miércoles, 15 de julio de 2009

Pepe Carvalho - Manuel Vázquez Montalbán

José Carvalho Larios, más conocido como Pepe Carvalho, es hijo de inmigrantes gallegos, que pasando por Cuba y Madrid han terminado viviendo en Barcelona. Cuando estudiaba militó como comunista y pasó unos meses en la cárcel. Fue lector de español en una universidad del Medio Oeste de Estados Unidos, trabajó como traductor para el Departamento de Estado. Su mujer, Muriel, le abandonó con su hija de 9 meses, entonces ingresó en la CIA donde trabajó más de 9 años. Cuando estaba a punto de conseguir un puesto importante en un país sudamericano decidió abandonar.

Ahora trabaja como detective privado (huelebraguetas) en un despacho de 30 metros en las Ramblas. Investiga todo tipo de delitos, desde infidelidades conyugales a asesinatos o desapariciones.

Alto, moreno, viste ropas de sastre o trajes de rebajas que lleva de un modo desaliñado. Vive en Vallvidrera (Barcelona), en una pequeña villa alquilada.

Tiene la extraña y conocida afición de quemar sus libros queridos en la chimenea. Dice en "Asesinato en el comité central" que su etapa de comprador de libros terminó a principios de los 70 cuando se sorprendió a sí mismo esclavo de una cultura que le había separado de la vida.

Mantiene durante 20 años una relación intermitente y no exclusiva con Charo, prostituta, que acabará retirándose del oficio y abandonándole para trabajar como recepcionista en un hotel de Andorra.

Otros personajes habituales en sus novelas son:
- Biscuter, su ayudante y cocinero, con el que compartió unos meses de cárcel.
- Bromuro, limpiabotas y autor de una importante teoría de la conspiración sobre el atontamiento de la población merced al vertido de bromuro en las aguas públicas.
- Su vecino Fuster, embajador de Villores y compañero de comidas a horas intempestivas.

Escéptico, piensa que todo el mundo tiene la ideología que necesita para justificar su propia vida. Se declara políticamente neutral. No cree en el sistema pero lo sirve ayudando a eliminar de él a los que delinquen. Desecha la lógica y el análisis sobre el mundo actual, limita sus emociones a la piel.

En Carvalho encontramos la máxima expresión del detective gourmet, le acompañamos al mercado de la Boquería o a pequeñas tiendas para elegir los mejores ingredientes y le vemos cocinar desde simples canapés de salmón hasta magníficos arroces o fideos a la cazuela. Todo ello acompañado por los vinos más adecuados para cada plato y situación. También disfruta de los restaurantes, desde los más populares, a los más exquisitos. Recorre la geografía española y mundial descubriéndonos también las gastronomías de otros países. La gente que no sabe comer le produce una inmensa tristeza.

Con Carvalho recorremos Barcelona y sus alrededores. Unas Ramblas donde todavía pían los periquitos, los barrios altos, el Borne... No le gusta la Barcelona post-olímpica: "Es como si sobre ella hubieran pasado aviones fumigadores que han matado todas las bacterias que le permitían sobrevivir". En sus numerosas novelas también viajamos a Madrid, Amsterdam, Las Vegas, Buenos Aires...

Imprescindible para conocer a Pepe Carvalho: Página de Vespito sobre Manuel Vázquez Montalbán.

Comentario personal

Al leer y releer las novelas de Carvalho nos encontramos con una magnífica radiografía de la reciente historia de España y algunos de los episodios más significativos de las últimas décadas.

Sólo menciono las últimas que he leído:

"Yo maté a Kennedy" es un experimento en el que Montalbán nos presenta a Carvalho, supuesto guardaespaldas de la familia Kennedy. El autor desvaría sobre todo lo divino y humano, desde la arquitectura a la crítica literaria de un modo a veces agudo y divertido y otras en extremo farragoso.

En "Tatuaje", de la mano de un Carvalho treintañero camino de los 40, encontramos un magnífico retrato de los años 70: Las pelis porno, el gato Fritz, los hippies, la emigración española, el contraste entre Amsterdam y Barcelona. Una época donde abundan las pelucas y sin embargo el oficio de tatuador parece a punto de desaparecer (cada época adopta sus máscaras). Donde el protagonista viaja en avión con 2 navajas y una pistola en el bolsillo (!).

