martes, 21 de febrero de 2017

Valentina Redondo - María Oruña

Valentina Redondo es  teniente de la Sección de Investigación de la UOPJ (Unidad Operativa de la Policía Judicial) de la Guardia Civil de la Comandancia de Cantabria.

Nació en Santiago de Compostela, se graduó en Psicología y se doctoró en Psicología Jurídica y Forense en la Universidad de Santiago. Vive en Santander.

Es joven, delgada, hermosa, con facciones angulosas aunque suaves. Melena castaña, ondulada y rebelde, mirada franca aunque extraña, a causa del diferente color de sus ojos. Sobria pero femenina, viste de forma discreta.

Tiene una mente clara y resolutiva. Es una perfeccionista, rozando lo obsesivo en la ejecución de los planes. Está completamente entregada a su trabajo y dirige su equipo de un modo rápido y efectivo.

Su equipo está formado por el Sargento Riveiro, hombre de su confianza, el subteniente Sabadelle, un tocapelotas al que tiene que mantener a raya, el cabo Camargo y Torres y Zubizarreta.

En "Puerto escondido" Oliver Gordon, de padre inglés y madre española, acaba de llegar de Londres y está a punto de instalarse en Villa Marina, una casa al lado de la playa, herencia familiar, en la que quiere instalar un hotel. En las obras del sótano los trabajadores encuentran el cadáver de un bebé emparedado. En poco tiempo algunas personas que guardan relación con la historia del bebé son asesinadas. Valentina Redondo y su equipo se desplazan a Suances para hacerse cargo de la investigación.

Comentario personal

Me ha gustado Puerto Escondido. La novela transcurre en dos momentos históricos que se van alternando en la narración. Por un lado la historia que arranca en la Guerra Civil, mostrándonos los hechos que dieron lugar a la tragedia, por otro, la actualidad de la investigación. La trama está bien construida, con dosis de suspense bien administradas. Los protagonistas son agradables.

Valentina desayuna café con leche y quesada y se malalimenta de sándwiches.


Libros de Valentina Redondo

  1. Puerto escondido, 2015
  2. Un lugar a donde ir, 2017







La autora

María Oruña nació en Vigo en 1976. Estudió Derecho. Ha trabajado como abogada de derecho laboral y de empresa durante 10 años. Publicó su primera novela, La mano del arquero, en 2013. una versión novelada de cómo enfrentar el acoso laboral.

Otros libros

7 comentarios:

CREUSSA dijo...

Yo también guardo buen recuerdo de esta novela, una lectura agradable. Me alegra saber que hay nuevo libro con esta protagonista. Eso sí, esperemos que Oliver haya madurado un poco.

Marta Marne (Leer sin prisa) dijo...

Toda una sorpresa ver esta opinión de este libro viniendo de ti... No pasé de la página 30 de lo mal escrito que estaba y por ese aire de novela decimonónica romanticona. Comas por doquier, adjetivos y adverbios para regalar...
En fin, para gustos, novelas.

Alice Silver dijo...

Efectivamente Creussa, una lectura agradable, ya es la segunda opinión que leo sobre Oliver inmaduro, también lo han comentado en la página de Facebook, yo no lo percibí.

Hola Marta, me alegra verte comentando por aquí. Me pareció una novela entretenida y bien hilada, no es fácil entrelazar en las tramas el pasado y el presente y me parece que la autora lo hace con soltura. También me gustaron sus personajes, un tanto exagerados pero ni amargados, ni superhéroes... Tampoco me llamó la atención el tema de la puntuación o proliferación de adverbios o adjetivos, créeme que cuando un escritor fuerza la máquina se me hace muy cuesta arriba. En definitiva, me pareció una novela por encima de la media dentro del panorama español actual.

Megan Barrow dijo...

Cuando lo publicaron leí "Un puerto escondido". Lo que recordaba bien era la parte de los "maquisards", no sé cómo se les llamó en castellano, puede que "maquises", ni idea.
El resto lo olvidé de tal forma que, cuando he leído "Un lugar a dónde ir", ni siquiera recordaba el que la prota tenía los ojos de diferente color, y por supuesto, ni idea de si Oliver era maduro o no.
Pero al leer "Un lugar a dónde ir", me rechinaron los diálogos, especialmente los humorísticos, o que intentaban serlo. La verdad que no sé si eran buenos o malos, parecía que los decían malos actores, lo que hace que la calidad sea irrelevante, suenan forzados.
La novela me pareció aburrida, especialmente por esos saltos cinco años atrás, dos años atrás, y X días si es necesario. Hay que explicar.Tiene tantas referencias a la novela anterior que yo, que parece que padezco Alzehimer y Parkinson, todo junto, para muchas novelas, tuve que releer la anterior.
Y lo que vi al releer "Un puerto escondido" fue que: Olivar es prácticamente irrelevante durante toda la novela, es un personaje que podía haber sido cualquiera, solo sirve para que alguien dé orden de remozar la casa y encontrar el cadáver del recién nacido y... muy importante para que al final, en una única conversación se nos convierta en el ligue de la Teniente Redondo, y nos dé entrada a la novela número 2.
Oliver en la primera novela no es ni maduro ni inmaduro, es un personaje del que se echa mano de vez en cuando para que no hablemos de los deus ex machina, ni podamos decir que nuestra Valentina se acuesta con el primero que llega.
Las descripciones si que a veces se pasan de barrocas, pero en general el paisaje da para ello, la zona es maravillosa, todo el norte lo es, y Santillana de Mar, el pueblo de las tres mentiras como dice uno de los personajes, me enamoró cuando lo vi ya de mayor. Lo había visto de niña, soy de las que vieron las Cuevas de Altamira en todo su esplendor, no su réplica en cartón piedra, y de aquel viaje de niña aún recordaba las ventanas románicas, creo, de la iglesia que no tenían cristal sino mica.
Mi opinión personal, y muy personal, es que la Sra Oruña iba para novelista rosa, pero pensó que como novelista de detectives tendría un público más amplio. En lo que no sé si estaba muy acertada o no. porque creo que las novelas románticas tienen un público fidelísimo y que compra al por mayor.


Alice Silver dijo...

Efectivamente Oliver no me parece un personaje fundamental, por ello, pese a que en algunas reseñas le presentan como el protagonista, yo he optado por la teniente, a la que sólo puedo reprochar que se apellide Redondo en homenaje a quien ya suponéis. Aunque yo también padezco varias enfermedades degenerativas recuerdo bien la novela y dejó en mi un poso amable y agradable. Y conociendo algo el sector que sepas que la novela romántica es la que más se vende, de lejos, lo único eso sí que no tienen tantos festivales :).

Megan Barrow dijo...

Tengo que decir que a mí también me dejó una buena sensación la primera novela, la primera vez.
El problema fue la segunda novela, con tantas referencias a la primera, unos saltos en el tiempo que me fastidiaban, y los cliffhanger con los que termina las dos novelas, curioso que la primera vez no me llamó la atención y el de la segunda me pareció tan extemporáneo que al releer la primera me encontré la llamada que también da paso a la segunda.
Y no voy a mencionar el manual de psicología para dummies que gasta la autora.
Me pasó parecido con la "homenajeada", aunque, ahí, reaccioné con la primera novela, quizá porque trataba de cosas que conocía mejor por tenerlas más cerca.

Alice Silver dijo...

Megan, tendré que esperar a leer la segunda para seguir comentando... espero sacar un ratito en verano.