lunes, 30 de mayo de 2011

Tomas Prinz - Christian Schünemann

Tomas Prinz nació en Zurich, Suiza, en una familia acomodada, dueños de fábricas textiles. Estudió en un internado suizo pero abandonó la escuela antes de terminar la revalida y partió a Londres en busca de su sueño: aprender peluquería. Consiguió trabajo como aprendiz en Vidal Sasson y trabajó 10 años como estilista jefe de la firma viajando por toda Europa. Hace 8 años abrió su propia y prestigiosa peluquería en Munich, Alemania. Sus cortes de pelo valen 75 euros, tiene su propia línea de cosmética y una selecta clientela de actrices, periodistas, futbolistas y modelos.

Tiene 42 años, el pelo oscuro, ojos azules y la boca un poco grande. Vive encima de su peluquería en la calle Hans Sachs en el barrio de Glockenbach. Le gusta correr por las orillas del Isar con su amigo Stephan, ir de bares con sus compañeros o comprar en la calle Maximiliam.

Como peluquero tiene en sus manos el poder de transformar a una persona. Es también un confidente que escucha historias y secretos de todo tipo. Como investigador "escanea" a la gente esperando que salte la alarma cuando descubre algo sospechoso.

Su novio es Alioscha, un moscovita de 30 años que trabaja en galerías de arte de Islandia, Moscú y Munich.

Su colaboradora y amiga es Bea, Beate Simms, de 43 años, especialista en tintes. Conoce la fecha de nacimiento y el signo del zodiaco de todas sus clientes y le gusta hacer análisis de personalidad.

En "El primer caso del peluquero" la directora de la sección de cosmética de la revista Vamp aparece asesinada al poco tiempo de visitar el salón de Tomas.

Comentario personal

La primera novela de Schünemann es original y entretenida. Se desarrolla en un mundillo hasta ahora ajeno a los habituales de la novela policíaca. Narrada en primera persona, el personaje, pese a su aparente frivolidad, tiene un punto dramático y tristón.

Para desayunar: rosquillas saladas de mantequilla y café solo. Para comer: tarta salada, filete, dorada o blinis con salsa de pescado. Para beber: vino blanco con soda y limón. Y a media tarde un Old Fashioned.


Libros de Tomas Prinz
  1. El primer caso del peluquero (Der Frisör, 2004)
  2. El hermano (Der Bruder: Ein Fall für den Frisör, 2008)
  3. La estudiante (Die Studentin: Ein Fall für den Frisör, 2009)
  4. La telenovela (Daily Soap: Ein Fall für den Frisör, 2011)





El autor

Christian Schünemann nació en Bremen, Alemania, en 1968. Estudió Eslavística en Berlín, San Petersburgo, Moscú y Bosnia-Hercegovina y periodismo en la Evangelische Journalistenschule de Berlín. Actualmente vive en Berlín.

jueves, 19 de mayo de 2011

Lew Archer - Ross Macdonald

Lew Archer es detective privado en California.

Antes de la guerra fue policía en Long Beach durante 10 años, llegó a ser sargento de detectives. Más tarde trabajó para el fiscal del distrito. Durante la guerra estuvo en Inteligencia.

Le conocemos en 1949 con 35 años. Delgado, de aspecto rapaz, nariz demasiado estrecha, orejas pegadas a la cabeza, ojos triangulares.

Su despacho está la primera planta del 8411 1/2 de Sunset Boulevard, Hollywood, Los Ángeles. No es grande ni tiene muebles caros, adornan sus paredes fotografías de culpables. La mayor parte de su trabajo consiste en divorcios, admite cualquier encargo mientras no sea ilegal y tenga sentido. Cobra entre 50 y 65$ diarios. Es justo, no inventa pruebas ni las selecciona para confirmar prejuicios. Nunca opina sobre sus clientes ni habla acerca de ellos, su trabajo consiste en observar a la gente y juzgarla. Los hombres blandos le producen pesadillas. Le gusta el peligro, aunque controlado, también la sensación de poder, su filosofía es seguir adelante. Se considera un buen tipo pese a su cinismo y su dureza. No bebe antes del almuerzo.

