sábado, 4 de julio de 2009

Jack Taylor - Ken Bruen

Jack Taylor nació en Galway, Irlanda, hace 50 años. Su padre era un hombre encantador, empleado de ferrocarriles, al que adoraba y echa mucho de menos. Su madre una auténtica arpía, beata y quejica, a la que desprecia y más tarde ignora.

Pese a ser un mal estudiante desde pequeño fue un gran lector. El bibliotecario Tommy Kennedy le guió en sus lecturas: poesía, filosofía y novela policíaca.

Trabajó durante años en la policía irlandesa, la "Garda Síochána". Tras varias amonestaciones por sus problemas con el alcohol y después de partirle la cara de un puñetazo a un diputado que pretendía estar por encima de la ley, consiguió que le expulsaran.

Se convierte entonces en un detective barato, al que contratan personas a las que la policía no presta mucha atención, como una madre que no cree que su hija se haya suicidado o un jefe gitano cuando varias personas de su clan aparecen asesinadas. Su método de investigación parece ser recibir palizas y chivatazos.

Mide 1,88 y pesa 80 kg. Viste trajes comprados en Oxfam u otras tiendas de beneficencia. Vive en cuartos alquilados u hoteles. No es un detective más que bebe, es un alcohólico: pierde días completos de su memoria, tiene pesadillas horribles, se enfrenta a resacas monumentales, lo deja y vuelve a caer, toma betabloqueantes, le ingresan en un psiquiátrico... Cuando deja de beber es consciente de su vida miserable. En una época de su vida también se engancha a la cocaína.
Sus amigos:
  • Catherine Bellingham, ex-punki, ex-yonki y cantante. Colabora con Jack en sus casos.
  • Jeff, camarero del Nestor's
  • Sean, camarero del Grogan's
  • Padraig, el jefe de los borrachos
  • Keegan, policía londinense con sangre irlandesa.

En "El dramaturgo", la última traducida al español, nos reencontramos con un Taylor limpio porque su camello ha sido detenido, que sobrevive a base de yogurt y paracetamol. Visita la catedral e intenta reconciliarse con su madre mientras investiga los asesinatos de dos jóvenes que han sido tomados por accidentes.



Comentario personal

He devorado en pocos días las 2 primeras novelas de Jack Taylor. Me ha entusiasmado su estilo original, su personaje, la manera de entender el mundo como irlandés, las referencias musicales y literarias... Los comentarios sobre otros autores policíacos como Pelecanos o Ed McBain y burlas encubiertas sobre Kathy Reichs y Patricia Cornwell. Sus frases antológicas: "¡Hombres con pantalones cortos! ¡con calcetines y sandalias! Una de las visiones verdaderamente horrendas de la nueva era"; "Me encontré con un rumano irlandés... antes era rumano del todo pero se había vuelto nativo". Os lo recomiendo vivamente.
Sin embargo "El dramaturgo" me ha aburrido soberanamente. Dispersa, autocomplaciente, es como una serie de pensamientos y citas deslavazados unidos por el hilo conductor de una investigación mal llevada y la culpabilidad del protagonista con un final desolador.

Para comer: bistec con patatas fritas y hamburguesa con Coca-Cola.

Libros de Jack Taylor
  1. Maderos (The Guards, 2001)
  2. La matanza de los gitanos (The Killing of the Tinkers, 2002)
  3. The Magdalen Martyrs, 2003
  4. El dramaturgo (The Dramatist, 2004)
  5. Priest, 2006
  6. Cross, 2007
  7. Sanctuary, 2008
  8. The Devil, 2010
  9. Headstone, 2011
  10. Purgatory, 2013
  11. Green Hell, 2015
  12. Emerald Lie, 2016
  • The Dead Room, 2005 - relato corto

Televisión
  • The Guards, 2010. The Pikemen, 2011. The Magdalen Martyrs, 2011. Priest, 2012. The Dramatist, 2012. Shot Down, 2013. Cross, 2016. Headstone, 2016. Purgatory, 2016. Películas para TV. Irlanda - Alemania. Director: Stuart Orme. Intérprete: Iain Glen (Taylor)


El autor

Ken Bruen nació en Galway, Irlanda en 1951. En su familia los libros estaban prohibidos, su padre pensaba que leer y estudiar era una pérdida de tiempo. Estudió en los franciscanos, que mandaron una carta a sus padres diciendo que era retrasado y solo podría dedicarse a lavar platos. Estudió Arte en el Trinity. En 1979, a los 28 años, fue arrestado durante una pelea en un bar en Brasil y pasó 4 meses en la cárcel donde sufrió todo tipo de torturas y abusos. Durante veinticinco años trabajó como profesor de inglés en África, Japón, Sudeste asiático y Sudamérica. Está casado y tiene una hija, Grace, con síndrome de Down.