En "La soledad del manager" Carvalho investiga el asesinato de un empresario que conoció cuando trabajaba para la CIA en EEUU. Las Vegas todavía no se había convertido en un inmenso parque temático, Sinatra era propietario del Sands y Presley se disfrazaba de sí mismo. Ahora, en 1977, Carvalho es detective privado, España está despertando a la democracia y Cataluña buscando definirse. Los jóvenes militantes de antaño se han reconvertido en políticos y empresarios que se reparten el pastel. La gente se manifiesta en las calles, reprimida por unos policías oscuros, muy diferentes de "Los hombres de Harrelson" que emiten por televisión.

El cadáver de un constructor, que abandonó familia y trabajo hace un año buscando "Los mares del sur", aparece apuñalado en un descampado de Barcelona. Carvalho debe averiguar que sucedió durante su ausencia. Visita las lujosas viviendas de los poderosos, de dinero antiguo y nuevo, conseguido especulando con la construcción de un barrio obrero, para terminar asomandose a la miseria de aquellos que empeñan todos sus ingresos en conseguir un hogar que se viene abajo.

En "Asesinato en el Comité Central" el secretario del Partido Comunista es apuñalado durante un congreso, hay 139 sospechosos, los miembros del comité central. El partido encarga a Carvalho que se ocupe del caso y este viaja a Madrid, una ciudad que sólo ha aportado a la cultura gastronómica los callos, el cocido y la tortilla del Tío Lucas. La novela me ha resultado pesadísima, con muchísimas reflexiones sobre la evolución del comunismo que hoy resultan tremendamente obsoletas.

"El premio" retrata sin piedad el mundillo de los "letraheridos". Ambientado en los últimos meses de gobierno del PSOE de Felipe González, Montalbán utiliza la excusa de la entrega de un premio literario para verter sus opiniones sobre el momento y retratar a escritores, académicos, libreros, tiburones empresariales y políticos, algunos de ellos reales y otros a caballo entre a imaginación y la realidad. Inolvidable el diálogo a la salida del Café Gijón con Juan José Millás.

Libros de Pepe Carvalho
  1. Yo maté a Kennedy. Impresiones, observaciones y memorias de un guardaespaldas, 1972
  2. Tatuaje, 1974
  3. La soledad del manager, 1977
  4. Los Mares del Sur, 1979
  5. Asesinato en el comité central, 1981
  6. Los pájaros de Bangkok, 1983
  7. La Rosa de Alejandría, 1984
  8. El balneario, 1986
  9. Historias de padres e hijos, 1987
  10. Tres historias de amor, 1987
  11. Historias de política ficción, 1987
  12. Asesinato en Prado del Rey y otras historias sórdidas, 1987
  13. El delantero centro fue asesinado al atardecer, 1988
  14. Historias de fantasmas, 1987
  15. El laberinto griego, 1991
  16. Sabotaje olímpico, 1993
  17. El hermano pequeño, 1994
  18. Roldán, ni vivo ni muerto, 1994
  19. El premio, 1996
  20. La muchacha que pudo ser Emmanuelle, 1997 - Incluido en Cuentos negros, 2011
  21. Quinteto de Buenos Aires, 1997
  22. El hombre de mi vida, 2000
  23. Milenio Carvalho I: Rumbo a Kabul, 2004
  24. Milenio Carvalho II: En las antípodas, 2004

Películas
  • Tatuaje, 1978. España. Director: Bigas Luna. Intérpretes: Carlos Ballesteros (Carvalho), Pilar Velázquez (Charo)
  • Asesinato en el Comité Central, 1982. España. Director: Vicente Aranda. Intérprete: Patxi Andión (Carvalho)
  • Los mares del sur, 1992. España. Director: Manuel Esteban. Intérpretes: Juan Luis Galiardo (Carvalho), Alejandra Grepi (Charo), Carlos Lucena (Biscúter)
  • El laberinto griego, 1993. España. Director: Rafael Alcázar. Intérprete: Omero Antonutti (Juan Bardón - nombre que utilizaron en la película para el personaje de Carvalho)
  • Olímpicament mort, 1993. Película para TV. España. Director: Manuel Esteban. Intérprete: Constantino Romero (Carvalho)

Series de televisión
  • Las aventuras de Pepe Carvalho, 1986. Serie de TV de 8 episodios. España. Director: José Ramón Larraz. Intérpretes: Eusebio Poncela (Carvalho), Alicia Sánchez (Charo), Ovidi Montllor (Biscúter), Luis Ciges (Bromuro). Disponible en DVD.
  • Pepe Carvalho, 1999-2004. Serie de TV de 10 episodios. España, Francia e Italia. Intérpretes: Juanjo Puigcorbé (Carvalho), Valeria Marini (Charo), Jean Benguigui (Biscuter), Walter Vidarte (Bromuro).

