martes, 31 de mayo de 2016

Georges Dupin - Jean-Luc Bannalec (seudónimo de Jörg Bong)

Georges Dupin es comisario de policía en Concarneau, Bretaña, Francia.

Su padre fue policía, murió con 41 años. Su madre es comerciante de antigüedades. Tiene una hermana.

Alto y fuerte, de espaldas anchas. Suele vestir pantalón vaquero y polo. No tiene pareja fija, sólo alguna aventura ocasional. Conduce un viejo Citröen XM azul oscuro.

Le trasladaron desde París hace dos años y siete meses por problemas con un político. Le cuesta controlar su ira aunque está aprendiendo. Los bretones le consideran un recién llegado.

Rápido, diestro y preciso. Toma notas desordenadas sobre sus investigaciones en su libreta roja Clairefontaine. Intenta conocer la esencia de los individuos a través de sus rutinas.

Su secretaria es Nolwenn, 60 años, bajita, pelo rubio. Extraordinaria, práctica e infatigable.

Colaboran con él dos inspectores: Le Ber, treinta y tantos, meticuloso, rápido y listo y Labat, en la treintenta, grueso, calvo, con orejas de soplillo, estrecho de miras, solícito,y servil y ambicioso. Su superior es el prefecto Guenneugues.

En "El misterio de Pont-Aven" el dueño del Hotel Central de Pont-Aven ha sido asesinado y Dupin y su equipo se trasladan al pueblo, conocido por las visitas de Gauguin y otros pintores, para investigar.

Comentario personal

Novela sencilla, algo flojita, fácil de leer. Protagonista de los que me ponen nerviosa porque no facilita información a su equipo (ni al lector), les trata como recaderos, desatiende el teléfono, se deja llevar por iluminaciones, piezas que encajan mientras pasea, para resolver la investigación. Abunda, como sólo un extranjero suele hacerlo, en los detalles locales y típicos, la singularidad bretona.

Dupin desayuna café y croissant en L'Almiral o gâteau bretón. Come palourdes grises (almejas) y lomos de salmonete a la parrilla con vino Sancerre frío; ostras del Belón y rape a la parrilla con flor de sal pimienta y limón; cigallas, rilletes de vieiras, queso de cabra bretón y pan Dolmen de cereales con tinto Faugères o un bocadillo de jamón y queso y después un café con leche (creo que eso nunca lo haría un francés). Cena entrecot con vino Languedoc. Bebe agua Badoit y de vez en cuando un Lambing, aguardiente de sidra bretón.


Libros del Comisario Dupin

  1. El misterio de Pont-Aven (Bretonische Verhältnisse: Ein Fall für Kommissar Dupin,  2012)
  2. Muerte en las islas (Bretonische Brandung: Kommissar Dupin zweiter Fall, 2013)
  3. Un crimen bretón (Bretonisches Gold: Kommissar Dupins dritter Fall, 2014)
  4. Un cadáver en Port du Belón (Bretonischer Stolz: Kommissar Dupins vierter Fall, 2015)

Películas para televisión
  • Kommissar Dupin - Bretonische Verhältnisse, 2014. Alemania. Director: Matthias Tiefenbacher. Intérprete: Pasquale Aleardi (Dupin)
  • Kommissar Dupin - Bretonische Brandung, 2014. Alemania. Director: Matthias Tiefenbacher. Intérprete: Pasquale Aleardi (Dupin) 
  • Kommissar Dupin - Bretonisches Gold, 2015. Alemania. Director: Thomas Roth. Intérprete: Pasquale Aleardi (Dupin)
  • Kommissar Dupin - Bretonischer Stolz, 2017. Alemania. Director: Thomas Roth. Intérprete: Pasquale Aleardi (Dupin) - En rodaje
  • Kommissar Dupin - Bretonische Flut, 2017. Alemania. Director: Thomas Roth. Intérprete: Pasquale Aleardi (Dupin) - En rodaje

El autor

Jean-Luc Bannalec  es el seudónimo de Jörg Bong. Nació en 1966 en Bonn, Bad Godesberg, Alemania. Estudio Literatura alemana, filosofía, historia y psicología en la Rheinische Friedrich-Wilhelms-Universität de Bonn y en la Johann Wolfgang Goethe de Fráncfort. Ha sido asistente de investigación. Desde 1997 trabaja para la editorial S. Fischer Verlag y vive en Fráncfort. Es co-redactor en jefe de la revista literaria Neue Rundschau.

Con el seudónimo Jean-Luc Bannelec comenzó a publicar en 2012 las novelas del comisario Dupin.

Otros libros
  • Die Auflösung der Disharmonien, 1993, 
  • Texttaumel: Poetologische Inversionen von Spätaufklärung und Frühromantik,‎ 2000,
  • Verwünschungen, 2001 - con Oliver Vogel 
  • Kleines deutsches Wörterbuch,‎ 2002 - con Florian Illies
  • Rituale des Alltags, ‎ 2002 - con Silvia Bovenschen
  • Aber die Erinnerung davon : Materialien zum Werk von Marlene Streeruwitz,‎ 2006 - con Roland Spahr y Oliver Vogel
  • Frankfurt, 2009

9 comentarios:

Alice Silver dijo...

