martes, 4 de octubre de 2016

Anne Capestan - Sophie Hénaff

Anne Capestan es comisaria de la policía judicial de París.

Tiene 37 años. Pelo castaño oscuro. Suele vestir vaqueros, jersey fino, bailarina y trinchera.

Está separada, vive con su gato en un piso amplio y cómodo.

Escucha a Brassens, lee a Tom Wolfe, a Marie-Ange Guillaume y novelas policíacas.

Fue medalla de plata de tiro en las olimpiadas de Sidney, ahora no puede ni llevar pistola.

Fue la estrella de su generación, ascendió rápido durante sus 15 años de carrera, trabajó en la Brigada contra el Crimen Organizado y en la de Menores. Pero disparó un tiro de más y tras seis meses de suspensión, al reintegrarse al trabajo, la ponen al mando de una brigada especial donde han reunido a todos los funcionarios poco ortodoxos: borrachos, tarados, depres, vagos… para luego dejarlos abandonados en un rincón.

Tiene autoridad natural, gran fuerza de voluntad, es valiente, no es competitiva. Sabe motivar a su equipo, es amable sin ser blanda, firme sin ser dura. No cree en el instinto, salvo como una alerta de la memoria de que hemos pasado algo sin analizar.

Su brigada trabaja en el 3, rue des Innocents de París, deben apañarse con los restos de mobiliarios de otras comisarías y un parque móvil compuesto de un Twingo sin parachoques, un Clio oxidado y un 306 desvencijado. Y enfrentarse a todos los casos sin resolver de la región: atracos, timos…

Los miembros de su equipo son:
  • Teniente José Torrez, gafe, todos sus compañeros han resultado heridos o muertos, está tan acostumbrado a trabajar solo que hace a la vez de poli bueno y poli malo. Mide 1,70 es puro músculo. Pelo oscuro.
  • Comandante Louis-Baptiste Lebreton, durante 10 años fue negociador del RAID, una brigada de élite, también trabajó en asuntos internos, donde destacó por su intransigencia. Es un adonis de rasgos patricios, ojos claros y complexión atlética. De Dijon.
  • Capitana Eva Rosière, escritora de novelas policíacas de éxito. Millonaria. Pelo como llamas anaranjadas, labios rojo brillante. Del Loira.
  • Capitán Merlot, alcohólico, 30 años en antivicio. Charlatán incorregible con un gran don de gentes.
  • Otros: Orsini, un diletante chivato que filtra noticias a la prensa; Evrard, una adicta al juego que trabajaba en la brigada contra el juego; Dax, exboxeador, exespecialista en cibercrimen; Lewitz, fanático de los coches o más bien de destrozarlos...

En "La brigada de Anne Capestan" el grupo de reúne y buscan desesperadamente algún caso que poder resolver entre los montones de cajas de expedientes que les han transferido. Se centran en el estrangulamiento de una anciana en 2005 y en el asesinato de un hombre a punto de prescribir de 1993.

Comentario personal

Novela entretenida y amena. Muy divertida. Bien escrita, con las descripciones justas y diálogos bien hilvanados. Investigaciones bien llevadas, con dosis de intriga bien administradas. Una protagonista atractiva y un equipo de secundarios maravillosos. La autora teje de un modo excepcional sus interacciones y muestra como Capestan es capaz de sacar lo mejor de cada uno de ellos.

Creo que es un error de la editorial española no insinuar en el título o en la portada el carácter humorístico del libro. No he sabido que era un libro divertido  hasta que han comenzado vuestras recomendaciones. El título original es Poulets grillés, literalmente "pollos a la parrilla", en argot "polis pillados" y como veis la portada francesa es muy diferente a la española.

Para comer empanada de patata con sidra, hamburguesas con patatas fritas, pizzas con helado de macadamia, espaguetis con cebolla, aceitunas y queso.



Libros de Anne Capestan
  1. La brigada de Anne Capestan (Poulets grillés, 2015)
  2. Aviso de muerte (Rester groupés, 2016) 







La autora

Sophie Hénaff nació en 1972. Fue humorista en el café-teatro L'Accessoire, en Lyon. Más tarde abrió con una amiga Le Coincoinche, un bar para juegos de mesa. También ha sido traductora.

Actualmente trabaja en la revista Cosmopolitan en Francia, donde escribe una columna de humor llamada Cosmoliste. "La brigada de Anne Capestan" es su primera novela.

28 comentarios:

Alice Silver dijo...

