lunes, 23 de septiembre de 2013

Philo Vance - S.S. Van Dine

Philo Vance es detective en Nueva York en los años 20 y 30.

Estudió derecho en Harvard, viajó por Europa y completó sus estudios en Oxford. Heredó una inmensa fortuna de una de sus tías.

Mide 1,85, tiene ojos grises acerados, que a veces cubre con su monóculo. Apuesto, se parece a John Barrymore. Viste a la moda, con corbatas color espliego.

Es aristócrata por instinto y por temperamento. Snob, trata con desdén las inferioridades de toda clase. Detesta la estupidez, la vulgaridad y el mal gusto. Irónico, le interesa lo humano pero desde el punto de vista científico, no humanista.

Tiene una cultura y brillantez extraordinarias. Le gusta el arte y se le considera una autoridad. Tiene una colección magnífica que reúne obras orientales y occidentales, clásicas y actuales.

Habla varios idiomas y conoce en profundidad las más variadas disciplinas, desde los clásicos a la biología, la economía o la antropología filosófica.

Lee el Antiguo Testamento. Practica la esgrima, el golf y el polo. Le gustan la ópera y los conciertos. Juega al póquer. Fuma Régie.

Vive en la calle 38 este de Nueva York, en los dos últimos pisos de una casona restaurada cerca de Madison Square. Currie, viejo criado inglés, es su intendente, ayuda de cámara y cocinero.

Vance no confía en las pistas ni evidencias, piensa que un asesino inteligente es capaz de no dejarlas. Tampoco cree en el poder de la deducción ya que puede llevar a conclusiones equivocadas. Aunque el lugar, la ocasión, los medios, el motivo y la conducta parezcan demostrar la culpabilidad de un sospechoso, esa no tiene por qué ser la verdad. Ni siquiera una confesión le garantiza la autoría del crimen pues puede producirse por coacción o amor.

Busca en el crimen sus factores psicológicos y a partir de ellos cree poder identificar al culpable, igual que puede identificar que un cuadro es de Rubens. Conduce los interrogatorios de un modo inteligente. Cree que la forma del cráneo es una muestra de la personalidad.

El narrador de las novelas es S.S. Van Dine, su consejero legal y administrador financiero. Es su amigo personal, se conocieron en Harvard y Van Dine decidió abandonar el bufete familiar para acompañar a Vane.

Otros personajes habituales en las novelas son John F.X. Markham, fiscal del distrito, hombre calmado, contrapunto de Vance, busca detener cuanto antes a los culpables y cree a pies puntillas en la veracidad de las pruebas. Y Ernest Heath, sargento de policía.

En "El misterioso asesinato de Benson" el señor Benson, aparece asesinado de un disparo en su domicilio. Era un corredor de bolsa más odiado que querido. Las sospechas recaen sobre una mujer y su amante pero Vance no cree en las evidencias.

En "El asesinato del casino" Vance recibe una carta advirtiéndole de que en la casa de juego Kincaid ocurre algo sospechoso. Mientras Vance visita el casino una persona es envenenada y al poco tiempo otros dos miembros de su familia.

Comentario personal

Philo Vance me ha resultado un personaje curioso, bastante snob y prepotente, sus discutibles opiniones no esconden un punto irónico que a veces busca más provocar que otra cosa. Cuestiona la democracia. Odia el progreso, prefiere las iglesias a los rascacielos y la artesanía a la fabricación industrial. El personaje tiene una mentalidad más inglesa que americana.

"El misterioso asesinato de Benson"  me ha resultado algo pesada, insistiendo en la idea de la superioridad de la metodología de su personaje el autor va haciendo parecer sospechosos a todos los protagonistas para al final cuestionar su culpabilidad.

"El asesinato del casino" tiene largos párrafos dedicados a hablarnos de los venenos y sus efectos, también me ha resultado cansina, aunque me ha gustado descubrir el ambiente del lujoso casino en la época de la prohibición.

Nos movemos por Nueva York en metro, mientras descubrimos algunos de sus edificios emblemáticos como el Club Stuyvesant, el Hotel Ansonia o el desaparecido Palacio Schwab en Riverside Drive.

Vance cree que la evolución de la gastronomía y la de la humanidad corren en paralelo. En sus novelas vemos al protagonista desayunar café turco, fresas y huevos a la benedictine o degustar melón del norte de Brasil y perca rellena de huevo duro con huevo rallado bañada en salsa de almendras y mantequilla. Para almorzar: sopa de tortuga y omelette aux rognons.