Del Cajón de sastre:

Anónimo dijo...
Acabo de leer una policíaca ¿francesa?, muy entretenida: El autor, Jean-Luc Bannalec parece un pseudónimo. El título, "El misterio de Pont-Aven": Ocurre en Bretaña, con un comisario, Dupin, llegado de París. Interesantes las alusiones a otros detectives -Maigret, por ejemplo-, a los pintorescos bretones, costumbres, etc.

22 de octubre de 2013, 23:11

Marion dijo...
Quisiera referirme a Bannalec. Leí EL MISTERIO DE PONT AVEN, y disculpen mi atrevimiento, pero me resulto una aventurilla policial sin mucho mérito, con unos diálogos casi infantiles y repetitivos que me inclinaron al abandono del libro. Menos mal que no lo hice pues la descripción de la Bretaña francesa fue apoteósica! Minuciosa descripción de costumbres e idiosincrasia.
Sus paisajes impactantes, su luz especial. Reducto preferido de intelectuales franceses y famosísimos pintores como Gauguin, Bernard y Laval. Una queda extasiada.
Por seguir nutriéndome de Bretaña, seguí con Bannalec en MUERTE EN LAS ISLAS.
Y otra vez sucedió lo mismo. Descripción de costumbres, gastronomía y paisajes, de maravilla. Quedándome grabada como si la hubiera visto "la luz especial del mar en noches de luna llena" pero la acción policial anodina, diálogos repetitivos hasta el cansancio, acopio de datos sin llegar a suspenso, tan pesados que hice lo que nunca hago, saltar paginad para llegar al final que, como era previsible, tampoco me convenció.

18 de noviembre de 2015, 19:38

Megan Barrow dijo...

La verdad que si bien la primera me entretuvo, he leído las tres en un rapto de masoquismo sin precedentes, las siguientes y la primera también, me dieron la impresión de estar leyendo unos folletos de la Oficina de Turismo de Bretaña, y lo cierto es que ni ellos andan tan salidos de madre.
Las tramas no son nada del otro mundo, el comisario es un tanto "à sa façon", como dicen los franceses, y el autor se pasa, y con mucho, en su cántico a Bretaña, que es bonita, sí, pero bueno, tampoco para aguantar 3 novelas policíacas, en las que parece que el crimen es lo de menos, y lo importante La Bretaña, sus paisajes y sus gentes (y lo listísimos que son).

CREUSSA dijo...

Yo también leí el primer libro y no me quedé con ganas de más.

Alice Silver dijo...

Sí Megan, yo la he encontrado entretenida aunque la valoración final haya sido de flojilla. Como Creussa no creo que me anime con más a no ser que vuelva por tierras bretonas y busque lecturas para acompañar (en su momento me llevé El perro amarillo de Simenon cuando visité Concarneau). Y una curiosidad ¿encuentra pareja Dupin en los libros? me ha parecido ver un inicio de algo con la profesora de arte, pero no se, no se.

José María dijo...

Sin ser nada extraordinario, las novelas de este autor son entretenidas, y a pesar del hermetismo del protagonista, resultan muy interesantes sus tramas. Y además hace de guía turístico de la Bretaña francesa, enseñando sitios cojonudos. A mí me gustó especialmente la segunda novela por el escenario náutico que relata… y, además, lo hace muy bien. No sé si es para hacerse perdonar el no ser bretón, pero a veces se pone un poquito pesado conque todo en Bretaña es la leche…

Megan Barrow dijo...

Bueno, Alicia, hasta ahora y no voy a repetir lectura del Canto a Bretaña (así llamo yo a las novelas del Bannalec), si que tiene un arreglo, o intenta tenerlo, con una cirujana de París, con la que parece, en algún momento se apunta, tuvo una relación "seria" antes del traslado a Bretaña. Hasta ahora, la relación es muy secundaria. No sé en las futuras, pero lo tendrá que contar otro lector, porque no creo que vuelva a meterme otro libro de la serie entre pecho y espalda.

José María, me encantan tus eufemismos, "un poquito pesado", o bueno, no es un eufemismo, y tu capacidad de leer panfletos es superior a la mía. :-)

Alice Silver dijo...

A mi la trama me ha parecido algo disparatada José María y el método de investigación bastante surrealista... Este autor alemán, me ha recordado al autor inglés de Bruno, dos extranjeros mostrando una Francia campesina e idealizada... para curarme estoy leyendo a Izzo que nos acerca a las cités de Marsella sin ningún tipo de idealismo pero sin tanta desesperanza como Manotti.

Gracias por la información sobre la vida sentimental de prota Megan, pronto sale la cuarta, a ver si hay otro "masoca" que nos cuente cómo sigue :).

Lander Berges dijo...

Yo he leído las 3 primeras novelas y vale con no son la leche, pero sabe que juega en las novelas de entretenimiento veraniego. Son como pequeñas vacaciones cuando no puedes salir de tu casa. Pont Aven es la mejor.

Alice Silver dijo...

Lander, me gusta la idea de las novelas que te llevan de vacaciones cuando no puedes salir de tu casa, aunque a este paso con tanta novela veraniega, no vamos a tener tiempo de coger vacaciones de verdad :)