Limardo, 1942
    • La prolongada busca de Tai An, 1942
  • Un modelo para la muerte, 1946 - B. Suárez Lynch
  • Penumbra y pompa, 1969 - En Nuevos cuentos de Bustos Domecq, 1977

El autor

H. Bustos Domecq es el seudónimo de Jorge Luis Borges (Buenos Aires, agosto de 1899 -Ginebra,  junio de 1986) y Adolfo Bioy Casares(Buenos Aires, septiembre de 1914 - Buenos Aires, marzo de 1999) utilizaron para escribir conjuntamente. Crearon el nombre a partir del nombre de sus bisabuelos Bustos era el de Borges y Domecq el de Bioy.

Los autores fueron compiladores de varias colecciones de relatos policíales y en 1945 crearon una de las mejores colecciones de novelas policíacas: El Séptimo Círculo.

Otros relatos
- Dos fantasías memorables, 1946
  • El testigo
  • El signo
- Crónicas de Bustos Domecq, 1967

- Nuevos cuentos de Bustos Domecq, 1977
  • Una amistad hasta la muerte
  • Más allá del bien y del mal
  • La fiesta del monstruo
  • El hijo de su amigo
  • Penumbra y pompa
  • Las formas de la gloria
  • El enemigo número 1 de la censura
  • La salvación por las obras
  • Deslindando responsabilidades

9 comentarios:

Alice Silver dijo...

Un comentario del Cajón de sastre:

Marcelo Pérez dijo...
Hola
Noto con cierta tristeza, en un blog tan exhaustivo, la ausencia de Jorge Luis Borges y alguno de sus personajes, como Don Isidro Parodi (en colaboración con A. Bioy Casares), o de cuentos memorables como " la muerte y la brújula" y "el jardín de senderos que se bifurcan", que trascienden incluso el género policial. Muy bueno el blog, igualmente, felicitaciones y gracias, hay gran cantidad de autores que aún no he leído

5 de junio de 2014, 7:11

Adol dijo...

No tenía ni idea de que Borges hubiera escrito relatos detectivescos. Claro que Borges es uno de mis grandes pendientes ahora que quiero ir leyendo novelas anteriores al año 2000. Tengo que buscarlo. Son tantos los libros que faltan por leer y comentar por las redes... Un saludo.

Detective dijo...



Hice el intento de leer este libro hace algunos años sin éxito. Me encantan Borges y Bioy Casares, pero este libro me resultó muy pensado y lo tuve que dejar. Igual y le vuelvo a dar una oportunidad pero hasta dentro de algún tiempo.

Natalia D. dijo...

Yo también lo intenté (en la misma edición que figura en esta entrada) y también me rendí... Sin embargo, les estoy muy agradecida porque a su antología "Los mejores cuentos policiales" le debo haber conocido a algunos autores que me han gustado mucho (por ejemplo Kemelman).

Alice Silver dijo...

Yo tampoco lo sabía Adol, hasta que lo comentó Marcelo. Había leído hace años algún relato de Borges pero más del tipo misterio. Lo más sorprendente es que un día rebuscando en la segunda fila de mis estanterías apareció el libro y no recordaba ni haberlo comprado, así que me pareció el momento perfecto para leerlo y poder escribir la entrada.

A mi también me ha resultado pesado Detective, sobre todo porque los leí uno detrás de otro y al llegar al último ya me reventaba la cabeza. A quien se acerque a ellos por primera vez le aconsejaría leerlos espaciados... en cualquier caso como comento, creo que al final se les fue la pinza y sólo se entendían ellos.

Natalia D, a mi me encanta la colección de El séptimo círculo, es un placer cuando me cruzo con los libros en cualquier tienda de viejo y me puedo hacer con alguno de ellos.

Holmes-Watson dijo...

Este libro lo leí hace muchos años pero además de resultarme muy pesado la gran cantidad de palabras propias del castellano hablado en Argentina que hay en el hacen complicada la lectura

Alice Silver dijo...

Coincido en que me resultó pesado Holmes-Watson, sin embargo me agrada mucho acercarme a otras formas del español, aunque algunas palabras se me escaparan

Gabriel Sime dijo...

Aunque coincido en que se hace muy pesado el lenguaje y a veces hasta tanta metafora; yo lo disfurte bastante el de "seis enigmas... " Me encanto el de la "la busqueda de... " Y tambien "la victima de Tadeo... " Los que si no pude pasar ni con agua fueron "el dios de los toros" y el del escritor con sus cartitas. Pero en general me gusto.

Alice Silver dijo...

Coincido contigo Gabriel, me gustó acercarme a la obra de estos grandes autores aunque sus relatos resultaran pesados de digerir, no probé con agua :)