martes, 16 de febrero de 2010

BCNegra 2010 - Los otros. Más allá de Suecia

Esta mesa redonda tuvo lugar el viernes 5 de febrero a las 19:30 en La Capella, C. de l’Hospital, 56. Participaron K. O. Dahl, James Thompson e Inger Wolf y moderó Ricard Ruiz Garzón.

La gente ya estaba un poco cansada cuando terminó la charla de Rankin y algunos abandonaron la sala, que quedó con medio aforo. El resumen de esta mesa lo he hecho un poco distinto, agrupando en cada autor las ideas que fueron saliendo.

En los días previos han participado en BCNegra otros nórdicos: Åsa Larsson, Camilla Lackbërg y Arnaldur Indridason. Hay otros nórdicos y están aquí, son "los otros" en relación a Stieg Larsson o Henning Mankell.

Ricard Ruiz Garzón condujo la charla lanzando preguntas interesantes: ¿Qué aportan a la novela nórdica actual, en qué se diferencian de Larsson o Mankell?. Muchas de las novelas muestran en sus títulos palabras relacionadas con el clima: verano, nieve, oscuridad… ¿Cómo influyen temperaturas tan extremas o la falta de sol en la personalidad de sus protagonistas? ¿Por qué se bebe tanto?

James Thompson, un finlandés de Kentucky, es el autor de “Ángeles en la nieve”. Su personaje es un finlandés a punto de ser padre, enamorado de una campeona de esquí americana, su ayudante es una persona muy religiosa. Investigan el crimen ritual de una actriz somalí afincada en Finlandia, cuyo cadáver ha aparecido abandonado en la nieve.

Thompson no cree que Larsson sea el paradigma de lo nórdico, pero gracias a él se han abierto las puertas para otros autores. Él se siente un escritor finlandés, encuadrado en una tradición diferente a la sueca. Su principal característica sería la incapacidad para expresarse, para decir te odio o te quiero. El clima es un personaje más de su obra. El verano dura pocas semanas. A 100 km del círculo polar la gente enloquece en la oscuridad. Él vive en Helsinki y se siente más cómodo a -10º C. Su país se diferencia de los del sur de Europa, en que no beben a diario, pero cuando beben, se lo beben todo y son capaces de manifestar las emociones que esconden el resto del tiempo. En Finlandia hay 1.200 muertes violentas al año, un número alto si se pone en relación a los 5 millones de habitantes, de su investigación se ocupan 25 detectives de homicidios y desde 1933 no han dejado ningún caso sin resolver. La mayoría son crímenes pasionales, de borrachera y cuchillada. También hay muchos suicidios, menos que hace años. Muchos optan por desaparecer en la nieve, no se les busca, es su derecho. El autor explora el racismo en su país, en el que no hay muchos extranjeros debido a su aislamiento.

Inger Wolf es danesa, su primera obra publicada en España “Un oscuro fin de verano” recibió el premio de la Danish Crime Academy al debut más interesante. Su protagonista es Daniel Trokic, reservado, melancólico, vive solo con su gato, es medio danés y medio croata. La intención de la autora al elegir su origen fue poder hablar de los terribles crímenes de guerra en la antigua Yugoslavia. Su compañera es Lisa Kornelius. Al principio no trabajan bien juntos, él conoce bien el terreno y ella no, debe probar que es buena. En Dinamarca el clima no es tan extremo. En febrero hay mucha nieve pero vuelve la luz. En noviembre salen corriendo para España. Los daneses son considerados el pueblo más feliz del mundo, también son los que consumen más antidepresivos. En su primera novela plantea que pasaría si se descubriera un medicamento de este tipo sin efectos secundarios. En la segunda “Frost og Aske” se investiga el asesinato de un niño. Ahora mismo está escribiendo la cuarta.

Kjell Olla Dahl ha publicado recientemente “Un paso en falso”. Cree que forma parte de la misma tradición que Mankell, empezaron a escribir casi a la vez, pero él no está tan obsesionado con su personaje, deja más espacio a los secundarios. Larsson es diferente, aunque su primera obra se encuadra mejor en la tradición escandinava luego se va apartando. Creó a Gunnarstranda como una parodia de policía, pies planos, delgado, un cínico del que ni siquiera él mismo conoce el nombre de pila. En “Un paso en falso”, la quinta novela de la serie, Frølich cobra un mayor protagonismo, se enamora de una mujer fatal y eso le causará muchos problemas. Antes de escribir elige una estación y ello afecta a toda la trama, el estado de ánimo y las relaciones entre los personajes. El asesinato más común en Noruega es el de un hombre borracho que mata a su mujer, por eso cuando sucede algo diferente llama mucho la atención de los medios de comunicación y los periódicos lo siguen día tras día. También escribe novelas que no son policíacas y tienen un público diferente.

15 comentarios:

Tom Zeta dijo...

Buen blog, muy interesante. ME han llmado la atencion dos cosas de esta entrada: ¿En que influye el clima en los nordicos? ¿POr que beben tanto? Pues creo que hay una relacion causa-efecto y ademas, la ausencia de motivacion, valores, lleva a la desesperanza.

loquemeahorro dijo...

Trabajo, trabajo, trabajo, voy a empezar a imprimir tus entradas para leérmelas en otro momento!!!
(qué pena)

maribel dijo...

Alice, si que ha dado de sí la semana negra, jeje. Que bien saber de la nueva obra de Dahl, ¿la quinta?, y yo que pensaba que sólo tenía 2...