Libros de Philo Vance
  1. El caso del asesinato de Benson / El asesinato de Benson / El misterioso asesinato de Benson / El misterioso caso Benson /  El crimen de Benson / El caso Benson (The Benson Murder Case, 1926)
  2. El crimen de La Canario / El caso del canario asesinado / El crimen de la “canaria” / El visitante de medianoche (The Canary Murder Case, 1927)
  3. El asesino fantasma / El crimen de Greene / La serie sangrienta (The Greene Murder Case, 1928)
  4. Los crímenes del obispo (The Bishop Murder Case, 1928)
  5. El escarabajo sagrado (The Scarab Murder Case, 1930)
  6. Matando en la sombra / El caso Kennel (The Kennel Murder Case, 1933)
  7. El caso del dragón / El dragón del estanque (The Dragon Murder Case, 1933)
  8. Asesinato en el casino / El asesinato del casino (The Casino Murder Case, 1934)
  9. El caso Garden (The Garden Murder Case, 1938)
  10. El caso del secuestro (The Kidnap Murder Case, 1936)
  11. El misterio del café Domdaniel (The Gracie Allen Murder Case / The Smell of Murder, 1938)
  12. El caso Rexon / Crimen en la nieve (The Winter Murder Case, 1939)

Relatos
  • The almost perfect crime, 1929
  • The Bonmartini murder case, 1929
  • The inconvenient husband, 1929
  • The man in the blue overcoat, 1929
  • A murder in the witches' cauldron, 1929
  • Poison, 1929
  • The scarlet nemesis, 1929
  • Fool!, 1930

Películas y series de televisión
  • ¿Quién la mató? (The Canary Murder Case, 1929). EE.UU. Director: Malcolm St. Clair Intérpretes: William Powell (Vance), Louise Brooks (El canario - Margaret O'Dell).
  • The Greene Murder Case, 1929. EE.UU. Director: Frank Tuttle. Intérprete: William Powell (Vance)
  • The Bishop Murder Case, 1930. EE.UU. Directores: David Burton, Nick Grinde
  • Intérprete: Basil Rathbone (Vance)
  • The Benson Murder Case, 1930. EE.UU. Director: Frank Tuttle. Intérprete: William Powell (Vance)
  • Paramount on Parade, 1930. EE.UU. Varios directores. Intérprete: Basil Rathbone (Vance)
  • Matando en la sombra (The Kennel Murder Case, 1933). EE.UU. Director: Michael Curtiz. Intérprete: William Powell (Vance)
  • The Dragon Murder Case, 1934. EE.UU. Director: H. Bruce Humberstone. Intérprete: Warren William (Vance)
  • The Casino Murder Case, 1935. EE.UU. Director: Edwin L. Marin. Intérprete: Paul Lukas (Vance)
  • The Garden Murder Case, 1936. EE.UU. Director: Edwin L. Marin. Intérprete: Edmund Lowe (Vance)
  • The Scarab Murder Case, 1936. Reino Unido. Director: Michael Hankinson. Intérprete:
  • Wilfrid Hyde-White (Vance)
  • Night of Mystery, 1937. EE.UU. Director: Ewald André Dupont. Intérprete: Grant Richards.
  • The Gracie Allen Murder Case, 1939. EE.UU. Director: Alfred E. Green. Intérprete: Warren William (Vance)
  • Calling Philo Vance, 1940. EE.UU. Director: William Clemens. Intérprete: James Stephenson (Vance)
  • Philo Vance's Gamble, 1947.  EE.UU. Director: Basil Wrangell. Intérprete: Alan Curtis (Vance).
  • Philo Vance Returns / Infamous Crimes, 1947. EE.UU. Director: William Beaudine
  • Intérprete: William Wright (Vance)
  • Philo Vance's Secret Mission / Philo Vance, Detective, 1947. EE.UU. Director: Reginald Le Borg. Intérprete: Alan Curtis (Vance).
  • Philo Vance, 1974. Serie de TV de 6 episodios. Italia. Director: Marco Leto Intérprete: Giorgio Albertazzi (Vance)
  • Vyvrazdení rodiny Greenu, 2002. Película para TV. Chequia. Director: Jirí Strach. Intérprete: Jirí Dvorák (Vance).