Al principio solía pensar que el mundo estaba dividido entre buena y mala gente y que era posible castigar a los culpables. Con el tiempo descubrió que el mal no era tan simple y que estaba condicionado por el entorno, la economía, la suerte o las compañías. Cree que la guerra y la inflación han hecho salir a la luz multitud de gente hedionda.

Divorciado de Sue, observa a las mujeres desde la distancia, por la noche sólo le queda una ducha caliente, una bebida fría y una cama oscura.

En "El blanco móvil" la Sra. Sampson le encarga encontrar a su marido desaparecido en extrañas circunstancias.

En "La mueca de marfil" una mujer pide a Archer que localice a una muchacha negra que trabajó a su servicio, la acusa de un robo de joyas.

En "El coche fúnebre a rayas" el coronel Blackwell le contrata para que investigue el pasado del pretendiente de su hija que cree es un cazafortunas.

Comentario personal

Las novelas de Ross MacDonald renuevan el género, su detective va más allá de la acción y tiende una mirada reflexiva sobre su entorno.

Sus personajes son profundos, bien construidos, quizás algo tópicos. Los clientes son blancos ricos y mezquinos que habitan en mansiones de Malibú o Bel-Air con problemas a veces más psicológicos que reales. Sus blancos pobres son jóvenes marcados por la guerra que buscan recuperar un lugar que ahora les es negado o arribistas que se creen con derecho a un lugar mejor. Sus mujeres blancas suelen ser  malvadas, segregan un veneno que transmiten a los hombres como una enfermedad. Sus personajes latinos o negros, hombres y mujeres, son buena gente, que si delinque lo hace condicionada por su entorno.

Sus ciudades californianas, la mayoría de ella imaginarias: Sta. Teresa, Arroyo Beach, Bella City, Citrus Junction... están formadas por hoteles turísticos y tabernas infectas. Los blancos poseen y administran bancos, iglesias, tiendas, almacenes y cruzando la calle están los suburbios con las fabricas, lavaderos, tienduchas y chozas miserables donde malviven los negros o los inmigrantes, traídos en camiones buscando el sueño americano y explotados en granjas por sueldos de mala muerte.

Para comer: tocino con huevos, sándwich de queso o de jamón y huevo, filet mignon, un guiso de ostras. Para beber whisky, bourbon y algún gin-tonic.

Curiosidad: Lew Archer deriva su nombre de Lew Wallace, el novelista autor de Ben Hur y Miles Archer, el compañero de Sam Spade.


Libros de Lew Archer
  1. Blanco móvil / El blanco móvil / El blanco en movimiento (The Moving Target / Harper, 1949)
  2. La piscina de los ahogados / La piscina mortal (The Drowning Pool, 1950)
  3. La forma en que algunos mueren (The Way Some People Die, 1951)
  4. La sonrisa de marfil / La mueca de marfil (The Ivory Grin / Marked for Murder, 1952)
  5. En busca de una víctima (Find a Victim, 1954)
  6. La costa bárbara / Costa Bárbara (The Barbarous Coast, 1956)
  7. Los malignos / Los maléficos (The Doomsters, 1958)
  8. El caso Galton (The Galton Case, 1959)
  9. La Wycherly (The Wycherly Woman, 1961)
  10. El coche fúnebre pintado a rayas /El coche fúnebre a rayas (The Zebra-Striped Hearse, 1962)
  11. El escalofrío (The Chill, 1964)
  12. El otro lado del dolar (The Far Side of the Dollar, 1965)
  13. Dinero negro (Black Money, 1966)
  14. El enemigo insólito (The Instant Enemy, 1968)
  15. La mirada del adiós (The Goodbye Look, 1969)
  16. El hombre enterrado (The Underground Man, 1971)
  17. La bella durmiente (Sleeping Beauty, 1973)
  18. El martillo azul (The Blue Hammer, 1976)