El autor

Manuel Vázquez Montalbán nació en Barcelona en 1939. Hijo de un exiliado republicano al que no conoció hasta los tres años. Su madre trabajaba como modista. Estudió Filosofía y Letras en la Universidad Autónoma de Barcelona y Periodismo en la Escuela de Periodismo de Barcelona. Militó en el Frente de Liberación Popular e ingresó en el PSUC en 1961. En 1962 fue condenado en un consejo de guerra a tres años de prisión por su actividad política. Cumplió uno y medio en una prisión de Lleida, donde escribió su primera obra "Informe sobre la información". Tras salir de prisión comienza su carrera periodística. Se casó con la historiadora Anna Sallés Bonastre y en 1966 tuvo a su único hijo Daniel Vázquez Sallés.

En 1967 editó su primer poemario y en 1969 escribió su primera novela "Recordando a Dardé". Trabajó en las revistas "Triunfo" (con el seudónimo de Sixto Cámara) y "Por favor" (con el seudónimo de Manolo V El Empecinado) a mediados de los 70. En 1979 recibió el premio Planeta por "Los Mares del Sur". Colaboró también en El País, Avui e Interviú. Su obra literaria está escrita en castellano.
Gran aficionado al fútbol y la gastronomía, le gustaba la copla y el cine español. Era un hombre tímido, amigo de sus amigos, intelectual comprometido con todo tipo de causas. Murió en el aeropuerto de Bangkok el 18 de octubre de 2003.

Otros libros

Narrativa

Ensayo


Poesía

23 comentarios:

Alice Silver dijo...

Luis Gerardo, respondo aquí a tu petición de recomendación para comenzar a leer a Carvalho. A mi personalmente me gusta leer los libros en orden, pero como "Yo maté a Kennedy" es una pirada de tarro te diría que empezaras por "Tatuaje". Hay gente más experta, como Fernando, en el autor y quizás ellos tengan otra opinión.

Boira dijo...

Hola Alice:
Ayer fui de expedición en busca del lugar donde voy a trabajar durante los dos próximos años, solo a 64 km de mi casa. Aprovechando que estaba muy cerca fuimos a comer a “La fonda Europa”, la fonda más antigua de Catalunya. En esta fonda Pepe Carvahlo cuando salía de Barcelona iba a comer “peu i tripa” y de postres “mel i mató”. Esta fonda es la casa madre de otra que hay en Barcelona llamada “Senyor Parellada” en el que Carvahlo a veces, como en “La soledad del manager” o en “El hombre de mi vida” se aleja del eje de las Ramblas para ir a almorzar o cenar.
Manuel Vázquez Montalbán era un asiduo del de Barcelona y Josep Pla había pasado muchas temporadas en la Fonda Europa.
Si tenéis la oportunidad de ir a Granollers, no dejeis de ir a esta fonda, está muy cerca de la Porxada, la plaza mayor de Granollers, donde cada jueves se celebra el mercado, es muy típico ir a “esmorzar de forquilla” que significa hacer un desayuno muy parecido a un almuerzo ( cap i pota, paella, mongetes amb botifarra, platillo, ect..). Se trata de cocina Catalana de siempre, con productos de alta calidad.
Ayer después de no saber que elegir de la carta, porque todo nos apetecía, llego el metre y nos sugirió los platos del día, finalmente nos decidimos por “una truita amb butifarra esparrecada” y unas “verdures a la brassa” para esperar “la perolada d’arròs caldos”. Todo estaba riquísimo. Las raciones muy abundantes, el arroz de vicio, pedimos para dos y entre tres no pudimos terminarlo.
Si queréis comer cocina catalana os lo recomiendo. El local también es una joya.

Alice Silver dijo...