El autor

S.S. Van Dine es el seudónimo de Willard Huntington Wright. Nació en 1888 en Charlottesville, Virginia. En 1901 la familia se trasladó a Santa Monica, California, donde el padre adquirió un hotel. Estudió en St. Vincent College, Pomona College y la Universidad de Harvard, aunque no llegó a graduarse. Estudió arte en Munich y París. También música y composición, deseando iniciar una carrera como director de orquesta.

En 1907, con 19 años, conoció a Katharine Belle Boynton durante un viaje a Seattle, se casó con ella a los 15 días de conocerla. Trabajó como taquillero del tren y allí conoció a un periodista de Los Angeles Times que le facilitó un trabajo como crítico literario a los 21 años. Realizaba críticas sarcásticas de novelas románticas y policíacas, destinadas según él a lectores de formación e inteligencia limitadas y sobre arte. Ese mismo año nació su hija Beverly.

En 1913 se trasladó a Nueva York para editar The Smart Set, una revista literaria.

Germanófilo, se opuso a que Estados Unidos se uniera a la causa aliada en la I Guerra Mundial. Fue acusado de espiar para los alemanes y despedido del periódico de Nueva York donde trabajaba.

Durante un tiempo fue adicto a la morfina, sufrió una crisis nerviosa y se trasladó a San Francisco donde trabajó como columnista de un periódico y se intentó reconciliar con su esposa a la que había abandonado.

Volvió a Nueva York en 1920, trabajando como freelance. En 1923 y estando gravemente enfermo pasó dos años en cama leyendo cientos de novelas policíacas. Escribió un ensayo en 1926 donde hablaba de ella como una forma de arte y se decidió a crear su propio protagonista escribiendo tres la novelas, la primera de ellas, El caso Benson, se publicó ese mismo año y pronto alcanzó la popularidad llevándose sus novelas al cine interpretadas por actores importantes como William Powell o Basil Rathbone.

Ocultó su propio nombre bajo un seudónimo para separarlo de su trabajo "intelectual". Algunos biógrafos dicen que la historia de la convalecencia fue sólo una excusa.

En 1928 publicó en la "American Magazine" las 20 reglas que debería cumplir toda novela policíaca.

Se divorció de su esposa en 1929 y se casó de nuevo en 1930 con la pintora Eleanor Rulapaugh, conocida como Claire De Lisle.

En los años 30, tras la depresión, el gusto del público cambió hacia el "hard-boiled" y Van Dine quedó un poco apartado.

Falleció en Nueva York en 1939, con 51 años, por problemas de corazón

Otros libros
  • Modern Painting, 1915
  • What Nietzsche Taught, 1915
  • The Man of Promise, 1916
  • Tendency and Meaning, 1915 - escrito con su hermano Stanton
  • The Creative Will, 1916
  • Misinforming a Nation, 1917
  • The Future of Painting, 1923

14 comentarios:

Alice Silver dijo...

Un comentario del cajón de sastre:

CREUSSA dijo...
Intentando descargar mis estanterías de eterna literatura pendiente, di con Van Dine y su detective Philo Vance. Intenté leer "El caso del canario asesinado" y no le hallé el punto. Sin embargo me ha encantado "Crimen en la nieve", novelita-problema total, que como tantas otras en su misma sintonía me ha enganchado una vez más ;-)

12 de febrero de 2012 21:03

CREUSSA dijo...

También leí "EL misterioso asesinato de Benson" y estaba deseando terminar, se me hizo muy pesada. Definitivamente, me quedo con "Crimen en la nieve" porque no creo que lea nada más de este autor.

Natalia D. dijo...

“El caso Garden” fue de las primeras novelas policiacas que leí siendo niña y guardo buen recuerdo de ella; no sé si por la novela en sí o por el descubrimiento de las lecturas de “adulto” que para mí significó aquel libro. Después leí los crímenes de Benson y la Canaria y también me gustaron. Sin embargo hace ya pocos años leí “El caso Rexon” y se me hizo pesado y poco interesante”. Si juzgo por ese recuerdo más reciente me parece que Van Dine ha envejecido mal como autor de policiaco; pero también es verdad que “El caso Rexon” es el último caso de Philo y parece hecho sin gran interés, simplemente para cubrir el expediente y cobrar (Van Dine era drogadicto y llevaba una vida de diletante que supongo sería muy cara).
Lo que si me parecen muy interesantes, incluso divertidas, de leer son las 20 reglas que una buena novela policiaca debía cumplir; algunas totalmente obsoletas, otras vigentes y otras la mar de curiosas.

Alice Silver dijo...