Relatos cortos
  • En busca de la mujer (Find the Woman, 1946) Perdida o Que la encuentre
  • La mujer barbuda / La dama barbuda (The Bearded Lady, 1948)
  • Chica desaparecida (The Imaginary Blonde / Gone Girl, 1953)
  • La siniestra constumbre (The Guilty Ones / The Sinister Habit, 1953)
  • El suicidio (The Beat-Up Sister / The Suicide, 1953)
  • Rubia culpable / La rubia de cantos dorados (Guilt-Edged Blonde, 1954)
  • El hombre enfadado (Wild Goose Chase, 1954)
  • Azul medianoche (Midnight Blue, 1960)
  • Perro dormido (The Sleeping Dog, 1965)

Publicados originalmente revistas han aparecido en diferentes recopilaciones:
  • El nombre es Archer (The Name is Archer, 1955)
  • Lew Archer, Private Investigator, 1977
  • Strangers in Town: Three Newly Discovered Stories, 2001
  • El expediente Archer (The Archer Files, 2007)

Películas y televisión
  • Harper, investigador privado (Harper, 1966). EE.UU. Director: Jack Smight. Guión: William Goldman (basado en El blanco móvil). Intérpretes: Paul Newman (Lew Harper), Lauren Bacall, Julie Harris, Shelley Winters, Robert Wagner, Janet Leigh.
  • Con el agua al cuello (The Drowning pool, 1976). EE.UU. Director: Stuart Rosenberg. Guión: Tracy Keenan Wynn, Lorenzo Semple y Walter Hill (basado en La piscina de los ahogados). Intérpretes: Paul Newman (Lew Harper), Joanne Woodward, Anthony Franciosa, Murray Hamilton, Melanie Griffith.
  • The Underground Man, 1974. Película para TV. EE.UU. Director: Paul Wendkos. Guión: Douglas Heyes (basado en El hombre enterrado. Intérprete: Peter Graves (Archer).
  • Archer, 1975. Serie de TV de 6 episodios. EE. UU. Varios directores. Intérprete: Brian Keith (Archer).

El autor


Kenneth Millar nació en Los Gatos (California) en 1915. Tras la separación de sus padres se trasladó con su madre a Canadá, donde creció y se educó. En 1938 interrumpió durante un año sus estudios en la Universidad de Western Notario y viajó por Europa, incluyendo la Alemania nazi. A su vuelta se casó con Margaret Sturm y terminó sus estudios en la Universidad de Michigan.

Comenzó a trabajar como profesor, pero inspirado por el éxito de su esposa como escritora, Margaret Millar, comenzó a escribir. Tuvieron una niña, Linda, en 1939. Durante la II Guerra Mundial Millar trabajó como oficial de comunicaciones en la Armada en el Pacífico. Volvieron a vivir juntos en Santa Bárbara en 1946 y ambos alcanzaron el éxito como escritores.

Archer nace como protagonista de un relato corto "En busca de la mujer" de 1946. Aunque Kenneth Millar firmó con su propio nombre sus primeros relatos y novelas, utilizó el seudónimo de John Ross Macdonald en las primeras novelas de Archer y sólo Ross Macdonald a partir de "Costa bárbara".

Su hija falleció en 1970. Kenneth murió en 1983 y Margaret Millar en 1994.

Otros libros

Serie Chet Gordon - escrito como Kenneth Millar
  1. The Dark Tunnel / I Die Slowly, 1944)
  2. Trouble Follows Me / Night Train, 1946)
Novelas
  • Blue City, 1947 - escrito como Kenneth Millar
  • The Three Roads, 1948 - escrito como Kenneth Millar
  • Te espero en la Morgue (Meet Me at the Morgue / Experience with Evil, 1954)
  • El caso Ferguson (The Ferguson Affair, 1960)

sábado, 14 de mayo de 2011

Madrid nos mata (y nos resucita)

Esta charla tuvo lugar el 27 de abril, la Noche de los libros, a las 19:30 en la Librería Estudio en escarlata de Madrid. Juan Salvador presentó a los participantes:

Rafael Reig, Marta Sanz, Manuel Nonídez y David Torres
Manuel Nonídez, que ha ganado el XIII Premio de novela negra Francisco García Pavón con Frío de muerte, una novela que transcurre en el Madrid de 1866-68.