Comentarios del Cajón de sastre:

Monika dijo...
Hola a tod@s! No recuerdo haber visto "La brigada de Anne Capestan" de Sophie Henaf. Lo leí hace solo unos días y os lo aconsejo fervientemente! A parte de una buena historia policíaca os reiréis con unos cuantos detalles. Ojalá siga la serie!! Deseo que os guste tanto como a mi!

30 de agosto de 2016, 20:56

Alice Silver dijo...
Te agradezco la recomendación Monika, efectivamente creo que nadie había hablado de la autora. He visto que ya ha salido la segunda parte en Francia, la buscaré.

30 de agosto de 2016, 23:11

Anónimo Javi (ex-anónimo) dijo...
Buenas

He leído este verano "La brigada de Anne Capestan". El planteamiento es clavadito al de "Los bastardos de Pizzofalcone" de Maurizio de Giovanni: un grupo de policías caídos en desgracia, justa o injustamente, son agrupados en una única brigada.

Es muy entretenido y una buena lectura veraniega. Dominan la narración dos investigaciones paralelas que convergen (o no) y la peculiar idiosincrasia de cada uno de los componentes de la brigada. Mención especial para el proceso decorativo de su nueva oficina/comisaría, ubicada en un piso (creo recordar que un tercero o cuarto) de un edificio cualquiera.

Besos y saludos

31 de agosto de 2016, 11:08

Laura dijo...

No conocía a la autora, pero me la apunto. No está mal probar con algo de novela policial con un toque de humor :)
Besos!

Megan Barrow dijo...

Recuerdo que me hizo reír y sonreír, así que sí, a ver cuando publican la siguiente.
Es de las pocas novelas francesas que se lo toman con verdadero humor. ¡Bien por la autora!

Alice Silver dijo...

Espero que te guste Laura, a mi me encanta encontrar humor en la novela policial: Camilleri, Domingo Villar, Evanovich... son de mis autores favoritos, no hay nada peor que esos autores que creen que lo mejor es crear un personaje cuanto más triste mejor...

Coincidimos totalmente Megan, espero que pronto traduzcan la siguiente y que la escritora se ponga como una loca a publicar nuevas entregas.

Anónimo dijo...

hola!
Hace tiempo que no hago comentarios pero hoy al ver el comentario he decidido hacer uno.
El libro es un puro divertimento. Reunen a lo "mejor de cada casa" para abandonarlos a su suerte y resulta que acabando cerrando dos casos que, como no podía ser de otro modo, confluyen en uno.
Prosa ágil, con un intento desdramatizador evidente de las situaciones de cada uno de los protagonistas, que revierte en un interés creciente, aunque pronto se adivina cual será el resultado del o de los casos, y el devenir de los policias.
En resumen: Interesante pero ligero; veraniego pero también para dos tardes otoñales lluviosas (de las de cuando llovía, claro)

saludos

pep

Alice Silver dijo...

Jajaja Pep, cuando llovía, claro, ahora hace tiempo que no lo vemos, al menos por aquí. A mi me ha encantado cómo van saliendo los personajes a escena, como encajan, y cómo la comisaria va sacando lo mejor de ellos... también, como mencionas, el modo en que la autora desdramatiza.

Isa dijo...

Si es humorístico me lo apunto que a mi me gustan mucho. Por cierto, ¿has leído algo de M. C. Beaton? Es que vi la peli de Ághata Raisin y la quiché letal y me gustó mucho.

Alice Silver dijo...

Isa, precisamente la estoy leyendo ahora, voy por la mitad de la Quiche letal y no creo que tarde mucho en publicar la entrada, estoy pasando un buen rato con el libro.

Núria Verdaguer dijo...

Y espero que no sea la última!!! me he divertido mucho con esta novela policiaca... estoy ansiosa por leer la próxima novela..

Alice Silver dijo...

Yo también espero que traduzcan pronto la próxima novela, aunque todavía no he visto nada en la web de la editorial Nuria...

Núria Verdaguer dijo...

Gracias Alice Silver... Y si no intentaremos leerlo en francés..

Alice Silver dijo...

Oui :)

Eloi G.G. dijo...

He estado en la Semana Negra de Gijón y asistí a la presentación del segundo libro de la autora, Aviso de muerte. Como no podía ser de otra manera, compré los dos. He acabado el primero (con momentos de humor delirante) y estoy con el segundo (lo que llevo tiene momentos muy divertidos).