Creussa y Natalia D., curiosamente de una de las novelas que habláis El caso Rexon y Crimen en la nieve es la misma y vuestra opinión muy distinta :), yo de momento no creo que me anime con más aunque no me ha resultado tan pesado como otros clásicos.

Natalia D, se me había pasado mencionar lo de las 20 reglas, ya lo he añadido, gracias. Me encantan estas reglas que ni los propios autores respetan, sobre todo el punto 1 de dar las mismas pistas al lector. Hay otros como el punto 3 que no considero indispensable. Otros, como dices, han quedado obsoletos, como la investigación a cargo de varios personajes de la que tenemos ejemplos bastante exitosos. Y finalmente hay en otros puntos que le doy toda la razón, me molesta muchísimo cuando el descubrimiento del crimen es resultado de la casualidad. Y el último punto es genial.

Gato Q dijo...

Qué excelente oportunidad me das, Alice, de hablar mal de Philo Vance XD. ¡Lo detesto! Por absoluta manía de completar cosas, he leído el Crimen de Benson, el Dragón del Estanque, el Asesinato del Casino y el caso Rexon.

Vance me parece de una pedantería que no cabe en mi biblioteca. Me es imposible creer que siempre tiene el conocimiento ideal para cualquier situación, como saber a nivel de experto sobre jarrones chinos, al mismo tiempo que es experto en crianza de perros finos. Y así con otro montón de cosas. Muchos detectives resueleven casos presumiendo mucho menos.

Pero sospecho que lo que más rabia me ha dado es las famosas 20 reglas, puesto que las leí en el volumen del Dragón del Estanque, en que el arma asesina -y pista principal- es tan enrevesada, que no puedo perdonar que Van Dine se atreviera a decir que la solución siempre debía ser evidente (si uno fuera tan inteligente como el detective, agrega).

lammermoor dijo...

Esta vez no tengo que ir a consultar el catálogo de la biblio. Entre mis libros fatigados hay un par de novelas de Philo Vance: El caso de la canaria y otro sobre un jarrón de porcelana china.

EStoy con Gato Q. Philo Vance me parece pretencioso, prepotente y un pijo redomado. Es el primo amaricano de Lord Peter Winsley, aunque muchísimo más antipático que este.

José María dijo...

¡Qué manía les tenéis a los detectives relistos! Es cierto que personajes como Philo Vance son un poco estupendos de más, pero en eso se basa parte de su gracia. Como Vish Pury de Tarquin Hall, Hércules Poirot , de la Christie, o Nero Wolfe de Rex Stout. ¡Qué le van a hacer los pobres si son tan listos, tan sabihondos, y tienen una mente privilegiada! Los pobres sufren los traumas de los superdotados. Y más allá de la broma, a mí también se me hacen un poco pesadas las novelas de Van Dyne, por resultar un tanto espesas el desarrollo de las tramas.

Alice Silver dijo...

Por error he borrado varios comentarios al intentar borrar un comentario spam, los recupero aquí:

Alice Silver dijo...
Jajaja GatoQ, demasiados libros leídos para ser un detective que detestas. Yo iba a leer 4 para preparar la entrada pero tiré la toalla.

Muy bueno el punto de que sabe de todo y que es el primero que se salta sus propias reglas y encima lo hace a lo grande, es un poco como todos los advenedizos a la novela policíaca, como la infravaloran no la respetan.

Lammermoor, sabía que le ibas a llamar pijo. La verdad es que no me ha recordado a Lord Peter, él tiene alma y Philo Vance no.

José María, a mí sí me gustan los relistos, Sherlock, Poirot, Puri... Lo que me disgusta es la falta de sentido del humor, de ligereza, de ingenio...

25 de septiembre de 2013 22:39

JOSÉ DIEGO dijo...
Creo que las novelas de Philo Vance han envejecido peor que las de los restantes "superlistos", quizá porque el citado investigador resulta "estomagante" y mas "repelente" que los anteriormente nombrados y eso que entre ellos los hay de matrícula de honor.

Es posible que porque rompe lo que podríamos llamar "acuerdo lector", o sea: "Estoy dispuesto a creer lo que me cuentas...pero hasta ese cierto límite que algunos sobrepasan"

Encantado de leerte de nuevo, Alice, saludos a algun@ de l@s habituales.

25 de septiembre de 2013 23:47

Alice Silver dijo...
Parece que en este caso hay bastante unanimidad José Diego, no ha surgido ningún defensor. Yo creo que más que a la ruptura del acuerdo, se debe a la falta de empatía del lector con el personaje...