Marta Sanz, finalista del Premio Herralde, autora de Black, black, black, su novela se desarrolla en la actualidad en el barrio de Malasaña.

Rafael Reig, que con Todo está perdonado ha ganado el premio Tusquets (declarado desierto los dos años anteriores). Ambienta su historia en un Madrid inventado, como en el fondo el de todos los escritores, apunta el autor.

David Torres, que acaba de publicar Punto de fisión y ganó con su novela anterior, Niños de tiza, el Premio Hammett a la mejor novela policíaca en la Semana Negra de Gijón de 2009.

Todos ellos, salvo Rafael Reig, que nació en Cangas de Onís, son de Madrid y viven aquí actualmente.

A Manuel Nonídez, que nació en 1954 en lo que entonces era todavía el pueblo de Carabanchel Bajo (actualmente es un barrio) le encanta Madrid, es la ciudad que mejor conoce, los escritores escriben e inventan sobre lo que conocen.

David Torres es del San Blas que retrata perfectamente en su primera novela "Niños de tiza". En su nueva novela plantea la reivindicación, casi absurda en si misma, del nacionalismo madrileño. Un grupo terrorista apodado "Pichy" formado por chulos y chulapas que adoran el chotis y la horchata quiere poner una bomba a la Cibeles por no ser suficientemente madrileña. Hace tiempo oyó una frase "España no es Madrid", que reivindica.

Rafael Reig, que vive en Cercedilla y blande orgulloso su abono transportes, piensa que Madrid tiene unas historias que hacen de ella lo que es: La inquisición... El también puso una bomba en La Cibeles en uno de sus libros.

Marta Sanz es madrileña de tercera generación, nació en Chamberí y vive en Malasaña. Escribe sobre esta ciudad y Benidorm porque es lo que más conoce. La calle Amaniel, los polígonos industriales, las urbanizaciones pijas como La Berzosa o el barrio de Malasaña donde se sitúa la comunidad de vecinos de su última novela, un caldo de cultivo de contradicciones y deseos. Le molesta que actualmente las ciudades sean descoloridas e idénticas, que las franquicias unifiquen el paisaje. Se lamenta de que hayan desaparecido las piperas y los bares que huelen a frito. Cree que Madrid es gris.

David, un poco más adelante, comentará que en cierto modo le gusta que las ciudades se parezcan. Cuando una ciudad es muy esotérica, muy distinta, es porque normalmente tiene graves carencias. Destaca la comunidad de vecinos de Marta, cree que estas comunidades son la mejor prueba contra la existencia del alma. En su propia novela hay un personaje, que es un escritor loco que piensa que puede escribir la historia de la humanidad con los habitantes de su escalera. Uno personifica a Roma, otro a Cartago.

Rafael cree que cualquier lector español puede distinguir Los Ángeles de Nueva York. Pero no sabe si un lector extranjero distinguiría Madrid de Barcelona.

Manuel afirma que en Madrid antes había crímenes y ahora hay asesinatos: El crimen de la calle Fuencarral... Piensa que ahora hay demasiada información y poco contrastada.

David cree que los escritores no están al cabo de lo que realmente sucede en la calle, el coincide con varios en el Hotel Kafka y piensa que están como asustados. En uno de los últimos libros que ha leído se habla de Frank Sinatra, del vecino de al lado, del adulterio... Piensa que les falta sumergirse en la realidad. El escribe en "El Mundo" y les planteó la posibilidad de hacer una serie de retratos sobre madrileños marginados, en el diario afirmaron que no interesaba.