Boira, muchas gracias por tu comentario, es muy interesante, no había oído hablar de estos sitios. Creo que este otoño/invierno me pasaré por Barcelona, y si no puedo visitar la "Fonda Europa" lo intentaré en “Senyor Parellada”, me guardaré para entonces "La soledad del manager" que tengo esperando en mi estantería.

Anónimo dijo...

jayuyin dijo:
Vaya pedazo de articulo sobre Vazquez Montalban(No pongo signos de exclamación porque no los encuentro en este teclado infame).
Te animo a que cojas "La soledad del manager" pero para mí, la más policiaca es y será siempre "Asesinato en el Comité Central".
Con respecto a tu apreciación sobre "Yo Maté a Kennedy" no podrías haber acertado más con la expresión para definirla. Creo que los editores que publiquen junto a ella el resto de las obras en que aparece Carvalho deberían advertir en un letrero como el de las cajetillas de cigarrillos "Este libro puede producir alucinaciones".

Alice Silver dijo...

Jayuyin, te voy contestando poco a poco por que es mucho lo que has escrito y muy interesante.
Seguiré tu recomendación y tras "La soledad del manager" atacaré "Asesinato en el Comité Central" (algunos personajes reaparecen en "El premio"). Por delante tengo un montón de libros de escritores nuevos o de otros sobre los que todavía no he escrito. Entre ellos Jo Nesbo que he visto que recomiendas en Un cadáver en mi blog .

Creo que para escribir tu nombre basta con que selecciones la opción Nombre/URL y lo escribas en el campo que aparece.

Alice Silver dijo...

He asistido al Homenaje a Manuel Vázquez Montalbán que se ha celebrado en la Escuela Julián Besteiro de Madrid. Paco Camarasa, Luis García Montero, Almudena Grandes y Cándido Méndez han compartido sus recuerdos y anécdotas del autor. Aprovecho para retocar la biografía y añadir algunos ensayos.

Boga Vante dijo...

Magnífica información, tanto si se llega por vez primera al autor, como si surge la curiosidad o el deseo de conocerle. Trasciende al propio Carvalho como detective.

Me has refrescado el recuerdo de un tiempo en el que Sixto Cámara o El Empecinado eran una bocanada de aire fresco impagable.

¡Que suerte, Silver, haber asistido al homenaje que citas!

Me hubiera emocionado escuchar a Almudena Grandes o a García Montero, recordando a este Vázquez Montalban al que rindes tu homenaje particular con esta página, imprescindible a mi juicio.

Anónimo dijo...

Me ha encantado la semblanza de Carvalho y de V. Montalbán. Siguiendo la cronología, desde "Tatuaje" hasta "El delantero centro fué asesinado al atardecer", todas sus novelas me parecen espléndidas. A partir de "El laberinto griego" y con las excepciones de "El premio" y "Quinteto de Buenos Aires" , Carvalho dejó de gustarme y lo aburrí definitivamente al leer "El hombre de mi vida" (de hecho no he leído "Milenio"). La verdad es que empece a sentirme incomodo con tanta crítica directa a instituciones y políticos, constante en V. Montalbán, y que me parecía adecuada para sus artículos de la última página de El País, pero no me gustó que la hiciera extensible a los personajes de sus novelas. Prefiero la ironía de los primeros libros de Carvalho, cuando, en el fondo, V. Montalbán decía y criticaba las mismas cosas, pero de un modo más sutil, con más distancia.
Soy catalán, barcelonés en mi caso, y no creo que se pueda definir mejor a la Fonda Europa que de la manera en que lo ha hecho Boira. Hace tiempo que no voy por allí y después de leer lo que ha escrito creo que intentaré acercarme esta misma semana.
Un saludo,
Ricardo,

Alice Silver dijo...

Boga, se me pasó contestar tu comentario, a veces temo ser pesada si me pongo a poner comentarios a todos los vuestros. Me gustaría que me contaras algo más de los artículos de MVM como Sixto Cámara o El Empecinado.
Ricardo, me alegra que te haya gustado, yo todavía tengo muchos libros por leer. Tus comentarios me han recordado dos cosas que se dijeron en la conferencia. Almudena Grandes heredó la columna de El País de Montalbán y tenía mucho miedo de no estar a la altura. También mencionaron otro de los restaurantes favoritos del autor era Casa Leopoldo, ¿lo conoceis tu o Boira?