Saludos

Gato Q dijo...
Me es difícil evitar leerme todos los libros de un detective que ya he empezado, Alice. Es una manía molesta, XD, pero incluso en este caso, a veces tengo ganas de comprar los libros que me faltan. Después de todo, a pesar de lo mucho que detesto a Philo Vance, todavía no llega al nivel de la Temperance Brennan de los libros o Kay Scarpetta, cuyos libros salieron volando de mi casa hace unos meses.

José María, me parece muy injusto poner a Poirot o Wolfe en la misma idea que Vance :) Realmente a mí no me parece super listo, porque quizás podríamos reemplazarlo por un robot con conexión a la wikipedia XD: la diferencia la hace que es experto en todo lo que haga falta en la historia, no el que tenga super capacidades deductivas. Y eso no le califica precisamente para llamarnos tontos al resto de nosotros, jejejeje.

27 de septiembre de 2013 17:41

Alice Silver dijo...
A mi tampoco me gusta la Brennan de los libros GatoQ, leí hace tiempo algunos libros suyos y ahora me da pereza leer alguno más para preparar su entrada. Es curioso que la serie esté muy alejada...

27 de septiembre de 2013 18:59

Detective dijo...
Saludos, Alice.

Bueno, supongo que me toca jugar un poco al abogado del Diablo aquí. Leí hace rato El misterioso caso Benson y El crimen de la Canaria. Personalmente no me ha molestado demasiado el personaje. O sea, pedantes lo hay a montones y personalmente encuentro interesante algunas de sus disertaciones, pero entiendo que a algunos no les caiga bien. Definitivamente no es una lectura para un lector actual y como ya varios han dicho no ha envejecido bien. Demasiado "edad de oro" en el mal sentido de la expresión. Aún así yo lo considero más pasable de Ellery Queen de quién jamás he podido terminar un libro. En fin, en gustos se rompen géneros.

29 de septiembre de 2013 02:22

Alice Silver dijo...
Detective, realmente a mi tampoco me molestó tanto la pedantería del personaje, me gustó incluso su gusto un tanto decadente por los tiempos pasados... pero sí se me hizo pesado de leer, lo mismo que Ellery Queen y muchos de los "clásicos" que han perdido su lugar...

29 de septiembre de 2013 22:42

Anónimo dijo...

Solo leí (o eso intenté) un libro de Philo Vance pero suficiente para parecerme un personaje fallido, el autor se esfuerza en recrearlo de todo tipo de virtudes perdona-vidas y a la hora de la verdad los enigmas y deducciones son flojos e irreales.

Alice Silver dijo...

Creo que estamos de acuerdo, pese a ello hay algo de las novelas que no me desagradó, ese ambientillo de ricos neoyorkinos de los años 20 y 30.

Luis Bernardo Perez dijo...

Sin duda S.S. Van Dine era el más purista cultivador de la llamada novela enigma. Su estricto apego a las reglas del género (las cuales el ayudó a fijar) lo convierten en una curiosidad, pero también hacen que su obra resulta un tanto "desabrida" y esquemática para el gusto contemporáneo. Considero que quien lea "Crimen en la nieve" no necesita leer más del autor.

Alice Silver dijo...

Bueno Luis, estricto, estricto, creo que muchos de los autores que escriben estas reglas son los primeros en saltárselas, en cualquier caso son muy interesantes... Curiosamente las críticas se centran en el aspecto pedante del protagonista. Algún día leeré Crimen en la nieve...

Anónimo dijo...

Querida Alice:

La editorial Reino de Cordelia ha publicado la primera novela con traducción nueva (y las traducciones de esta editorial son muy buenas) de S.S. Van Dine y su flemático detective Philo Vance, con prólogo de Luis Alberto de Cuenca gran admirador de la novela policíaca detectivesca.

Alice Silver dijo...

He trasladado tu comentario a la página de Philo Vance ya que los de la entrada de Novedades y lanzamientos tienen fecha de caducidad. He añadido la portada del libro y el enlace a la editorial. Me parece muy buena noticia que haya editoriales que se animen a reeditar y "retraducir" a los clásicos, más si lo hacen con la calidad a la que nos tiene acostumbrados Reino de Cordelia.

Firmar vuestros comentarios por favor, aunque sea con un alias, me gusta saber un poco quien sois y relacionar los de una entradas con otras.