Marta afirma que ahora mismo hay mucha desconfianza en el realismo. Ella cree en lo autobiográfico. Quiere mostrar el terror que percibe. Acaba de llegar de viaje de Brasilia donde le ha sorprendido su arquitectura: en forma de avión, con barrios especializados, por ejemplo el de las farmacias. El urbanismo es ideológico y configura la realidad de los habitantes. También le ha llamado la atención las diferencias sociales de este Brasil del capitalismo en desarrollo, los pobres más absolutos con los lujos más llamativos, puerta con puerta.

Manuel, que elabora sus novelas a la vez que las escribe, comenta que la sección de sucesos ha desaparecido de los periódicos, incluida dentro de la sociedad. Le llaman la atención que algunos partidos se atrevan a afirmar que "sólo" llevan en sus listas un 2% de implicados.

Rafael comenta como nos hemos acostumbrado a cierto tipo de lenguaje: cohecho pasivo impropio, prevaricación...

Manuel nos habla de los Aleluyas y las coplas de ciego del siglo XIX, eran el periódico de los pobres donde se cuentan los sucesos y se hacen burlas de los pobres, los viejos, los jorobados. David y Rafael se animan a leerlas con la entonación adecuada y pasamos un momento realmente divertido. "En la calle del Turco..."

Loque revindica a Galdós y comenta que el autor se basó en el crimen de la calle Fuencarral y en todas las hipótesis que circulaban en su época (al parecer no se hablaba de otra cosa) para crear dos novelas:
- La Incógnita: donde se habla de un crimen en la "calle Baño" durante toda la trama, y en el último tercio del libro, aparece muerto de forma violenta uno de los integrantes de esas tertulias. El protagonista, y sus amigos, se preguntan constantemente qué pasó, en este caso con una persona muy cercana a ellos que ha muerto.
- Realidad: Donde conocemos la "realidad" de esa muerte. La forma ya no es de "novela epistolar" como la anterior, sino una especie de obra de teatro donde los personajes tienen, a veces, monólogos completamente sinceros en los que descubrimos cómo son en realidad.

Rafael explica que este fue el primer crimen mediático y amarillo. El ha editado El crimen de la calle Fuencarral en la editorial Lengua de Trapo.

Manuel cree que Galdós se callaba mucho. Según Baroja el autor le explicó la historia completa del crimen de Prim pero cuando luego lo escribió no se atrevió a contarlo todo.

Reig cree que se puede rastrear la historia de Madrid leyendo a Larra, Galdós, el Baroja de La búsqueda y Aurora Roja, Valle-Inclán, Martín Santos, García Hortelano, Emilio Carrere y su “La torre de los siete jorobados”. Nonídez nos explica que realmente Carrere sólo entregó las 7 primeras páginas y la tuvo que terminar un "negro". Edgar Neville realizó la adaptación al cine.

Una mujer del público comenta que Barcelona como ciudad ha calado más en la literatura y menciona a Marsé y a Mendoza, también en la novela negra. Alguien comenta que Marsé no refleja toda la ciudad sino el Guinardó, la clase alta. Otros comentan que Hortelano muestra el Madrid de los yupis y los funcionarios.

Juan cree que en Madrid nos identificamos más con el barrio que con la ciudad. David cree que tenemos una relación de amor-odio con nuestra ciudad. Como las mujeres en las películas de Clint Eastwood que no llaman mucho la atención y al final te das cuenta de que te has enamorado de ellas.

José María Sánchez Pardo, que está entre el público, defiende que lo que caracteriza a Madrid es la falta de identidad. Cree que Madrid es un poco pobretón, le falta un puntito "cool". Una amiga suya dice que Madrid es un bar.

David comenta que Madrid es la única ciudad sin monumento al soldado desconocido, alguien comentó que porque aquí nos conocemos todos. Tampoco tenemos "tontodromo" (Bueno, eso sería hasta ahora, el Madrid Río creo que es un ejemplo magnífico). Sus amigos de Barcelona le cometan que aquí hay más marcha.