Los casos están bien y el sentido del humor es genial. Por cierto, para humor también Donald E. Westlake o Chester Himes (va bien echar un ojo a los americanos algo más clásicos).

Alice Silver dijo...

Perdón el retraso en contestar, he estado dos semanas de vacaciones fuera de España y con acceso bastante limitado a internet. Yo compré la segunda en la Feria del libro de Madrid y la tengo en el montón de lecturas para este verano. Me alegra que te haya gustado. Por cierto a Himes no le encuentro mucho humor aunque los clásicos americanos me encantan.

Leandro Bazano dijo...

Empecé el segundo libro de la saga, lo largué habiendo leído el 17 %.
Cabe mencionar que el primero me gustó mucho, es bastante divertido y original en su planteo y me pareció que sería una buena veta para que la autora explote y le saque jugo, pero no pude avanzar en la lectura del segundo.
Soy consciente de que ninguna traducción es fiel y apenas refleja una imagen distorsionada del original en su idioma, sin embargo hay mejores y peores traducciones y en este caso estamos frente a una de las peores con las que me he topado.
Tengo la impresión de que el original usaría demasiado argot y eso ha de dificultar, aún más la traducción por la imposibilidad de transmitir la intencionalidad de algunas expresiones. Para el lector sudaca, y para peor uno aislado al sur de Bolivia, es doblemente insufrible ya que no es una traducción del frances al castellano, sino del frances al gallego, o como se llame ese idioma que hablan en la península y que me llevó en algún momento a renunciar ver películas gaitas por la imperiosa necesidad de subtitulado a efectos de entender lo que dicen.
Espero que para Uds. sea más fácil de leer, yo no pude.
Alice que tengas una hermosas fiestas y un magnífico inicio de año, pero no seas vaga y pensá que te debés a tu público; no dejés de leer y escribir. A propósito ¿Para cuando la novela de Silver?

Javier Gonzalez dijo...

Jajaja, me encanta el comentario de Leandro. Me he sentido completamente identificado porque yo también he reclamado subtítulos en muchas películas argentinas y mejicanas que nuestro castellano peninsular no permite desentrañar.
Así que, por romper una lanza en su favor, imaginad la dificultad que supone una traducción si además añades la dificultad de diferentes "argots". Dicho esto, hay traducciones absolutamente infames.

Y en cuanto a Henaff, todavía no me he puesto con el segundo libro pero espero que confirme las buenas expectativas que dejó el primero, a pesar de los problemas de traducción.

Besos y saludos. Javi (ex-anónimo)

Leandro Bazano dijo...

Javier, lamentablemente lo que nos separa a los hispanoamericanos de los españoles es el idioma.

Javier Gonzalez dijo...

Se sale del tema del foro pero yo creo que hay unas cuantas barreras más.

Un saludo

Alice Silver dijo...

Leandro, yo lo tengo en la mesilla, esperando poder ponerme con él, pero es que es imposible... Como a Javi también me hacen gracia tus comentarios. Soy una fiel seguidora de las distintas series de Star Trek y muchas de ellas sólo se encuentran disponibles en lo que se llama español internacional que es una mezcla de mexicano y argentino y aunque no necesito subtítulos me resulta bastante extraño, así que te entiendo perfectamente... aunque he leído bastantes libros "traducidos" al argentino (de la colección Septimo sello) no me resultan raros, creo que como decís el problema es el argot. Recuerdo los libros de Chester Himes y hasta a mi me resulta imposible identificarme con el argot del castellano de los 70.

Pese a ello, pienso que el idioma nos une más que nos separa...

Leandro Bazano dijo...

Quizás no sean muy felices mis torpes intentos, pero espero que se entienda que trato de ponerle algo de humor a mis comentarios.

Alice Silver dijo...

Creo que me pillaste con el modo detector de ironía en off...

José María dijo...

Sinceramente, creo que el problema fundamental es de escritores y traductores. Es cierto que algunos autores abusan de los localismos (sean de país o región), pues en la misma España hay autores que con tal de, presuntamente, darle color a la novela, la llenan de jerga local, y si el vocabulario es de uso diferente en distintos países... ¡pues a darle al diccionario que tampoco es tan terrible...!
Y decía de los traductores que, bien por desidia, incapacidad, o por malas condiciones de trabajo, demasiado a menudo ponen unas cosa... Y de paso el palo es para los editores, que en demasiadas ocasiones ni se leen los libros que editan y, al no pagar correctores, permiten que se publiquen auténticas burradas

Megan Barrow dijo...