Otros libros

Serie Roberts y Brant - ver entrada

Serie Max y Angela - Co-escrita con Jason Starr
  1. Bust, 2006
  2. Slide, 2007
  3. The Max, 2008
  4. Pimp, 2016
Otras novelas
  • Funeral: Tales of Irish Morbidities, 1992
  • Shades of Grace, 1993
  • Martyrs, 1994
  • Sherry: And Other Stories, 1994
  • Time of Serena-May/Upon the Third Cross, 1995
  • Rilke on Black, 1997
  • The Hackman Blues, 1997
  • Her Last Call to Louis MacNeice, 1997
  • London Boulevard (London Boulevard, 2001)
  • Dispatching Baudelaire, 2004
  • American Skin, 2006
  • Once Were Cops, 2008
  • Tower, 2009 - escrita con Reed Farrel Coleman
  • Merrick, 2014

8 comentarios:

Boira dijo...

Acabo de terminar “Maderos” de Ken Bruen, de lectura rápida y muy interesante el protagonista Jack Taylor. Me ha gustado penetrar en una sociedad lejana, la irlandesa. Pero tanta borrachera no es para mí, tardaré un poco a leer otro libro de la serie. Me ha recordado algo que con 17 años, la primera vez que fui a Inglaterra, me impactó mucho, grupos de borrachos, en pleno dia, por los parques de las ciudades.
Me gustaría que libros como este, con tantas referencias musicales, llevaran un CD con la música.

Alice Silver dijo...

Boira, tienes razón en lo del CD, yo lo he echado de menos también en los libros de Charlotte Carter e Ian Rankin. Yo he leído "Maderos" y "La matanza de los gitanos", me parece interesante el retrato de un alcohólico real, sin asomo de mitificación.

ferdi dijo...

Desde mi adolescencia (hace muchos años con los clásicos americanos) que no había vuelto a leer novela negra.
Con mi incorporación a la era de internet he encontrado tu excelente blog y tu no menos acertada recomendación de Ken Bruen.
Maderos me ha parecido una oración
El Padre
El Hijo
El espiritu Santo
Excelente
En "El Dramaturgo" existe una esperanza rota (no tengo gitanos, todavía)que lo diferencia con "Maderos" en un final terrible que lo hace dificilmente recuperable. Una novela, a mi entender, extraordinaria, si tal palabra puede emplearse para algo que te hunde en lo más oscuro.
Hay seres a los que les ocurren tales desastres en su vida, que los que vivimos una vida anodina los miramos con increduldad, y haberlos "hailos"
Es seguro que nos derrumbariamos como castillos de naipes.
Como actualmente se hunden familias bajo el peso del paro. De hombres cincuentones que jamás levantaran la cabeza en esta nueva sociedad tecnológica, que Jack Taylor sabe también esquivar ¿Como lo consigue?

Alice Silver dijo...

Bienvenido Ferdi, me alegra que te guste el blog y este personaje, yo todavía no he tenido ocasión de leer El dramaturgo, pero los dos primeros de la serie me parecieron magníficos. También los de los otros personajes de Bruen, que también tienen una entrada en el blog: Roberts y Brant. Esperamos seguirte viendo por aquí.

loquemeahorro dijo...

Me acabo de terminar "mi primer" Jack Taylor: El Dramaturgo (gracias a un generoso préstamo), y ratifico, palabra por palabra, el comentario personal de la entrada.

Me encanta el estilo de Ken Bruen, que ya conocía bien por la serie de R&B y por London Boulevar, y sobre todo su sentido del humor.

Por ejemplo, en esta novela Jack Taylor está limpio, no por nada, sino porque han detenido a su camello y no conoce a otro.

Eso sí, le pondría algunos peros a la trama criminal, y en general, creo que me sigo quedando con Roberts y Brant.

Alice Silver dijo...

¡Qué bueno! Está limpio porque no encuentra camello :), pero bares sí encontrará ¿no?

Loque, como decimos en el comentario personal hay tantas cosas buenas en estas novelas... que podemos prescindir de la trama.

detectives salvajes dijo...

Bueno, pues ya he leído MADEROS. Diferente. Alcohol y religión a dosis suficientes para no andar derecho por la vida, como Taylor. No me ha clavado pero si lo encuentro interesante.

Alice Silver dijo...

Y mucho sentido del humor Detectives Salvajes... Yo disfruté mucho de la novela..