Tras la charla tomamos un vino. David y Rafael salieron corriendo para atender otros compromisos. Nonídez nos contó como se había gestado su novela "Frío de muerte". Investigando sobre un hecho histórico encontró una serie de informaciones inéditas y llamativas que le han llevado a escribir una trilogía. También nos habló de su serie juvenil de novelas de Alberto Mas, un investigador que hace frente a lo paranormal con su racionalidad, hasta el momento está formada por tres libros.

Estuve charlando con José María sobre un montón de escritores: Evanovich, a los dos nos encanta; Leo Málet... y Oscar Urra, a quien acaba de entrevistar en La Gangsterera. Me recomendó que leyera a Minette Walters, publicada a principio de los 90 y cuyos libros son difíciles de conseguir, aunque yo ya he echado un vistazo a un par de ellos en la Feria del libro antiguo y de ocasión.

lunes, 9 de mayo de 2011

Martina de Santo - Juan Bolea

Martina de Santo es subinspectora de la brigada de Homicidios de la Policía de Bolscan, una ciudad ficticia situada en el norte de España.

Hija de un diplomático que trabajó en Chile, Mozambique... fue a nacer en Filipinas y pasó su juventud aquí y allá.

Sus padres fallecieron hace tres años, primero su madre y unos meses después su padre. Le han dejado una preciosa casa con jardín en la parte alta de la ciudad en la que vive con su ¿amiga? Berta y su gata Pesca.

Pálida, frente ancha, gélidos ojos grises, estilizada y alta, viste trajes de hombre, gabardina y sombrero borsalino. Es culta y elegante, ambigua sexualmente. No usa perfume ni joyas. Fuma tres cajetillas diarias de cigarrillos ingleses sin filtro, le gusta cuidar su jardín. Disfruta corriendo 6 km diarios, nunca está sentada.

Pese a que su padre quería que fuera diplomática ella decidió ingresar en la policía, sacó la mejor nota de su promoción. A veces es dócil: se ofrece voluntaria y no discute las órdenes. Otras es dura, absorbente, autoritaria, autoexigente y competitiva. En alguna época trató de dulcificar su carácter pero ha acabado dando marcha atrás. Aporta resultados con rapidez gracias a su agilidad mental. Le gusta trabajar sola, rivaliza con los agentes masculinos como el inspector Ernesto Buj, el hipopótamo, y se lleva a matar con Adela, la secretaria de su jefe, el comisario Conrado Satrústegui, un buen jefe, metódico y con carácter férreo. Su único compañero es Horacio Muñoz, un policía retirado de la calle por una lesión, que trabaja en el archivo.

"Los hermanos de la costa" se desarrolla en los años 80. Un cadáver brutalmente mutilado ha aparecido en un lugar remoto de la costa, en la localidad de Portocristo y Marina deberá colaborar con la Guardia Civil para descubrir que hay detrás de la serie de muertes, algunas aparentemente accidentales, que han ocurrido en esos parajes.

Comentario personal

Pese a que el libro se lee bien el personaje me ha resultado un tanto artificial y la trama, aunque bien construida, un pelín enrevesada. Le daré otra oportunidad al autor.

Para comer: Coca-cola con pincho de tortilla, huevos fritos o filete con patatas.

 
Libros de Martina de Santo
  1. Los hermanos de la costa, 2005
  2. La mariposa de obsidiana, 2006
  3. Crímenes para una exposición, 2007
  4. Un asesino irresistible, 2009
  5. La melancolía de los hombres pájaros, 2011
  6. El oro de los jíbaros, 2013

El autor


Juan Bolea nació en Cádiz en 1959. Licenciado en Geografía e Historia y antiguo concejal de cultura del ayuntamiento de Zaragoza, periodista y columnista de El Periódico de Aragón, dónde publica su propia sección "Sala de máquinas". Fue concejal independiente de Cultura del Ayuntamiento de Zaragoza.

Otros libros