Yo he leído el segundo libro y es muy entretenido, en la línea del primero, y no, no me ha llamado la atención por un uso desproporcionado de "argot", de ninguna clase. Al revés la traducción me ha parecido sumamente digna.

Y sí Leandro, yo también tengo el humor en off, porque tu primera entrada me pareció, agresivamente insultante, especialmente, dado que este blog está dirigido por una persona que habla español ya que vive en España.

José María, hay problemas de traducciones, pero no de autores, el autor es libre de escribir lo que quiera y como quiera. ¡Faltaría más! Entendámonos, el que escribe corre el riesgo de gustar o no, de que los lectores lo aceptemos o no, y si el riesgo es suyo es porque tiene libertad y, en general, usará o no "argot" dependiendo del tema de la novela y de los personajes.
Las traducciones son otro cantar, pero... cada uno es hijo de su tierra, y si a un traductor de Zamora (por ejemplo) le dan un libro para traducir, lo hará a su buen saber y entender, dentro de mantener el espíritu del autor y trasladar al español (en este caso) un texto escrito en otro idioma. Pídele que lo haga bien que sea una traducción digna, que utilice palabras de uso más o menos común, que no escriba "La dieta de los gusanos" en vez de "La dieta de Worms" (1521) pero lo que no le puedes pedir es que traduzca para que guste a: españoles, argentinos, chilenos, mejicanos (sí, con J), uruguayos, paraguayos, colombianos, peruanos, nicaragüenses, hondureños, panameños, bolivianos, y los que me dejo en el tintero.
Esos son muchas variantes, yo incluso comenzaría a llamarlos idiomas, porque más de 500 años de uso de un idioma que llegó a América y que se parecía muy poco al que hay se habla en España, unido a las bases de idiomas autóctonos y a miles de emigrantes de lugares donde no se habla español, como todos los italianos, franceses, árabes, etc, etc... no se puede decir, precisamente, que sea un idioma común. Tiene tantos falsos amigos o cognados, que decir que es un único idioma es una falsa ilusión.

No tengo para olvidar el día en que una amiga mejicana me dijo que no iba aún a por tabaco porque "abrían hasta las 5" y eran las 4.45, y yo como lela diciéndole: pues ve corriendo que te van a cerrar, y ella a todo repetirme que "que no, que abren hasta las 5". Después de mil vueltas, me di cuenta de que lo que quería decir Sandra era que NO habrían hasta las 5, y que, claro, como estaba cerrado no tenía prisa.

En fin que sí, que el segundo libro de Sophie Henaff me ha resultado muy entretenido.

Alice Silver dijo...

Volviendo al tema de las traducciones creo que realmente hay dos problemas:
- malos traductores (y editores que no revisan su trabajo): hace poco he leído en una novela de Bernard Minier que una niña quería de regalo de Navidad una cámara numérica (numerique es la curiosa manera que tienen en Francia de llamar a lo digital) o el famoso caso que menciona Megan de la dieta de los gusanos en un libro de Philip Kerr.
- localismos, para nosotros como españoles o para Megan como extranjera acostumbrada a los usos del español castellano no nos resultan raros, pero entiendo que para nuestros amigos de otro lado del océano sí lo sean. Si el mercado lo permitiera entiendo que las editoriales tendrían que hacer una traducción por cada país, especialmente en aquellos que utilizan más jerga...

aldobrandina dijo...

Pues a mí me han encantado, los dos. Y que conste que el primero lo compré porque me encantó la portada ( eso lo hago muchas veces, unas acierto y otras me cargo con unos ladrillos impresionantes). Espero que saque un tercer libro.

Alice Silver dijo...

Curiosamente a mi las portadas no me han gustado nada, no me habían llamado la atención hasta que oí hablar de los libros. Yo esperando a que llegue el verano para leer el segundo. Todavía no he visto que anuncien un tercero, ni en Francia.

hada benellia dijo...

Alice, tienes razón, la portada de la edición española no me gusta. Me gustó la portada de la edición francesa, que fue la primera que vi por pura casualidad, luego compré la española, pero hice una fotocopia de la edición francesa y se la pegué en la primera página del libro. Por cierto, el segundo es estupendo. Un saludo.

Alice Silver dijo...

Sí, creo que la portada francesa está más cercana al espíritu de la novela... muestra más claramente que se trata de una comedia.