Anónimo dijo...

En Casa Leopoldo también se come espléndidamente. Vázquez Montalbán se crió en lo que antes se llamaba El Barrio Chino y ahora se conoce como El Raval (en Barcelona ciudad,a la derecha de La Rambla de las Flores bajando hacia el mar). Casa Leopoldo está en el Raval y el mercado de La Boquería, donde compra Carvalho y Biscúter ,e imagino que también los propietarios de Casa Leopoldo, se encuentra a pocos metros. Como no tengo la menor duda de que Boira tiene buen paladar estoy seguro que también ha comido allí. Por otra parte, creo que Almudena Grandes tiene muy buena pluma y lo demuestra semana tras semana y libro tras libro.
Un saludo,
Ricardo.

tacitus dijo...

Casa Leopoldo es un sitio imprescindible. Se come estupendamente, el precio es razonable, no es barato pero siempre se tiene la sensación de dinero bien empleado.

Hace poco (15 sept) venía en La Contra de La Vanguardia una gran entrevista con la dueña. Destaco un fragmento digno de este blog

Por su casa ha pasado de todo.

Cuando en los 80 llegó al barrio la droga dura, el restaurante se llenó de capos. Yo me he enterado de a quién se le tenía que dar una paliza, o peor. Había uno que tenía toda la dentadura de oro y llevaba al cuello los diez mandamientos escritos con diamantes.

¿Nacional?

Sí. Cada día se sentaba a comer a la misma mesa. El día que falleció mi padre nos llevó al entierro en una furgoneta.

... Es lo que tienen los capos.

Un día le dije: "Tengo cierto temor a ser extorsionada". "La regla de oro en el mundo de las mafias - me explicó-es que las catedrales no se tocan; y tu casa es una catedral".

Detective dijo...

Actualmente estoy leyendo "Pájaros de Bankok" y ya antes leí "Los mares del sur". Me ha gustado mucho Vázquez Montalbán, su construcción de atmósferas, esa descripción dolina pero amorosa de Barcelona y sobretodo la figura de Carvalho.

Lo único que si de plano a veces me irrita es el espacio que dedica a las descripciones de cocina, digo es interesante, pero no sé, los escuentro algo snob para mi gusto. Claro, también es el punto de vista de americano bárbaro que no entiende de alta cocina.

Por cierto, ¿alguien me podría aclarar por qué demonios Carvalho quema sus libros? Eso es algo que me intrigó desde que leí "Los mares del sur", pero en el libro nunca lo explicó (que yo recuerde).

Alice Silver dijo...

Detective, la verdad es que no se por qué quema los libros, quizás para ponernos histéricos :), quizás sea otra forma de snobismo.
A mi si me gustan las recetas y la atención que le presta a la comida, aunque Carvalho no fue el primer detective gourmet ha creado una auténtica escuela de seguidores y detractores.
Sólo he leído las 4 primeras novelas y El premio, aún no llegué a Los pájaros de Bangkok...

Adam Clayton dijo...

Que opinais ,vosotros que sois especialistas, de La rosa de Alejandría. Es mi primera novela de Carvalho y ya me ha empujado a por más .

uruguay360 dijo...

bueno, de especialista nada, pero de fan de Vazquez Montalban mucho, es una serie fundamental según mi criterio, sacando Yo maté a kennedy y Sabotaje olímpico que juegan en otra categoría (que no spe cual es)y El Quinteto de Buenos Aires que lo considero un paso en falso, el resto es de una gran calidad... Por cierto, la cúspide del detective gourmet, que yo recuerde solamente Montalbano le ha hecho sombra... y por intepósita persona, ya sea en la trattoria de Enzo o por Adelina, aquí es el propio detective que conjura sus indegestiones sociales cocinando como un poseso. A propósito alguien recuerda otra serie donde el autor le encaja dos libros que salen totalmente del género, como el caso de los citados? Creo que es nunca visto.

Alice Silver dijo...

Lo siento Adam, no he leído La Rosa de Alejandría. La última que he leído es Los mares del Sur y espero leer pronto Asesinato en el Comité Central para no faltar a mi cita anual con Montalbán.

Te recomendaría las primeras, saltándote, como dice Uruguay360 y comento más arriba "Yo maté a Kennedy" que juega en la liga de los engendros raros.