Precisamente leía el otro día lo del premio Ian Rankin, y ahora sale en las fotos contigo!!!, También publicaban los títulos de las novelas negras de Moix, al parecer él no las apreciaba mucho...

Un chico de Mozambique que vive en Finlandia hace 9 años, nos confirmaba punto por punto lo que afirma Thompson. Se bebe mucho, mucho. Y este año que está nevando de verdad, están más contentos!!!
Un saludo ;-)

Alice Silver dijo...

Tom Zeta, bienvenido, a mi también me parece bastante claro que debe haber una relación causa-efecto entre clima-estado de ánimo-alcoholismo... no observo ausencia de valores en los novelistas nórdicos que conozco.

Loque, no te agobies hija, últimamente estoy un poco pesadita...

Maribel, sí que me ha cundido la semana (y eso que sólo fui 2 días). Me queda la entrada sobre Terenci y termino.
Sobre Dahl te he contestado en su entrada... tenía pendiente deciros que el nuevo libro no era el 1 sino el 5.
Pues vaya cambio tu amigo ¡de Mozambique a Finlandia!

Noemí Pastor dijo...

A mí me agradó la charla con los nórdicos, aunque, para mi gusto, el presentador-preguntador habló demasiado.

Alice Silver dijo...

Noemí, quizás quería demostrar que se lo había currao... me sorprendió cuando habló de las albóndigas de lucio y los bocadillos de chorizo negro, me recordó sospechosamente a mi entrada de Dahl, que dio pie a todos los comentarios gastronómicos posteriores.

loquemeahorro dijo...

De pesada nada, está súper interesante.

Qué curioso lo que dices de tu entrada y los comentarios del presentador...

lammermoor dijo...

Es que el blog de Alice se está convirtiendo en sitio de referencia para los amantes de la novela negra.
No me extraña que beban y estén deprimidos. Con tanto frío y lluvia, aún no me dí a la bebida pero el animo lo tengo bastante bajo (como nuestra economía, más o menos)

Alice Silver dijo...

Loque, en cualquier caso ya he terminado, la semana que viene volveré con mis personajes... ¡que bien que te parezca interesante! sois un público muy agradecido :)

Lammermoor, a mi también me deprime este tiempo, pero más que a la bebida me doy a la comida... quizás si tuviera que comer albóndigas de lucio me daría a la bebida...

loquemeahorro dijo...

Me ha parecido tan interesante que me imprimí esta entrada y la del escocés (me faltó la de T. Moix) y me gustaron tanto que se las di en mano a mi hermana.
Comento por partes: Esta mesa debió estar realmente bien y veo que no llevan a autores "de segunda", supongo que disfrutarías un montón con la intervención de tu admirado K.O.Dahl, yo voy a ver si consigo algún libro suyo, pero en mi biblio ya busqué un día sin éxito.

Alice Silver dijo...

Loque, lo tuyo si que es devoción y difusión de la cultura :) El que más me gustó de los 3 fue Dahl, que dice que está harto de que le llamen K.O.Dahl, que él se llama Kjel Olla Dahl... y tiene razón el hombre, si sabemos decir Arnaldur Indridason...

bibliobulimica dijo...

Uy ¡sentirse cómodo a -10 grados! Yo estaría con los dientes castañeandome y los piecitos metidos en 4 pares de calcetines para que no se me durmieran los dedos de los pies. ¡Que en Finlandia no haya ningún caso sin resolver desde 1933! ¡pero que detectives tan extraordinarios tienen en ese país! (y cero corrupción también, supongo)

¿Los daneses serán los más felices precisamente porque están con antidepresivos? (lo siento Alice…esto es lo que iba yo divagando al leerte…)

Que interesante que el clima influya en las maneras de ser de los pueblos. Está comprobado que la falta de luz solar influye con la producción de serotonina (hormona implicada en la depresión). Si yo tuviera que comer albóndigas de lucio seguro que también me tiraba a la bebida…jajajaja…

Un beso,
Ale.

Alice Silver dijo...

Hola Ale,
La eficacia de la policía la atribuían sobre todo a que la mayoría de los asesinatos no eran premeditados, se cometían bajo los efectos del alcohol...
Yo tampoco soporto el frío, me cuesta imaginar -10º, no se que serán -40º...
La mayoría de los escritores nórdicos se dedican a desenmascarar las supuestas "mentiras" de su bienestar, entre ellas el uso de antidepresivos, pero eso no quita para que yo contemple con cierta admiración a estas sociedades, que creo son más igualitarias que las nuestras.

Javi (ex-anónimo) dijo...

Hacía mucho que no pasaba por aquí así que mis felicitaciones por los artículos respecto a la semana negra de Barcelona (extensivos a tacitus).

A mi me tocó estar un mes de Enero en Helsinki y os puedo asegurar de que ni todos los antidepresivos del mundo pueden curarte de una sensación tan desasosegante. Y eso que estábamos a -5/-10 grados y según ellos era tiempo primaveral.
El estado del bienestar tiene siempre su contrapartida y ahí es dónde inciden los escritores nórdicos. En el caso de Finlandia tenían un gran problema con el alcohol (y no era más grave porque era carísimo) y con la violencia de determinadas bandas juveniles.

Y conste que yo este invierno me he dado a la bebida sin necesidad de ser amenazado por unas albóndigas de lucio.

Besos y Saludos.

Alice Silver dijo...

Hola Javi (ex-anónimo), ¡te echaba de menos! Ahora te imagino dándote a la bebida y sin ningunas ganas de entrar en el blog :)
No he estado en Finlandia, pero este verano en Noruega me sorprendió la cantidad de heroinómanos jóvenes que había... como en España en los 80.