Por cierto aunque Camilleri homenajea con su Montalbano al autor del mismo nombre, las novelas de ambos siempre me han parecido alejadas, principalmente por el humor del italiano, casi ausente a mi entender en el español. No se a que otra serie te refieres Uruguay360...

uruguay360 dijo...

No me expresé bien, me refiero a la serie de Carvalho, a quien Montalban le metió dos libros que juegan como vos decís en la liga de los engendros raros, Yo maté a Kennedy y Sabotaje olímpico, que es del mismo tenor.

Jose Maria dijo...

A mí particularmente sólo me gustan los primeros de la serie, Tatuaje, la soledad del manager, los mares del sury asesinato en el comité central. A partir de ahí, me parece que hace novelas llenas de irritación contra una sociedad que no ha seguido sus ideales revolucionarios, a los cuales dice defender, pero me da la sensación de despreciar. En cuanto al personaje, se hace cada día más una caricatura de sí mismo, quizá con la excepción de El balneario, en donde el glotón de Carvalho tiene que pasar por una dieta de agua mineral y sopita de verduras, y destila una cierta ironía, o en La muchacha que pudoSer Emanuelle, en que retoma un cierto aire de justiciero. Y sobre el tema de la comida, me pareció un rollo snob y bastante hortera, el propio Camilleri, que puso Montalbano a su protagonista, en la segunda novela de la serie dice sobre ese detective catalán que hace una comida que hay que tener un estómago de tiburón para poder comérsela. Y el final de la serie me parece directamente una mamarrachada. Me pareció una pena que un hombre con tan buena cabeza y buena prosa desperdiciara su capacidad y talento en algo tan pobre y presuntuoso.

Alice Silver dijo...

Entendido Uruguay360.

José María, de las últimas novelas sólo he leído El premio y me pareció más floja que el resto.

Lo que más me gusta de Vázquez Montanbán es cómo escribe, creo que su calidad literaria está muy por encima de la media. Sin embargo no me agrada su personaje, más que por su ideología, por su manera de tratar a Charo.

Sí me gusta su faceta gourmet, aunque desde luego la cocina de Camilleri es mucho más sencilla y digerible.

Mónica Drouilly Hurtado dijo...

Hola Alice,

Ayer, después de años de búsquedas bien frustrantes por todo el continente sudamericano (en serio), encontré 'Tatuaje' en la Feria Tristán Narvaja de Montevideo.

Este Carvalho joven es mucho más pendenciero que el que conocí en Quinteto de Buenos Aires o Sabotaje Olímpico. Lo que no cambia es su paladar obsesivo.

Leyendo los posts antiguos recuerdo lo pesado que es este Pepe, muy tosco de trato, pirómano literario y pésimo con la Charo. Con el paso de los años se pone más tierno el personaje y más cínico el narrador.

Me quedé pensando en su motivación para quemar los libros. No sé bien si lo leí en alguna de las novelas o es algo que interpreto por el contexto pero entiendo que quema los libros porque ya no cree en las ideas que contienen. Por eso quema tanto libro teórico y a veces le perdona la vida a algunas novelas.

Alice Silver dijo...

Muy interesante lo que comentas Mónica Drouilly, la verdad es que me he quedado en los primeros libros de Carvalho y no he conocido todavía al personaje tierno que mencionas en Cuarteto o Sabotaje olímpico...

Tu interpretación sobre el por qué de quemar libros me parece muy acertada, no se si es eso en lo que pensaba el autor pero tiene todo el sentido.

Francisco Ortiz dijo...

Una precisión: Dices que
No cree en el sistema pero lo sirve ayudando a eliminar de él a los que delinquen
Y eso no es correcto: Carvalho es un anarquista individualista -según declaración del propio Vázquez Montalbán- y nunca entrega a la policía a los culpables, sino que informa a sus clientes y se desentiende de lo que ellos hagan con la información que les da a cambio de cobrar una minuta.
admiro tu blog y lo consulto a menudo.
Un saludo.

Alice Silver dijo...

Hola Francisco,

No recuerdo si cogí la frase de alguna novela o llegué a esa conclusión por otro motivo. No menciono en ningún momento a la policía, pero me parece evidente que quien investiga pone orden en el caos, quita del medio a quien delinque, utilice los caminos legales o alternativos...

Saludos